El informe que habilitó el cuarto desembolso de dólares advierte sobre la sostenibilidad de la deuda.

El Fondo Monetario Internacional recortó la previsión de crecimiento para el 2020, estimó una mayor inflación de la estimada, le permitió al Banco Central una mayor intervención en el mercado de futuros y alertó sobre la sostenibilidad de la deuda.

El informe a cargo del equipo técnico que encabeza el italiano Roberto Cardarelli recibió la semana pasada el visto bueno del directorio para habilitar el desembolso de 5.400 millones de dólares a la arcas del gobierno argentino.

Para el organismo internacional el nivel de crecimiento será del 1,1% en año próximo y no del 2,2% como estaba previsto. Además la inflación se ubicará en 30,5% en 2020 cuando la anterior estimación era de 21,2%.

El bajo registro en el rubro consumo e importaciones y el menor crecimiento de Brasil son las causas que marca el FMI sobre la baja de la actividad.

“La recuperación de la producción agricultura y una reconstrucción gradual del salario real debería ayudar a retornar a un camino de crecimiento en el segundo trimestre del año”, marcó el informe de Cardarelli. Pero al mismo tiempo advierte: “Las tasas de interés necesitarán permanecer altas por más tiempo, lo que afectará el consumo y las importaciones”.

El FMI aceptó el pedido del gobierno argentino para subir la meta de superávit fiscal de $60.000 millones a $70.000 millones.

“La sostenibilidad de la deuda permanece altamente vulnerable a shocks, particularmente a sorpresas negativas respecto al crecimiento económico. Más allá de estos riesgos financieros, es posible que la inflación permanezca atascado en niveles altos o que la recuperación de la actividad se demore. Esto provocaría un empeoramiento de los indicadores sociales, un aumento de la pobreza y una erosión del apoyo público al programa firmado por el Gobierno”, indicó el reporte.

Cba24n

Compartí esta nota y seguinos en las redes
error

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here