Nacemos rodeados de ruidos, de vibraciones y nos despertamos a un mundo jamás imaginado.

Sin darnos cuenta esos ruidos se transforman en música, en música que con el tiempo vamos seleccionando.

Esa música, esa vibración, nos forma, nos educa, nos ilumina y nos sirve de faro con los recuerdos de cuando habíamos  descubierto esa mágica melodía.

Recuerdo cuando se materializó en mis manos el disco de Pappo volumen IV en mi época del secundario, mientras lo escuchaba no paraba de ver las fotos de la contratapa, no puedo explicar el porqué, pero siempre la foto de uno de los músicos, dentro de una estrella, saboreando un helado de agua color rosa, era un imán para mis ojos.

Luego llegó Pescado Rabioso Dos, otro descubrimiento dentro de mi música testimonial, tapa central con cuatros locos sentados en un parque totalmente despreocupados, como si valiera todo y me imaginaba así, totalmente despreocupado.

Película Rock hasta que se ponga el sol, qué locura, esa remera llena de kétchup, seguro que fue idea tuya jajajaja.

Color Humano me encuentra en una disquería, al abrir el álbum veo esa foto del trío, y nuevamente esa cara feliz me atrapa, su pelo largo al que nunca pude llegar a tener y esa música que me invitaba a ser yo, que me exigía una rebelión interna.

Descubro su primer disco solista y fue un enamoramiento a primera escucha, había algo místico que me hermanaba, algo que me hacia ser confidente con su música.

Primer recital en un teatro céntrico al que iba a asistir, presentación del súper power trío POLIFEMO y sí señor, a vender algunos discos en el Parque Rivadavia para ir a verlos, y a primera fila.

Los años pasan y siempre caigo en su música, sea acá, allá o en el más allá.

Vas a visitar esta hermosa ciudad que te vio vagabundear y hacer travesuras, como corresponde a tu espíritu inquieto, estaré en primera fila y tratare de abrazarte y sentir tu vibración musical en mi alma.

Quality Espacio, 31 de agosto 21:30 es la cita.

¿Nos veremos?  Solo EL ABSOLUTO maneja ese misterio.

Próximo número contaremos qué nos deparó MAYA y su BAILE CÓSMICO.

Nota correspondiente a la edición n° 544 del periódico La Jornada, del 28 de agosto de 2019.

Compartí esta nota y seguinos en las redes
error

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here