Las guitarras eléctricas pueden ser un bien cuyo valor alcance cifras estratosféricas. Como cualquier otro objeto de colección, la importancia del año en que fueran hechas, quién tocó con ellas, su historia o su carácter irrepetible puede convertirlas en auténticos tesoros. Y siempre existe un millonario interesado en hacerse de ellas: a veces con finalidades benéficas, otras veces para recuperar la inversión cuando se revalorizan. Algunos otros por puro coleccionismo, e incluso es posible que alguno las llegue a tocar. En cualquier caso se trata de piezas que guardan en su interior los secretos del pasado de la música.

En la entrega anterior La Jornada detalló seis de ellas con un valor inferior al palo verde, en esta entrega nos vamos a ir acercando a las más valiosas.

01. Gibson ES 335

Sí, ya saben de quién. El instrumento que más usó Clapton durante sus primeros años como guitarrista (Bluesbreakers, Yardbirds, Cream y Blind Faith). En 2004, un comprador anónimo la convirtió en la tercera viola más cara hasta ese entonces pagando 847.500 dólares. 

02. 1964 Rose-Morris Rickenbacker 1996

El cometido original de esta guitarra fue sustituir la 1964 Rickenbacker 325 de Lennon que por aquel entonces estaba dañada. Las únicas diferencias de este modelo con su 325 era el acabado y el agujero en forma de “f”.  910.000 dólares

03. Doug Irwin Tiger

El líder de The Grateful Dead Jerry García dio total libertad al luthier Doug Irwin para hacer una guitarra especial, que incluía numerosas innovaciones técnicas, como un bucle de efectos desactivable, flexibles opciones de electrónica y pastillas DiMarzio, lo que la convirtió en la principal guitarra de García durante los siguientes 11 años. Se pagaron por ella 957.500 dólares.

04. Fender Stratocaster

Según la leyenda, Clapton estaba tan enamorado de las Stratocaster que compró seis en Texas. Tres se las regaló a sus amigos (George Harrison, Steve Winwood y Pete Townshend), y con las tres restantes mandó a fabricar un híbrido que lo acompañó durante quince años, la llamo ‘Blackie’ y se pagaron 959.000 dólares. Lo recaudado por la venta de esta guitarra se donó a Crossroads.

05. Fender Stratocaster

Cuando Dylan saltó al escenario del 1965 Newport Folk Festival corría la época de su transición a lo eléctrico, causando algo de desconcierto entre los fans de toda la vida. Esta guitarra fue la protagonista de ese día un tanto agitado, que hizo que Dylan no volviese al festival hasta 2002. Se subastó en 965.000 dólares.

En el próximo mes cerraremos este fascinante mundo de las guitarras con las más caras del mundo hasta hoy.

No te lo pierdas!

Nota correspondiente a la edición n° 542 del periódico La Jornada, del 26 de junio de 2019.

Compartí esta nota y seguinos en las redes
error

ESCRIBE UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here