Los rasgos autoritarios que exhibía la Gestión Comunitaria durante los dos períodos de gobierno de Esteban Avilés (sobre todo en la segunda etapa) no sólo no disminuyeron si no que se profundizaron a partir de la asunción de Daniel Gómez Gesteira como intendente.

En menos de tres meses recortó mecanismos de participación ciudadana y de control, eliminando las audiencias públicas y la mayoría agravada para aprobar licitaciones de obras públicas y ceder espacio público, por ejemplo.

Una furiosa ‘reinterpretación’ de la Carta Orgánica echó por tierra lo que se venía haciendo en el Concejo de Representantes desde 2008.

Pero ahora, a partir del escándalo por los suculentos salarios que cobra la planta política del municipio, desbloqueó un nuevo nivel de autoritarismo.

En este caso, coqueteando con las repudiables prácticas de la exSide (Secretaría de Inteligencia del Estado) en lo relativo a fotografiar, identificar y exponer a los vecinos que protestan. El objetivo: amedrentar e impedir que las protestas crezcan.

En mayor o menor medida, la Gestión Comunitaria ve, en cada protesta ciudadana, una operación política ideada por alguien que los quiere perjudicar, subestimando de manera notable el pensamiento crítico de los vecinos y la autonomía para movilizarse.

Otro dato, y no menor, es que en esta tercera etapa de gobierno, Carlos Paz Unido sigue pensando que su opinión es la única que vale.

En los últimos comicios la lista de CPU se impuso con el 36% de los sufragios. Otra lectura posible es que el 64% de los que fueron a votar lo hizo por otras opciones. Es decir, esos ciudadanos no querían que siguieran gobernando.

Pero ese reparto de poder no se ve reflejado en el gobierno, que se conformó con criterio de pensamiento único, más allá de los edulcorados discursos y slogans que hablan de pluralidad y respeto.

Un informe recientemente publicado da cuenta del ‘ninguneo’ exasperante hacia los proyectos que presenta la oposición en el cuerpo legislativo. No entienden que la mayoría que tienen es a partir de la famosa ‘cláusula de gobernabilidad’ que figura en la constitución provincial, y no tiene basamento en los votos. Pero esto no les impide avanzar.

“Las tengo identificadas”, espetó el entonces intendente Avilés a vecinas de Villa del Lago que se ‘atrevieron’ a manifestarse públicamente para visibilizar el problema del agua en Villa del Lago. Corría junio de 2017.

En noviembre de 2019, la ‘identificación’ de los ‘revoltosos’ dio otro paso.

El jueves de la semana pasada, un grupo de vecinos autoconvocados se dieron cita en el Concejo de Representantes para quejarse por los altos sueldos que cobran los funcionarios de la planta política del municipio.

La difusión por parte de algunos medios, entre ellos La Jornada, de la escala salarial que comenzará a regir desde enero si se aprueba el proyecto de Presupuesto 2020 enviado por Gómez Gesteira, cayó como una bomba en medio de la crisis económica que atraviesa el país en general, y Carlos Paz en particular.

Los 250 mil pesos de ‘básico’ por mes del intendente, los 250 mil pesos de ‘básico’ por mes del defensor del Pueblo, los 200 mil pesos de ‘básico’ por mes de un concejal, por ejemplo, generaron en primera instancia bronca y malestar que luego se tradujo en la movilización para pedir que se acaben los ‘sueldos de privilegio’.

La reacción del oficialismo fue atacar a los vecinos. Las tibias explicaciones ofrecidas están lejos de responder a los cuestionamientos y, como estrategia, una vez más se eligió confrontar.

Llamó la atención que quien tomara la decisión de asumir la defensa pública, desde CPU, haya sido Marina Mossé, directora de Compras del municipio.

La actual pareja de Avilés tomó, el domingo pasado, el comunicado oficial del municipio sobre el tema y lo hizo partidario, agregándole una serie de elucubraciones conspiranoicas que no resisten demasiado análisis.

La postura tomó forma y se hizo pública en el Facebook personal de la funcionaria, y al otro día llegó a los medios (a un medio, para ser preciso) en formato solicitada, ya como parte del relato oficial.

Hasta ahí, nada que la política no nos tenga acostumbrados.

Desligar responsabilidades, echarle la culpa a otros… ellos son malos, nosotros somos buenos… Lo de siempre.

Pero esta vez, el escrito fue acompañado por un collage de fotos de la protesta, donde quedaban claramente identificados varios de los participantes, entre ellos algunos conocidos dirigentes. Muy del estilo de las tácticas usadas por la cuestionadísima exagencia nacional de espionaje.

La imagen comenzó a replicarse en las redes sociales a la velocidad de la luz, impulsadas por el oficialismo con el objetivo de restarle legitimidad a la protesta.

Ante esta actitud claramente intimidatoria, algunos vecinos expresaron su descontento.

“Como ciudadana que está ejerciendo su derecho a defender sus intereses me pregunto si es intención del Estado Municipal intimidar o exponer en forma intimidatoria  a quienes participamos de la protesta del jueves pasado frente al Concejo de Representantes”, expresó Roxana Corradi, una de las vecinas identificadas. Y planteó: “Sin profundizar en los alcances de la convocatoria que son de público conocimiento, me pregunto por qué en otras ocasiones en que participé activamente en algún tipo de protesta en las gestiones anteriores, no se tomaron la molestia de individualizarnos tan claramente a quienes participamos. Y conste que ejerzo legítimamente un activismo ciudadano en varias áreas de la vida comunitaria”.

Aclaró, asimismo, que, “ninguna de las categorías que usa Carlos Paz Unido en su solicitada (se habló de ‘sectores que responder a Serna, Iosa y Caserio), me comprenden. Y no lo aclaro porque me afecte que me consideren opositora, sino que deja a las claras que tienen información equivocada”.

Por último aseguró que el descargo es necesario “para exponer mi sensación ante un aparato estatal que ejerce una presión sobre la ciudadanía y que, a primera vista,  no parece muy democrático”.

Este jueves, a las 18, nuevamente los vecinos se manifestarán en el Concejo de Representantes.

Quizá puedan encontrar esta vez (en lugar de policías que impidan el acceso) alguna respuesta o una explicación fundamentada sobre por qué la ciudadanía carlospacense debe seguir pagándoles, a toda la planta política, sueldos que están muy por encima de lo que percibe un trabajador, cualquiera sea el rubro en que se desempeñe.

¿O van a seguir con las fotitos?

Compartí esta nota y seguinos en las redes
error

2 COMMENTS

  1. ANTE LAS DECLARACIONES DE CONOCIMIENTO PÚBLICO SOBRE SUPUESTOS AUMENTOS DE SUELDOS EN VILLA CARLOS PAZ, EL MUNICIPIO SEÑALA:

    • DESMENTIR la supuesta elevación de un instrumento normativo de aumento de sueldos al Concejo de Representantes.

    • Las actualizaciones salariales del personal del Municipio se realizan a través de una ORDENANZA ESPECÍFICA que se desarrolla conjuntamente entre Departamento Ejecutivo Municipal, Sindicato de Trabajadores Municipales y Concejo de Representantes. Esta metodología de trabajo se viene desarrollando en los últimos ocho años y SE ELEVA AL CUERPO LEGISLATIVO ENTRE LOS MESES DE MARZO Y ABRIL DE CADA AÑO.

    • AFIRMAR que hubo sectores que de manera MALINTENCIONADA han CONFUNDIDO Y DISTORSIONADO la información pública, comparando un sueldo BRUTO del Intendente de Villa Carlos Paz que NO ES EL CORRESPONDIENTE, con el sueldo NETO de Intendentes de otras localidades provinciales, ya que a octubre de 2019 el sueldo NETO del Intendente es de $138.445,37.

    • Aclarar que el Gobierno Municipal realiza la misma metodología de trabajo todos los años, desde el año 2011, SUSPENDIENDO el primer tramo de aumento para funcionarios HASTA ENERO DEL AÑO SIGUIENTE (desde coordinadores hasta el propio Intendente) lo que permite que año tras año se puedan desarrollar mejoras salariales para los trabajadores municipales.

    • Ante lo ya expresado, invitamos a los vecinos de Villa Carlos Paz a que accedan a la información precisa y certera sobre la normativa existente que respalda lo manifestado anteriormente, dirigiéndose a la Secretaría Legislativa del Concejo de Representantes (Primer piso Estación Terminal de Ómnibus de 8 a 15 hs. de lunes a viernes) de nuestra ciudad.

    • Por último, recordar que el Presupuesto Municipal elevado al Concejo de Representantes – al igual que el Provincial y el Nacional – son una ESTIMACIÓN anticipada de los ingresos y egresos para el año 2020, el cual se encuentra inmerso en un contexto inflacionario muy delicado y que para el Municipio es un agente externo de poco control ante la situación actual de incertidumbre política.

  2. Los invito a , cualquiera de los funcionarios que se ofenden cuando les dicen que cobran una barbaridad, a que generen un ingreso similar trabajando en el ámbito privado. Después hablamos.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here