El pasado 13 de marzo se cumplieron cuatro años del hallazgo del cuerpo sin vida del fotógrafo Hernán Sánchez (32) en el Cerro de la Cruz.

El joven estaba desaparecido desde el 19 de diciembre del 2014 y casi tres meses después fue hallado en un cañadón boscoso al cual se llega a través del acceso que el cerro tiene por calle La Rioja. Entre las prendas de vestir estaba la credencial de un boliche con su nombre.

Hernán fue hallado de manera fortuita, en el marco del operativo de búsqueda de Andrea Castana, quien también fue hallada muerta horas más tarde.

Vale recordar que a mediados del 2017 se dio a conocer que el fiscal Ricardo Mazzuchi pretendía cerrar la investigación concluyendo que se trató de un suicidio. La hipótesis del titular de la Fiscalía de Segundo Turno es que el fotógrafo de 32 años se ahorcó a pocas horas de haber dejado su casa el mismo día que desapareció.

La familia Sánchez se enteró de esta noticia a través de los medios de comunicación, no recibieron un aviso formal de la fiscalía. En ese momento apelaron la decisión y están a la espera de una respuesta del Tribunal Superior de Justicia de la provincia.

“Se dio lugar a la apelación y ahora estamos esperando una respuesta al cambio de carátula. La investigación hoy figura como muerte de etiología dudosa y queremos que se la investigue como homicidio. La autopsia lo dice y está más que claro que fue un homicidio”, expresó Sandra Sánchez a VillaNos Radio.

Y remarcó: “La investigación está parada”.

Consultada sobre el trato que han recibido en estos cuatro años por parte del Poder Judicial, la mujer respondió que siente mucha impotencia. “Han tomado el tema con mucha liviandad. No sabemos si tapan algo o que. Es como que les da lo mismo que se resuelva el caso o no”, expresó y añadió: “Da la sensación de que no hay intención de resolver nada”.

En su momento, la familia apuntó sus sospechas al poder político. En este sentido, Sandra afirmó que, de lograrse el cambio de carátula, una de las líneas que pretenden que se investigue sea esa. “Pretendemos que se vuelva a tomar declaración a los testigos, a la gente que estuvo con Hernán la última noche. Queremos que se investigue para saber qué pasó”, reiteró.

Las últimas declaraciones a testigos se tomaron en el 2015. “Nunca investigaron nada. Ni siquiera desde el momento en el que estaba desaparecido. Lo único que intentaron hacer fue meternos miedo para que desistiéramos de la búsqueda. Antes de que aparezca Hernán también inventaron cosas. El comisario inspector Ludueña nos decía en aquel momento que Hernán había salido del país. A esa gente también hay que investigarla, para saber por qué decían esas cosas o por qué no querían buscarlo”, dijo Sandra y enfatizó: “Hay mucho por investigar. Solo falta la intención y la voluntad de hacerlo”.

En cuanto al acompañamiento de la sociedad de Villa Carlos paz y la región, Sandra fue muy crítica. “La gente se olvida y cada uno vuelve a sus cosas del día a día. Dejamos de marchar por eso. Recibíamos agresiones de parte de la gente. Para nosotros es muy difícil. Esto también afecta a nuestros niños. Remover todo cada 13 o cada año, también les afecta a ellos”, afirmó.

Nota correspondiente a la edición n° 539 del periódico La Jornada, del 27 de marzo de 2019.

ESCRIBE UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here