Nada. Ni votos. Ni trabajo en la campaña. Ni fiscales.

Los resultados de los comicios provinciales en Villa Carlos Paz responden por sí mismos a una de las preguntas que comenzó a plantearse en la previa de las elecciones: ¿qué le suma Esteban Avilés a la candidatura de Juan Schiaretti?

Y el análisis podría ser abordado desde diferentes aspectos. El primero, los números.

En una ciudad de ‘tradición radical’ se especulaba con que la inclusión de Avilés en la lista de candidatos a legisladores por distrito único podría servir de contrapeso para acercar votos al peronismo.

Pero no sólo esto no sucedió, si no que fue todo lo contrario.

Repasemos. La fórmula Schiaretti-Calvo consiguió en Villa Carlos Paz el 52% de los votos (un poco menos que el promedio provincial), mientras que el tramo donde estaba Avilés logró el 43%. Un 9% menos.

Si bien este ‘corte’ se repite en mayor o menor medida en todos los distritos, queda claro que el dueño de los votos es el actual gobernador, y que Avilés no sumó nada.

Tampoco hizo un gran esfuerzo. Y eso nos lleva al segundo punto. El actual intendente evitó comprometerse con la campaña de Hacemos por Córdoba. No militó las propuestas ni organizó ninguna actividad proselitista. ‘No quiso peronizarse’, señaló un funcionario bastante desencantado. Pero quizá alguien le dijo que algo tenía que hacer y recién en los últimos días compartió en sus redes sociales un par de mensajes sobre su propia candidatura, y realizó declaraciones elogiosas respecto a Schiaretti. Muy poco.

Como para cerrar su falta intervención, el domingo ni siquiera se preocupó en participar de la fiscalización de las mesas. Mandar a un par de funcionarios a pasear por las escuelas no cuenta.

Quizá este notable nivel de despreocupación hubiese pasado más desapercibido si el peronismo de Villa Carlos Paz no hubiera estado tan activo.

Es que ‘los Caserio’, como los definió Avilés en su furiosa crítica, se tomaron la campaña muy en serio.

La legisladora Mariana Caserio, que compartió con el intendente la lista de candidatos a la unicameral por distrito único, encabezó el comando de campaña y desplegó, junto a dirigentes y militantes, una intensa actividad proselitista que incluyó asumir la responsabilidad de fiscalizar los comicios (ayudó en esta tarea Crecer por Carlos Paz).

El senador Carlos Caserio, en tanto, salió fortalecido tras la performance del peronismo en Punilla donde, a través de Miguel Maldonado, se recuperó la banca destinada al legislador departamental. En este punto vale acotar que Avilés respaldó al candidato a legislador por Punilla de Córdoba Cambia, Eduardo Arduh, en contra de su compañero de boleta.

Estos datos deben leerse en el contexto de un escenario político que se está terminando de armar con vistas a las elecciones municipales del 30 de junio.

El interrogante, en este sentido, pasa por saber si Avilés o Caserio (irán en listas diferentes) lograrán trasladar el masivo apoyo que logró el peronismo a sus proyectos a nivel local.

Con esta idea, la parlamentaria organizó el mismo domingo un festejo en Villa Carlos Paz por el resultado provincial que se convirtió en un virtual lanzamiento de su candidatura a la intendencia.

La estrategia de Avilés pasa por otro lado, aunque en un intento de impedir que ‘los Caserio’ capitalicen en solitario el respaldo a Schiaretti, y para ‘levantar’ a Gómez Gesteira, sería candidato ‘testimonial’ para el Concejo de Representantes.

Compartí esta nota y seguinos en las redes
error

3 COMMENTS

  1. Todo era previsible. Acordó para salvarse.. como dice el tango…nunca puso nada..solo la cara

  2. Ser candidato testimonial es un bochorno, una estafa al ciudadano y ciudadana de la villa. Ocupar un lugar en la lista de candidatos para luego tomarse el palo para ocupar el cargo a nivel provincial en una clara actitud deshonesta hacia la población. Quieres ser concejal, renuncia previamente al cargo de legislador provincial para salirte de esta rosca de permanentes acomodos para seguir prendido a la teta del estado. La gestión comunitaria no es otra cosa que gestionar para conseguir cargos y vivir cómodamente, es patético.

  3. esa es la clase de “dirigentes politicos” que hay. tratan y consiguen asegurarse una silla en el gobierno nacional provincial o municipal para no volver al llano y trabajar. despues dicen que ” piensan en la gente”. nos seguimos equivocando en aceptar que esta gente dice representarnos. Representan mi mas profundo desprecio por su accionar politico indigno y sin etica. Pero no puedo dejar de mirar alrededor y ver que esta gente funcionan como las garrapatas, te chupan la sangre, se ponen gordas, ponen cientos de huevos, hibernan un tiempo y al año siguiente se multiplican los parasitos. Hay muchos en carlos paz y en todos lados, estan metdos entre todos los que quieren otro pais mqs justo y solidario

Responder a Gustavo Dellamaggiore Cancel reply

Please enter your comment!
Please enter your name here