El concejal del Frente Cívico, Gustavo Molina, renueva su participación en el Concejo de Representantes dentro del Frente CAPAZ. Calificó a la campaña como “breve, pero intensa”.

“El objetivo fue la polarización, pero el voto opositor se dispersó y no logramos ese cometido. La oposición fue mayoría, pero no hubo un elemento catalizador que permitiera captar esa potencia que permitiera construir una oferta electoral que pudiera vencer al oficialismo”, analizó.

Sostuvo que la estrategia del gobierno fue “planchar la elección para que la maquinaria electoral basada en el aparato municipal tenga mayor incidencia en los resultados”.

“Para entender los resultados hay que considerar múltiples factores: una oposición dispersa, la solidez del aparato estatal puesto al servicio de lograr la reelección, bajo conocimiento de la población sobre el proceso electoral y del día de la elección en particular. Eso forma parte de un diseño de campaña”, consideró.

Señaló también que la campaña permitió instalar temas que hasta el momento venían vedados de la discusión en la agenda pública, producto del fuerte cerco mediático. Como ejemplos mencionó la situación de la Casa de la Mujer, las demandas habitacionales o la situación del lago San Roque.

“Esos temas, que estaban cercados o silenciados, pudieron traspasar esa barrera que impedía el debate y se pudo hablar. Me parece que esos temas van a estar en la agenda del Concejo que se viene, porque está en mejores condiciones de trabajar esos temas que son tan importantes en la vida de la ciudad”, manifestó y remarcó: “El desafío de la oposición será profundizar esos temas”.

En este sentido, consideró que el oficialismo probablemente apele a los mismos mecanismos para vedar la discusión (pase de los puntos a comisión, dilaciones en el tratamiento de los temas), pero auguró que el debate igualmente traspasará los muros del recinto legislativo.

Por otra parte, afirmó que pretende que los espacios y agrupaciones incluidas en el Frente CAPAZ sigan trabajando de manera articulada.

Consultado sobre el liderazgo de Felpeto y la relación con los resultados, Molina fue cuidadoso al contestar y evitó hablar de la necesidad de una renovación: “Felpeto aportó toda su experiencia y toda la paciencia que el espacio necesitaba para funcionar. Él también está con muchas ganas de que sigamos trabajando juntos. Nos dijo que seguirá aportando toda su experiencia, pero yo no puedo hablar de su futuro. Sí vi que es una persona que está muy dispuesta a seguir trabajando por la ciudad”, expresó. 

En cuanto al futuro del Frente Cívico dentro de ese espacio, el edil reconoció que, “es un momento difícil para el espacio” incluyendo en el análisis el segundo lugar en el que quedó Luis Juez en las elecciones municipales de Córdoba capital.

Y añadió: “Yo reconozco el liderazgo de Walter Gispert por más que yo sea el concejal. Walter ha tenido un gesto político poco habitual de permitirme ser la cara visible del espacio político en términos electorales”.

Nota correspondiente a la edición n° 543 del periódico La Jornada, del 31 de julio de 2019.

Compartí esta nota y seguinos en las redes
error

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here