“Se viene el dique!!!!”. El grito atravesó la madrugada y el pánico se apoderó de todos. Corría el 27 de julio de 1892. De inmediato la policía comenzó a evacuar a los habitantes de las zonas bajas de la ciudad de Córdoba ya que, según la alarma, había cedido el paredón del dique San Roque (inaugurado el 12 de abril de 1890, en medio de una fuerte polémica), y la inundación provocada por la incontrolada crecida del río Suquía era inminente.

Aunque finalmente resultó que todo se trató de una mentira (de hecho ese paredón está prácticamente intacto, sumergido a unos 150 metros aguas arriba del actual), la falsa noticia basada en un complejo entramado que cruzó intereses políticos y económicos, hirió de muerte al prestigio del dique y de sus hacedores: Carlos Casaffousth y Juan Bialet Massé.

A tal punto fue así que tras este episodio ambos fueron encarcelados y acusados por malversación de fondos públicos (Bialet Massé) y por mal constructor (Casaffousth).

La construcción del dique San Roque demandó el esfuerzo de más de tres mil obreros durante tres años. Foto publicada en el libro ‘Historias reveladas, Córdoba, 1870 – 1955’, de María Cristina Boixadós.

Si bien fueron finalmente absueltos luego de pasar 13 meses en prisión, el daño ya estaba hecho. Por un lado los profesionales cayeron en el más completo olvido y, por otro, se construyó un nuevo dique.

Con la intención de intentar hacer justicia y rescatar el prestigio y las obras de Casaffousth y Bialet Massé, periodistas cordobeses realizaron el documental “Hacedores del Dique San Roque” (coproducido por los Servicios de Radio y Televisión de la UNC (SRT) y la secretaría de Ciencia y Tecnología de la UNC).

El excelente trabajo fue merecedor de diferentes premios y llamó la atención de algunos legisladores.

Primero fue Martín Fresneda (Córdoba Podemos) quien impulsó una declaración de beneplácito. Luego se sumó Oscar González (Unión por Córdoba) y le dieron forma a un ambicioso proyecto que fue aprobado por unanimidad en la sesión del pasado 30 de octubre de la unicameral cordobesa.

La flamante ley dispone un conjunto de acciones reivindicatorias de la vida y la obra del doctor Juan Bialet Massé y del ingeniero Carlos Adolfo Casaffousth.

Juan Bialet Massé y Carlos Casaffoutsh, hacedores del dique San Roque. Fotos: Archivo de la Provincia de Córdoba

Para ello se prevé la creación de una Comisión Provincial que deberá estar constituida por historiadores y representantes institucionales con entidad suficiente para las tareas específicas que se les requiere, en relación a la vida y la obra de Bialet Massé y Casaffousth.

“Dicha Comisión procederá a la compilación y publicación física o virtual de documentos históricos relacionados con la vida y obra pública o privada de ambas personalidades”, expresa el texto de la normativa.

Asimismo se deja expresa constancia que el Estado provincial, a través de sus poderes Legislativo y Ejecutivo “impulsará una difusión amplia del material recolectado por la Comisión, promoviendo coordinadamente su edición, divulgación, incorporación en bibliotecas, utilización en trabajos de investigación o docentes y la incorporación de su estudio en las currículas educativas de todo nivel”.

Además, “promoverá la realización de concursos sobre temas relacionados con la vida y la obra de Juan Bialet Massé y Carlos Adolfo Casaffousth, estableciendo premiaciones y difusión de los mejores trabajos”.

Asimismo, y en una de las decisiones que más llamó la atención, la ley autoriza al Poder Ejecutivo a cambiar la denominación del actual Dique San Roque, por otro rememorativo del aporte de Carlos Adolfo Casaffousth y Juan Bialet Massé.

Y también autoriza a realizar las gestiones correspondientes, conforme las vías legales que fueren pertinentes, tendientes al traslado y ubicación definitiva de los restos de Bialet Massé y Casaffousth.

También se aprobó la realización de una obra conmemorativa complementaria incluyendo la posibilidad de un cenotafio o mausoleo de concretarse la posibilidad del traslado de los restos.

Por último, permite la declaración de interés histórico provincial del Horno “La Primera Argentina”, túnel adyacente y a la instalación de la que fuera la Fábrica de Cal de “La Primera Argentina”, ubicados a la vera de la Ruta Nacional 38, kilómetro 29 (Avenida Belgrano 120), en la localidad de Bialet Massé.

Al momento de aprobarse la ley estaban presentes en el recinto el presidente del directorio los SRT, Manuel San Pedro; el Camarista Federal y bisnieto de Bialet Massé, Jaime Díaz Gavier; la biógrafa de Casaffousth, Doralice Lusardi; el biógrafo de Bialet Massé, Norberto Hubert y los miembros del equipo del documental que rescata la vida y obra de ambas personalidades, Juan Ramé, Javier Martín y Martín Notarfrancesco.

Cómo surge

“Junto a Javier Martín tenemos un programa en Canal U (Átomos) que tiene que ver con la divulgación de la ciencia y algunas historias que involucran el desarrollo de la ciencia en Córdoba. Nos habíamos detenido a mirar la Córdoba de 1880-1890 y surgió la idea de recorrer las obras que habían generado Bialet Massé y Casaffousth, algunas de las que aun hoy siguen en pié como el paredón dique, el horno de cal de La Primera Argentina, el dique Las Higuerillas y algunos pilares de los puentes, lo que muestra la técnica constructiva y los materiales utilizados”, recordó Martín Notarfrancesco en diálogo con VillaNos Radio. Y agregó: “con motivación periodística empezamos a consultar distintas fuentes, recuperar documentación y narrar la historia de esta Córdoba pujante”.

En este punto precisó que en aquellos años se fundó el Observatorio Astronómico, el Meteorológico y se levantó el edificio del hospital de Clínicas.

“Encontramos huellas de Casaffousth en todas esas obras”, dijo.

También de esa época son el teatro San Martín y la sede del Banco de Córdoba.

“Era una Córdoba muy pujante que tenía como correlato una trama política intensa que proyectaba una especie de ‘cordobesismo’ de aquel entonces que era el Partido Autonomista Nacional de Miguel Juárez Celman, que fue gobernador, senador nacional y luego presidente.

Ese envión político venía respaldado por acciones que lo mostraban como un hacedor y gobernando un distrito muy pujante”, insistió.

Cabe acotar que en aquel entonces el dique San Roque era el más importante del mundo.

La obra fue inaugurada por Juárez Celman (entonces presidente de la nación) el 12 de abril de 1890, luego de tres años de construcción.

“La trama se completa con la caída de Miguel Juárez Celman en 1890, lo que impacta en Córdoba y se abre otro capítulo con el desprestigio hacia el dique y olvido de estas dos figuras”, señaló Notarfrancesco.

Y advirtió que la polémica alrededor del dique “tenía mucho que ver con las técnicas constructivas y los materiales utilizados.

Se hizo con las cales cordobeses que producía Bialet Massé y la disputa era para hacerlo con cemento portland inglés que había que traer de afuera y era muy costoso. Se estaba construyendo el dique más grande del mundo lo que lo transformaba en algo muy apetecible para los negocios del momento”.

Cuando el mapa político se modificó, el gobernador Manuel Demetrio Pizarro denunció a Bialet Massé por malversación de fondos públicos y a Casaffousth por mal constructor y los mandó a encarcelar.

Se los acusaba de poner a la población de Córdoba en peligro.

Ambos fueron arrestados el 7 de octubre de 1892 y estuvieron presos 13 meses, hasta que el 10 de noviembre de 1893 fueron absueltos de todos los cargos y puestos en libertad.

Durante el juicio quedó plenamente demostrado que habían sido injustamente acusados.

“Sin embargo, el desprestigio sobre el dique y los dos quedó instalado. La idea de que el dique estaba débil y se iba a caer caló muy fuerte y no pudo recuperarse, hasta que 50 años después se hace el segundo paredón”, repasó el periodista.

“Entendemos que lo que representó para el momento la construcción del dique San Roque fue increíble y nos pareció un acto de justicia poder hacer algunas acciones para reivindicar esas figuras y esa etapa de la provincia.

Sostenemos que ese desprestigio y olvido es una injusticia y estamos a tiempo de revertirlo”, subrayó.

Consultado sobre la posibilidad de cambiarle el nombre al dique, Notarfrancesco expresó que una posibilidad es “separar el dique del lago”. Es decir, que el lago se siga llamando San Roque y el dique tome el nombre de sus hacedores.

El periodista agradeció tanto a los legisladores Fresneda y González (“nada hubiese sido posible sin su empuje”) y valoró la conformación de un gran equipo que integran, además de él, Javier Martín y Juan Ramé (camarógrafo) y “las fuentes que fueron mucho más que eso” como la biógrafa de Casaffousth Doralice Lusardi, el biógrafo de Bialet Massé Norberto Huber, el heredero de la Cátedra de Obras Hidráulicas en la Universidad, Santiago Reyna, y familiares como Jaime Díaz Gavier, bisnieto de Bialet Massé.

Foto principal: El primer paredón del dique San Roque, creación de Juan Bialet Massé y Carlos Casaffousth, fue inaugurado oficialmente el 12 de abril de 1890. Imagen Razorcars [CC BY-SA 4.0] – Wikimedia Commons.

Nota correspondiente a la edición n° 547 del periódico La Jornada, del 27 de noviembre de 2019.

Compartí esta nota y seguinos en las redes
error

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here