Primero fue el barrio Costa Azul Norte el que se organizó y denunció la instalación ilegal de una antena de telefonía celular a metros de una vivienda. La escena se repitió en Villa Independencia, Sol y Río, Villa del Lago. Incluso en otras localidades, como San Antonio de Arredondo y Tanti, se dio la misma situación.

“Nadie está en contra de la instalación de antenas, lo que pedimos es que las coloquen en lugares que no están urbanizados”, repiten una y otra vez las y los vecinos ante las consultas periodísticas y en reuniones con funcionarios y concejales.

El temor reside en que no hay garantías de que las radiaciones que emiten este tipo de infraestructuras sean inocuas a la salud humana. Haciendo valer el principio, precautorio vigente en el derecho ambiental, solicitan que esos dispositivos sean colocados lejos de las viviendas. 

En Villa Carlos Paz está vigente la ordenanza 4454 -que data del año 2005- que establece que “las instalaciones deberán guardar una distancia mínima de doscientos metros respecto de cualquier asentamiento urbano permanente, sea éste individual o colectivo, área que deberá mantenerse libre de ocupación”.

Una legislación similar existe en San Antonio de Arredondo (Ordenanza Municipal 032/2012).

Las antenas que han generado mayor reacción son las que intentaron construirse en Villa Independencia (en calle Las Magnolias, a metros de la escuela Bernabé Fernández), la de Villa del Lago (que se ubica en la esquina de Pasaje Morse y Geine en el barrio Villa Ernestina que se encuentra justo detrás del castillo de los Cortes de Furt).

En San Antonio, la infraestructura se está colocando en la calle Teniente Nivoli al 400. Se trata de un equipamiento de grandes dimensiones, construido sobre una vivienda. Las y los vecinos han solicitado al municipio de esa localidad que intervenga frenando los trabajos, sin embargo, esto aún no ha sucedido.

Sin ir más lejos, el pasado sábado 26 de octubre, los vecinos denunciaron a través de redes sociales que se sigue trabajando en el lugar. En el municipio de San Antonio constan ingresos de notas advirtiendo de la situación desde el año pasado (la primera misiva ingresó el 20 de noviembre de 2018). Se reiteraron pedidos de intervención el 7 y el 11 de octubre de este año.

Además, según el expediente N° 125/C/2018 el Juzgado de Faltas de San Antonio de Arredondo resolvió imponer una multa y “un plazo de 5 días para desmontar la torre/antena/soporte a contar desde la notificación del Departamento Ejecutivo Municipal”.

“La obra de la calle Nivoli al 400 se mantiene en pie ilegalmente, por ello volvemos a insistir en el cumplimiento de LA LEY en nuestra localidad”, plantearon los vecinos.

Sesión caliente

En el marco de una tensa sesión, el Concejo de Representantes aprobó en septiembre suspender por 90 días “la radicación de nuevas Estructuras Soporte de Antenas para Servicios de Telecomunicaciones y Radiocomunicaciones en el Ejido de la ciudad de Villa Carlos Paz”.

También se aprobó un pedido de informes impulsado por el edil Carlos Quaranta (Carlos Paz Inteligente) que, entre otras cosas, plantea conocer la ubicación, características técnicas, empresa titular y/o responsable de su uso, acto administrativo que autorizó su instalación y fechas en las que comenzaron a operar las antenas que hoy hay en el ejido de Carlos Paz.

En principio se le daban 15 días al ejecutivo para que responda, pero el oficialismo impuso su mayoría para extender el plazo a 45 días.

Presenciaron la sesión vecinos autoconvocados preocupados por la problemática de las antenas en diferentes barrios de la ciudad que, en varios pasajes, discutieron con concejales del oficialismo que intentaban tranquilizarlos diciendo que venían trabajando en el tema.

“No se cumplen con las reglas y tenemos que autoconvocarnos los vecinos”, reclamó Marcela Casas, quien además defendió el pedido de informes porque fue acordado en una reunión vecinal: “Necesitamos saber de qué se trata, cuántas hay, cuáles están en situación de regularidad y cuáles en irregularidad”, dijo, y planteó que es importante que el municipio asuma la responsabilidad de controlar estas instalaciones.

“Es un atropello a vecinos y municipio lo que está sucediendo. No queremos que pasen los 90 días y después las antenas empiecen a funcionar”, advirtió.

Más allá de estas resoluciones, las y los vecinos se reunieron a mediados de octubre a los fines de elaborar un plan de acción tendiente a lograr no sólo la paralización de la instalación de antenas, sino la erradicación de las infraestructuras construidas fuera de lo establecido en la normativa.

“Como medida social y popular, tenemos que empezar a ejercer presión para que esto se haga efectivo”, resumió Valeria Curzi, presidenta del barrio Sol y Río.

Nota correspondiente a la edición n° 546 del periódico La Jornada, del 30 de octubre de 2019.

Compartí esta nota y seguinos en las redes
error

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here