Se acabaron las especulaciones. Llegó el momento de votar. Este domingo 30 de junio Villa Carlos Paz elige a las próximas autoridades municipales que definirán los destinos de nuestra ciudad para los próximos cuatro años.

Tras varias idas y vueltas, con impugnaciones incluidas, finalmente ocho espacios políticos se disputarán la conducción del municipio. Hacemos un breve repaso de las propuestas, considerando el orden de aparición en la boleta única.

El Frente Capaz postula como candidato al exintendente Carlos Felpeto, apostando a su experiencia en la gestión pública. Carlos Paz Unido aspira a seguir al frente del municipio en la figura de Daniel Gómez Gesteira, quien a lo largo de la campaña prácticamente no se despegó del intendente Avilés.

El kirchnerismo local logró construir una propuesta encabezada por Matías Mowszet y busca conseguir una banca en el Concejo para lo cual, aseguran, necesitan 3 mil votos.

Rodrigo Serna va por un nuevo intento para ser el intendente de la ciudad, esta vez con el sello de Carlos Paz Somos Todos que ha aglutinado a dirigentes de diferentes orígenes partidarios.

El peronismo juega fuerte en esta elección, postulando a Mariana Caserio que aspira a ser la primera intendenta mujer de Villa Carlos Paz.

Víctor Curvino va por su tercer intento de acceder al municipio local, dejando de lado las alianzas y postulándose con el sello partidario que lo impulsó en el 2011.

El médico sanitarista Emilio Iosa hará su primera experiencia como candidato en una elección, representando al espacio Carlos Paz Despierta.

El Frente de Izquierda y de los Trabajadores vuelve a la arena electoral local, postulando como intendenta a la docente María Fernanda Ames. 

Una vez más, se utilizará el sistema de boleta única para la elección.

En total son 56.431 las personas habilitadas a votar en 163 mesas repartidas en 13 escuelas, más una mesa especial que habrá en el Registro Civil.

El presidente de la Junta Electoral, Walter Carriquiri, sostuvo que se mantendrá la misma división por escuelas que se tuvo para las elecciones provinciales de mayo pasado, con la finalidad de evitar la confusión y fomentar la participación. “Hemos adherido al padrón provincial y ha habido muy pocos cambios. No habrá dificultades. Justamente lo hicimos adrede para hacerle las cosas más fáciles al elector”, aseguró a VillaNos Radio.

Uno de los aspectos a considerarse en torno al padrón tiene que ver con la inclusión de jóvenes de 16 y 17 años, para quienes la posibilidad de votar será optativa. Vale recordar que, a mediados de octubre del año pasado, el Concejo de Representantes aprobó la ordenanza que le dio el carácter de “permanente a la Junta” y estableció, en su artículo 9 que “al momento de confección del padrón electoral municipal, deberá incorporar a los ciudadanos mayores de 16 años conforme lo determina el Código Electoral Provincial, el Código Electoral Nacional y el bloque de constitucionalidad de nuestra República”.

Distintas organizaciones juveniles presentaron ante la Junta un reclamo para que se confeccione un padrón propio, a los fines de incluir a más jóvenes en la posibilidad de ejercer el voto optativo. Es que, al utilizarse el padrón provincial, el corte data de octubre del año pasado.

Desde las agrupaciones plantearon que, de octubre a la fecha, varios jóvenes han cumplido años y, al no ser incluidos, quedarían vedados del derecho al sufragio.

Consultado al respecto, Carriquiri dijo que “por ley, no podemos incluir a nadie en el padrón”.

“Tienen que hacer el trámite correspondiente ante el juzgado provincial o federal. Entendemos que hay mucha gente que ha quedado sin estar en el padrón, pero lamentablemente no tenemos otra solución”, afirmó y añadió: “Hasta que no haya un ordenamiento informático como para que todas las personas que cumplan 16 años, automáticamente se agreguen al padrón, esto seguirá siendo manual. Cada persona tiene que ir a hacer el trámite y muchos no lo hacen por comodidad o por desconocimiento. Pero, en definitiva, los que no lo hicieron a tiempo, no van a figurar”.

Guerra de carteles

A la hora de describir como fue la campaña, bien podría definirse como una “guerra de cartelería”. Es que, sobre todo en las últimas semanas, prácticamente no quedó ningún poste de la ciudad sin lucir el cartel de algún candidato.

En el caso del espacio Carlos Paz Unido vale mencionar también las gigantografías en edificios, carteleras teatrales y en la vía publica que habrá que ver como se justifica cuando se haga la rendición de los gastos de campaña.

Lo cierto es que la exhibición obscena de carteles hizo enojar a la Junta Electoral, que envió una nota a los apoderados de los ocho espacios advirtiendo “que se encuentran carteles de publicidad referidos a partidos y/o alianzas políticas colocados de manera incorrecta sobre señales de tránsito en la vía pública como carteles de seguridad vial, en postes de alumbrado y torres de iluminación, que generan además una contaminación visual y/o ambiental que no se condice con el ejemplo político que se persigue y de una ciudad limpia y ordenada”.

El escrito detalla que muchos carteles están ubicados en infracción a ley de tránsito 8650 por lo que intimó a los partidos “a fin de que se abstengan de realizar publicidades” de este tipo y les requirió “que en 24 horas retiren o readecuen toda la cartelería de publicidad política indebidamente colocada en la vía pública en infracción a la ley y demás normativas vigentes, bajo apercibimiento de formalizar las correspondientes acciones legales en contra de quienes resulten apoderados y/o responsables políticos”.

Tras la reprimenda, Carriquiri admitió que la Junta “no puede sancionar porque se trata de una contravención”. “En todo caso, quien tiene que resolver es el Ejecutivo –ya sea provincial o municipal- de acuerdo a la señal (de tránsito) que toque”, dijo.

No obstante, el abogado también mencionó los descargos hechos por los apoderados de algunos partidos (entre los cuales figura Carlos Paz Unido) quienes mencionaron la ordenanza 3220 que permite a los partidos durante 15 días antes y 15 días después de la elección, tener carteles en señales lumínicas y colgar pasacalles.

“Lo que quisimos hacer es evitar un poco la contaminación visual y que la gente no se distraiga con los carteles que nada tiene que ver con las señales de tránsito”, afirmó el presidente de la junta y admitió: “En tiempos de campaña parece que todo vale”.

Está claro que la política democrática es mucho más que elecciones y actos de gobierno. Es aquella práctica social que nos permite convertirnos en protagonistas de nuestro destino, mediante un rol activo y participativo en la cosa pública.

Somos nosotros, ejerciendo nuestra ciudadanía, quienes le damos sentido pleno a la democracia, demandando capacidad, responsabilidad y compromiso a quienes pretenden convertirse en nuestros representantes. En este sentido, las elecciones son un momento más de una vida política plena que no debemos perder de vista.

Nota correspondiente a la edición n° 542 del periódico La Jornada, del 26 de junio de 2019.

Compartí esta nota y seguinos en las redes
error

ESCRIBE UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here