Por Patricia I. Nardi Lic. en Nutrición – UNCMP: 4052
Turnos: 03541- 569391 (Tel. y WhatsApp)Obras sociales y particular

Está llegando el calorcito de verano y como tantos otros recaudos que tenemos que tomar, también está el cuidado de lo que consumimos para evitar enfermedades transmitidas por alimentos, ya que el calor, entre otras cosas, es propicio para un mayor crecimiento bacteriano.

Así, les invito a tener en cuenta ciertos consejos.

No dejar más de 2 horas un alimento o preparación recién cocida fuera de la heladera. Luego que este se enfríe, debe refrigerarse.

Si salimos de camping con una nevera, siempre mantener el frío con abundante hielo para mantener la temperatura adecuada de los alimentos que allí contenga, evitando alimentos con aderezos o mayonesa, sobretodo mayonesa casera, ya que se está utilizando huevo crudo pudiendo causar graves gastroenteritis. También aconsejo lavar los huevos antes de cocinarlos en agua.

Es importante la temperatura de la heladera. Controlar que funcione entre 0º y 5º C.

Evitar colocar excesiva cantidad de alimentos para que la heladera no pierda capacidad de enfriamiento.

El orden es importante. Arriba colocar productos y preparaciones ya terminadas, por debajo lácteos y bebidas, la carne, pollo, pescados, y productos cárneos crudos, en la parte inferior para evitar que por goteo contamine otros alimentos.

Las frutas y verduras, en la caja final de la heladera.  Lavar muy bien con agua potable y las verduras de hojas, lavar hoja por hoja bajo chorro de agua.

Recordar que la puerta de la heladera, es el lugar más templado de la misma.

No descongelar la carne bajo chorro de agua caliente. Sacar el día anterior y descongelar en heladera sobre un recipiente por el mismo motivo de goteo que nombré anteriormente.

Cocinar adecuadamente las carnes tanto en la superficie como en su interior. Desaconsejar el uso de carne picada en los menores de 5 años y asegurarse que la cocción sea la adecuada, sin partes rojas ni jugosas, sobretodo en hamburguesas y albóndigas.

No consumir quesos de elaboración artesanal de origen dudoso (siempre leer etiquetas), ni consumir yogures caseros.

No consumir agua de fuentes que no sean seguras ni lavar utensilios con ella.

Y el consejo no menos importante es extremar la higiene de las manos, especialmente luego de ir al baño.

Seamos responsables a la hora de preparar y consumir nuestros alimentos !

Hasta la próxima.

Nota correspondiente a la edición n° 547 del periódico La Jornada, del 27 de noviembre de 2019.

Compartí esta nota y seguinos en las redes
error

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here