Por Evelina Ramírez

Semanas muy intensas se vivieron en el IPEM 190 Dr. Pedro Carande Carro. Semanas en las que, una vez más, las y los estudiantes se pusieron al frente del justo reclamo por la construcción del nuevo edificio para el funcionamiento de la escuela. Reclamo que logró la adhesión de sus familias, docentes y directivos de la institución.

Fueron cuatro días de toma de escuela, manifestaciones en las calles, marchas, presentaciones judiciales y reuniones maratónicas con funcionarios provinciales que dieron como resultado que el actual edificio de la institución fuera declarado “inhabitable” y prácticamente clausurado.

“Tuvimos mucha lucha. No creíamos que llegaríamos a tanto. La verdad es que sirvió mucho y ahora sí sentimos que fuimos escuchados”, valoró Emiliana Godoy, segunda presidenta del Centro de Estudiantes.

Con un recorrido a simple vista era evidente el estado de deterioro de la escuela. Goteras. Paredes electrificadas. Fuga de gas. El PAICOR funcionando en un pasillo. A eso se suma que la mitad del viejo edificio estaba demolido y la otra mitad aun presentaba deficiencias estructurales. Las aulas construidas provisoriamente en el Salón de Usos Múltiples estaban separadas con paredes de durlock que no llegaban hasta el techo y también tenía goteras.

El viernes 22 de noviembre se concretó una reunión entre el secretario de Gestión Administrativa, Nicolás Carvajal, el director general de Infraestructura Escolar, Carlos Giovannoni, el director general de Educación Secundaria, Víctor Gómez y el responsable de Emergencias Edilicias, Javier Taborda, todos funcionarios del ministerio de Educación de la provincia, y alumnos, padres, docentes y directivos del Carande Carro.

El encuentro fue gestionado por la legisladora provincial Mariana Caserio y el concejal Carlos Quaranta (ambos también presentes) atendiendo al pedido realizado por la comunidad educativa en pos de conseguir una solución a la problemática edilicia que atraviesa la institución.

Tras la reunión, desde el ministerio de Educación emitieron un comunicado en el que señalaron que el lunes 25 de noviembre la empresa Construcciones y Servicios SRL, adjudicataria de la obra, retomaría los trabajos.

Ese día se hizo presente el encargado de Obra, Héctor Penna, con una cuadrilla de trabajo junto al director general de Infraestructura Escolar, Carlos Giovannoni y al responsable de Emergencias Edilicias, Javier Taborda. Se realizó un acto simbólico de izar la bandera por última vez en el predio de la escuela y de esta manera, comenzó a destrabarse el conflicto.

La construcción del nuevo edificio demandará 14 meses de acuerdo al Plan de Trabajo aprobado y en un todo de acuerdo con el contrato oportunamente firmado con la empresa. El comunicado también especifica que la inversión provincial, que asciende a $92.548.722,74 “está garantizada”. De esta manera, el nuevo edificio estaría terminado para marzo de 2021.

Además, detalla que la superficie cubierta total del nuevo edificio será de 2899 metros cuadrados y contará con 19 aulas, 3 laboratorios, 1 biblioteca, área de gobierno, preceptorías, salas de profesores, núcleos sanitarios, comedor, cocina, depósitos, entre otras dependencias.

En cuanto al ciclo lectivo 2019, lo resuelto es cerrar los promedios para aquellos estudiantes que tienen sus materias aprobadas. Mientras que para aquellos que tienen que hacer exámenes recuperatorios o levantar notas, se brindarán tutorías en espacios a definir.

“Nos han llovido propuestas. Centros vecinales, escuelas privadas y públicas. Desde el municipio ofrecieron los Centros Infantiles. Ellos tienen disponibilidad solo por la tarde. Tenemos un gran panorama y hay que definir el lugar. El ministerio será el que dará la aprobación final”, precisó la directora Claudia Zulberti. La Coopi también puso a disposición sus instalaciones.

Al cierre de esta edición, quedaban por definirse los lugares donde se brindarían las tutorías y espacios de recupera torio.

En cuanto al ciclo lectivo 2020, el ministerio de Educación dijo que “tomará las medidas necesarias para garantizar el normal desarrollo de las actividades escolares”.

“Para ello, personal de esta cartera realizará un relevamiento en las cercanías de la institución con el objetivo de encontrar algún inmueble acorde a los requerimientos escolares, debido a que, en pos de garantizar la construcción en el plazo establecido, no podrán ser ocupadas las instalaciones de la escuela durante el plazo de las obras”, afirma el documento difundido desde el organismo provincial.

En virtud de lo resuelto, la legisladora Caserio consideró que la reunión fue “muy positiva”. “En la reunión los representantes de la escuela manifestaron su malestar. Malestar que yo entiendo porque la situación del colegio es grave. Para mí fue una reunión positiva porque se acordaron varios puntos”, dijo Caserio.

Por su parte Zulberti valoró las respuestas conseguidas y que esta vez el compromiso también haya venido “por escrito”. “Nos vamos con esperanza. Tenemos que confiar. Nunca tuvimos un papel en la mano. Esta vez lo tenemos y ahora hay que seguir y controlar. Nos han prometido dos inspectores de obra desde el ministerio. Uno estará permanentemente y otro vendrá cada 15 días. Por eso pensamos que la comisión de seguimiento –que salió como propuesta en la asamblea de hoy- tiene que estar integrada por grupos rotativos”, detalló la docente.

Y remarcó: “En esta lucha estamos todos unidos y nos respetamos. Somos uno solo: padres, profesores, alumnos y eso es lo que se vio acá. Eso es una gran fortaleza”.

La intervención de la FES

La Federación de Estudiantes Secundario (FES) fue una de las organizaciones que se hizo eco de inmediato sobre lo que estaba pasado en el Carande Carro. Las y los jóvenes lograron concretar el jueves 21 de noviembre por la tarde una reunión con Javier Taborda, secretario de Infraestructura y Emergencia Edilicia.

“Estamos muy orgullosos de las respuestas logradas mediante la organización estudiantil. Nada de esto habría sido posible sin eso. Oficialmente se declaró que la infraestructura de la institución era un gran factor de riesgo, realidad que los estudiantes vienen visibilizando hace más de dos años. A su vez, nos deja más tranquilos, haber podido arreglar la finalización del presente ciclo lectivo, ya que era una gran preocupación de los estudiantes, padres y docentes. Por último, pero no menos importante, la entrega de la documentación de la obra, firmada por las autoridades correspondientes, algo que nunca antes había estado a disposición de la comunidad del Carande Carro”, dijo Micaela Farías, secretaria gremial de la FES.

Luchas hermanadas

El viernes 22 de noviembre se desarrolló en la escuela una nutrida y emotiva asamblea. Hasta allí se acercaron representantes del ex-IPEM 157 Anexo Santa María de Punilla (hoy IPEM 393) quienes emprendieron una larga lucha colectiva para lograr la construcción del nuevo edificio para la escuela.

“Tuvimos un proceso de lucha de más de tres años. Fuimos una escuela que funcionó en contenedores, con riesgo de vida de nuestros estudiantes, de los chicos de nuestro pueblo. Les venimos a decir que el camino es la lucha y la unidad. A nosotros nos querían hacer tres aulas y terminaron haciendo una mega escuela”, recordó Gabriela, una docente que estuvo involucrada en el reclamo.

Las herramientas fueron las mismas: darle visibilidad a la demanda a través de protesta en las calles, que incluyeron cortes de la ruta 38. “Fue una lucha larga. Veníamos de promesa en promesa. Formamos una comisión de seguimiento de obra. Constantemente estuvimos detrás de ellos”, dijo Miriam Robles, mamá de dos estudiantes.

Ambas relataron que la comunidad educativa se unió para lograr el objetivo de la construcción del nuevo edificio. En ese sentido, subrayaron en que una de las claves es mantener la unidad que es lo que da fortaleza al reclamo.

“La unidad y la conformación de una comisión de seguimiento de obra, es el camino. Vinimos a alentar a la comunidad del Carande Carro como mamás y como trabajadoras de la educación y como habitantes de un territorio que considera que la educación debe ser prioridad. No tiene que haber escuelas para ricos y escuelas para pobres. La escuela debe ser digna para que las condiciones de enseñanza – aprendizaje estén garantizadas, como dice la ley de educación”, subrayó Gabriela.    

El apoyo de las y los docentes jubilados

Docentes jubilados expresaron también su adhesión al reclamo por un nuevo edificio del Carande Carro. A través de un comunicado recordaron que se trata de la primera escuela pública secundaria que tuvo Villa Carlos Paz.

“El 14 de mayo de 1985 comenzó a dictarse la primera hora de clase. Como no se contaba con edificio el señor Adolfo Santa Cruz, prestó una propiedad ubicada en la calle Atenas. Las primeras mesas y sillas fueron facilitadas por el club Sarmiento. Los docentes, la Asociación Cooperadora y los vecinos pusieron mucho esfuerzo para conseguir diferentes elementos esenciales para el funcionamiento de la misma”, comienza afirmando el escrito que llevó por título “Una lucha de treinta y cuatro años”.

Y sigue: “A pocos meses de su creación la escuela recibió un beneficio de gran valor ya que la familia Teijido, amiga del Dr. Carande Carro, donó una casa y títulos que poseía en el Banco Río para la construcción del edificio de la entonces Escuela Superior de Comercio Dr. Pedro A. Carande Carro. Las gestiones ante las autoridades provinciales, demoraron varias décadas debido a la burocracia gubernamental, ya que, las comisiones escolares encargadas actuaban en forma permanente.

“Mientras tanto la matrícula fue creciendo y las instalaciones que estaban en mal estado quedaron chicas. Se le exigió al gobierno un edificio propio. En año 1988 se otorgó un edificio que no reunía las condiciones de funcionamiento escolar, eran dos galpones de una empresa textil sin paredes divisorias. En febrero de 1989, luego de pedidos, lucha y largas esperas, el Gobierno de la Provincia, tabica los galpones y colocando el cielo raso.

“Posteriormente y a través de las gestiones  del Centro de Estudiantes, de los proyectos escolares llevados a cabo por los docentes, con el apoyo de la comunidad y  la municipalidad se logra la construcción del playón para Educación Física, colocación de los pisos de granito, la construcción y el equipamiento del Gabinete de Informática, la Biblioteca, el Laboratorio de Ciencias Naturales, Taller de Tecnología, instalación de gas natural, el equipamiento de elementos esenciales para Educación Física”.

Con ese breve resumen de los avatares por los que ha pasado la institución a lño largo de su historia, las y los docnetes jubilados señalaron que “la constante lucha fue plasmando una impronta institucional que perdura a través del tiempo en la Comunidad Educativa”.

Y remarcaron: “Esta NUEVA LUCHA que aún no termina”.

Los concejales oficialistas, tirando la pelota afuera

El oficialista bloque de Carlos Paz Unido rechazó en dos oportunidades pronunciarse institucionalmente sobre la problemática del Carande.

El primero había sido presentado en la sesión del 14 de noviembre por el concejal Gustavo Molina y pretendía “comunicar al Superior Gobierno de la Provincia la preocupación por el estado del edificio del IPEM Nº190 “Pedro Carande Carro”. En su intervención el edil describió el estado deplorable de la escuela y subrayó: “Necesitamos que todo el peso político de esta ciudad se exprese con la máxima firmeza despierten”.

De parte de CPU, el concejal Sebastián Guruceta pidió que le punto pase a comisión y afirmó que el municipio ya estaba actuando en la búsqueda de una solución al tema. “Recién se dijo que no alcanza con notitas, ¿y esto que es? ¿Qué sentido tiene votar un proyecto de las mismas características? Cuando Daniel Gómez Gesteira asumió la intendencia, tomó las situaciones de la Carande y los planes Aurora inconclusos para pedir audiencia por esta preocupación”, dijo el edil y el punto –con la mayoría automática- paso a la Comisión de Desarrollo urbano Ambiental.

El segundo proyecto fue planteado en conjunto en la sesión del jueves 21 de noviembre. Acompañaron los ediles Jorge Lassaga (CPST) y Daniel Ribetti (CPD), además de Molina. El punto pretendía comunicar “al Ministerio de Educación de la Provincia de Córdoba y a la Secretaría de Desarrollo Social, Educación, Género y Diversidad de la Ciudad de Villa Carlos Paz, la necesidad de que se arbitren las medidas pertinentes para dar respuesta inmediata a las reiteradas solicitudes de la comunidad educativa del IPEM 190 Dr. Pedro Carande Carro”.

En calidad de vocero de la iniciativa, Lassaga pidió el tratamiento sobre tablas. “Celebramos las gestiones que pudo haber realizado el departamento ejecutivo. Sin embargo, esta es una herramienta que tiene su origen en el poder legislativo local. Estoy convencido que es el Estado en todos sus niveles tiene que arbitrar todos los medios y herramientas necesarias para garantizar el acceso a la educación”, argumentó.

Desde el oficialismo, en tanto, nadie fundamentó la negativa a tratar el proyecto. Así, puesto a votación, pasó a comisión General por 7 (CPU) a 5 (Lassaga, Molina, Ribetti, Natalia Lenci y Carlos Quaranta).

Nota correspondiente a la edición n° 547 del periódico La Jornada, del 27 de noviembre de 2019.

Compartí esta nota y seguinos en las redes
error

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here