Gómez Gesteira – CPU: triunfó la estrategia anclada principalmente en el ‘aparato municipal’ y la coalición se impuso claramente para conseguir un tercer período de gobierno.

Emilio Iosa: el médico sanitarista armó un partido nuevo, Carlos Paz Despierta, y con una campaña más que austera logró votos suficientes para tener un concejal (Daniel Ribetti). Enorme espaldarazo para la novel fuerza política en su primera incursión electoral.

Mariana Caserio: si bien el frente que lideraba, Carlos Paz Inteligente, quedó en el tercer lugar, llevó al PJ a prácticamente duplicar los votos conseguidos en 2015. En lo personal, y en lo que fue su primera experiencia como candidata a nivel local, quedó posicionada como una figura con mucha proyección.

Carlos Felpeto: armó una estrategia apuntando a sumar diferentes sectores pero no logró captar gran apoyo popular. Es la segunda elección consecutiva donde no puede superar el 18% de los votos. Y si bien el frente Capaz ubicó dos concejales (Natalia Lenci y Gustavo Molina), ninguno responde a su sector. Sólo se quedó con Daniel Viale en el tribunal de Cuentas.

Rodrigo Serna: en su tercer intento por llegar al Palacio 16 de Julio fue el candidato que llevó adelante la campaña más agresiva políticamente. Sin embargo, y a pesar del esfuerzo, los acuerdos políticos que se materializaron en el frente Carlos Paz Somos Todos no tuvieron el efecto esperado y se tuvo que conformar con el cuarto puesto. Logró una banca en el Concejo de Representantes pero será ocupada por Jorge Lassaga, quien recién se sumó al proyecto en el último tramo.

Víctor Curvino: sus continuas idas y vueltas le pasaron factura y dilapidó prácticamente todo el capital político que había construido trabajosamente desde Desarrollo y Transparencia.

Carlos Paz Unido y Avilés: la coalición oficialista y el liderazgo de Esteban Avilés también se anotan en la lista de los perdedores. Aunque se ganó la elección en esta suerte de ‘pasamanos’ del poder entre amigos de la infancia, los números estuvieron muy lejos de los alcanzados en 2015. La caída de 30 puntos en la aceptación ciudadana es un fuerte llamado de atención para lo que viene.

Nota correspondiente a la edición n° 543 del periódico La Jornada, del 31 de julio de 2019.

Compartí esta nota y seguinos en las redes
error

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here