Por Alejandro Gómez

La idea de comenzar el Rally Mundial Argentina con un súper especial callejero en pleno centro de Villa Carlos Paz ha sido un golazo.

Para los fanáticos, pero sobre todo para quienes, en condiciones normales, verían pasar la competencia casi sin mayor interés, tener a los autos tan cerca es una oportunidad única de subirse a la pasión por el rally.

Que la entrada sea gratuita, cosa que no ocurre, por ejemplo, en el súper especial del Parque Temático, es otro elemento que motiva la participación.

La primera experiencia en 2018 fue un éxito. Y este jueves se reeditó.

Una verdadera multitud se dio cita para presenciar el primer tramo cronometrado del Rally Mundial Argentina.

Sin embargo, siempre aparecen los que quieren sacar una ventajita o hacer una diferencia económica, lucrando con una actividad gratuita.

La venta de las entradas comenzó el mismo día en que fueron distribuidas por el municipio. La organización alertó sobre esta práctica y el municipio amenazó con iniciar acciones legales.

Pero esto no detuvo a los inescrupulosos que, hasta último momento, seguían buscando un rédito económico.

Lo que sigue a continuación ocurrió en el acceso al sector A, por avenida San Martín, a metros del Palacio 16 de Julio.

Mientras avanzábamos entre la gente que presurosa y bajo la lluvia intentaba llegar para poder presenciar la carrera, había personas que ofrecían entradas a los que, casi con desesperación, pedían entrar sin contar con el ticket.

El joven en cuestión estaba ubicado a escaso un metro de uno de los controles de acceso, blandiendo en su mano un puñado de entradas ‘en oferta’ a 100 pesos.

Los tickets tenían toda la pinta de ser ‘usados’. Es que al ingresar, el encargado del control simplemente retenía la entrada.

No hay que ser un genio para imaginar que varias de ellas volvían al circuito del público pero esta vez para ser vendidas.

– ¿Te hacen falta entradas?, le dijo el joven a un hombre que estaba junto a su familia y que avanzaba delante mío.

– Sí, pero una sola. Las otras las conseguimos.

– No hay problema. Son cien pesos.

Clink, caja.

Cuando me tocó el turno, le avisé al control que allí mismo estaban revendiendo.

Me miró y esbozó una sonrisa.

Bueno, quedamos así.

En la previa, desde el municipio se informó que habían repartido unas 15 mil entradas.

La gacetilla oficial, finalizado el súper especial, habla de más de 20 mil personas.

Quizá una de las razones de la diferencia sea que varias entradas se usaron al menos dos veces.

Un tema que la organización deberá revisar para que la gratuidad no se convierta en un negocio para pocos.

Compartí esta nota y seguinos en las redes
error

ESCRIBE UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here