La decisión del bloque de concejales de Carlos Paz Unido de no otorgar reconocimiento legislativo a dos organizaciones sociales de probado compromiso en nuestra ciudad generó profundo malestar.

Para la sesión de este jueves, el edil de Carlos Paz Inteligente, Carlos Quaranta, había ingresado sendos proyectos para declarar de Interés Legislativo la labor social del merendero Solecitos Naranjas y del Club Lechero.

Sin embargo, ante el pedido de tratamiento sobre tablas, el oficialismo se negó y envió las iniciativas a la comisión General.

Y si bien esto no significa que efectivamente hayan sido rechazadas, en la práctica forzar el pase a comisión ha sido el mecanismo utilizado por CPU para bloquear los proyectos sobre los cuáles no quiere expedirse. De hecho, para la enorme mayoría de los proyectos presentados por la oposición en los últimos ocho años, las distintas comisiones han sido su destino final.

Solecitos Naranjas

El merendero abrió sus puertas el 7 de septiembre de 2009 en barrio Colinas.

“Habiéndose cumplido 10 años de su labor constante, el merendero se ha potenciado como un espacio de contención social que no solo colabora con la nutrición para los niños del sector, sino que además ha logrado  afianzando lazos de asistencia, contención y compromiso social con la zona de influencia donde se radica en su entorno social del barrio de Colinas”, argumentó Quaranta.

En la actualidad contiene 160 niños censados, con una asistencia diaria de alimentación superior a 50 niños, lo que además conlleva también la ayuda a sus familias directas.

Además, el merendero propicia la inclusión social articulando talleres de cultura literaria, apoyo escolar, danzas y otras actividades que permitan mejorar la actividad educativa, intelectual y fortalecer la pertenencia al barrio. 

“Creemos que es de absoluta justicia reconocer el trabajo de la referente Silvia Patricia Suárez propietaria del inmueble donde desarrolla sus actividades el merendero, que ha sido puesto a disposición de la comunidad, y ha demostrado en todos estos años su incansable lucha por defender los derechos de la gente de su barrio, de su sector, con un compromiso social que merece el reconocimiento del estado como ciudadanos comprometidos con el bienestar de la población”, subrayó el edil peronista en los fundamentos del proyecto.

Club Lechero

En abril de 2011 Pedro Dotta, con el acompañamiento de un grupo de personas comprometidas con lo social, fundó el “Club Lechero” con el objetivo de acercar ayuda a los distintos merenderos de la ciudad.

Hoy se recaudan y redistribuyen más de 500 litros de leche mensuales, abasteciendo de manera continua a siete merenderos y colaborando además con el Club Solidario de Mano en Mano fortaleciendo una red de ayuda solidaria con los nuevos merenderos existentes y con el Refugio Nocturno y Hogar de Tránsito Cura Brochero.

Tras la muerte de Dotta, en 2015, Florencia Simón y Jorge Humpreys, sus amigos y colaboradores desde el primer día, tomaron la posta.

“La profunda crisis económica y social que atraviesa nuestra Argentina, hace que el club deba redoblar sus esfuerzos para poder cumplir con ese objetivo trazado que es llegar a cada rincón, a cada merendero con la leche, ese alimento tan esencial para los seres humanos, y en especial para nuestros niños, y poder así atender las crecientes necesidades primarias de la gente.

El Club Lechero, con este gesto de entrega y simpleza, lleva adelante una acción indispensable para reforzar la nutrición y la contención social de los pequeños de cada barrio que asisten a los merenderos”, destacó Quaranta.

Una decisión “arbitraria”

El Club Solidario de Mano en Mano calificó de “arbitraria” la decisión del oficialismo de no otorgar el reconocimiento a las organizaciones.

“Aparentemente la falta de tratamiento se debería a la posibilidad de que dichas agrupaciones pudieran usar el  reconocimiento para solicitar algún tipo de subsidio.

Queremos dejar bien en claro desde Club Solidario de Mano en Mano, que tanto Club Lechero como el Merendero Solecitos Naranjas han llevado a cabo sus actividades sólo con ayuda de particulares y de la comunidad en general, nunca accedieron a ninguna ayuda oficial.  Por esto consideramos arbitrario el no reconocimiento a su labor, ya que suele declararse sin ningún tipo de miramientos.

La difícil situación alimentaria que se  vive en este momento es sostenida por personas como Florencia Simón y Jorge Humphreys del Club Lechero y como Silvia Suárez en Solecitos Naranjas que desde hace 8 y 10 años ayudan a la comunidad sin ningún tipo de interés personal”, expresaron.

Compartí esta nota y seguinos en las redes
error

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here