Hay doscientos escaladores esperando llegar a la montaña del Tíbet. Las mejores condiciones del tiempo generan la gran afluencia.

Hay días en que hace falta más paciencia y perseverancia para esperar el turno de tomarse una foto en la cumbre del Everest que para escalar la propia montaña.

El pasado miércoles fue uno de esos: más de 200 alpinistas hicieron cima, batiendo el récord de ascensos en una misma jornada. Los alpinistas formaron un atasco de varias horas mientras esperaban en un estrecho paso de la ladera cerca del techo del planeta, como se ve en la fotografía. Dos de los que hicieron la cola murieron mientras descendían, tras haber hollado la cumbre: el estadounidense Donald Lynn Cash y la india Anjali Kulkarni, ambos de 55 años.

El organizador de la expedición de Kulkarni, Arun Trek, ha atribuido el accidente al excesivo flujo de montañeros, algo que retrasó su descenso, según ha declarado a la agencia AFP.

De hecho fue en este atascamiento en que debió ceder su ilusión, por segunda vez, el cordobés Ricardo Birn que fue rescatado con un edema pulmonar grave.

Este viernes se ha informado de la muerte de otros tres alpinistas. Se trata de los indios Kalpana Das, de 52 años, y Nihal Bagwan, de 27 años, muertos cuando descendían del Everest tras soportar horas de embotellamiento. Un tercer escalador, un austriaco de 65 años, murió en la ruta tibetana, menos transitada que la nepalí, según anunció su organizador de la expedición

“Ha sido un día de mucho tráfico. Las expediciones se quejan de que hay que esperar dos o más horas para llegar a la cumbre”, ha afirmado Gyanendra Shrestha, representante del Ministerio de Turismo de Nepal. Unos 250 montañeros salieron del Campo IV (7.900 metros) durante la noche del martes al miércoles, según explicó Shrestha a Efe. El estadounidense fallecido ayer se desvaneció en la cumbre mientras inmortalizaba el momento. “Nuestros dos sherpas ayudaron a recobrar la conciencia [a Donald Lynn Cash], pero luego falleció cuando se lo traían de vuelta”, ha explicado Pasang Tenje Sherpa, de la expedición Pioneer Adventure.

La pasada temporada se batió el récord de ascensiones al Everest (8.848 m): 802 personas pisaron el techo del planeta. Cinco alpinistas murieron en sus laderas. Con los dos fallecidos este miércoles son ya cuatro los montañeros que han perdido la vida en lo que va de la presente temporada. La semana pasada murieron un montañero indio y un irlandés que resbaló y cayó cerca de la cumbre.

Abril y mayo son los meses más favorables para escalar el Everest. Se pronostica, sin embargo, que las condiciones climáticas favorables que se han dado en estos días van a cambiar en menos de una semana. Un 64% de las ascensiones se dan desde Nepal y el 36% desde China, estadística idéntica en cuanto al número de muertes, según el Himalayan database. En el intento han fallecido 288 personas. Escalar el Everest cuesta entre 30.000 y 150.000 dólares: la primera es la tarifa baja, pero hay una intermedia de unos 75.000 dólares. La diferencia es que las tarifas bajas son las fijadas por agencias de Nepal, mientras que las altas pertenecen a empresarios extranjeros que llegan a emplear varios guías para una sola persona.

En 2012 se produjo otro atasco cuando 260 montañeros trataron de hacer cumbre en un mismo día aprovechando el buen tiempo, lo que causó una acumulación de gente en el famoso escalón Hillary, una roca vertical de 12 metros que supone el último gran obstáculo antes del techo del mundo. En esa ocasión, 179 personas llegaron a los 8.848 metros y cuatro perecieron por cansancio y mal de altura cuando regresaban.

Cba24n

Compartí esta nota y seguinos en las redes
error

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here