El cantante brilló en el Orfeo y devolvió a su imagen toda la mística que logró en los noventa.

Una noche que valió la pena. Eso afirman los seguidores de Luis Miguel que se encontraron anoche en el Orfeo con el mega astro de la canción que se construyó en los noventa y que se desplomó desde el 2009 hasta que Netflix hizo la jugada que lo traería a la vida otra vez.

Sonriente, en forma, con una voz impecable y un profesionalismo indiscutido, Luis Miguel apagó el susto de la demora inicial -arrancó más cerca de las 22 que de las 21 aunque desde la producción habían rogado puntualidad y adelantado media hora el comienzo del show- con su imponente imagen y su buen humor. Tras un juego con pantallas, apareció listo para medir a su público y dedicarles un concierto plagado de hits.

Si te vas fue la canción elegida para romper el hielo. En el campo, las chicas de Simplemente Luis Miguel dieron la nota vestidas de rojo y siendo recompensadas por sus más de 50 días haciendo fila en el Orfeo para ocupar ese lugar de privilegio. A ellas y las 14 mil almas que corearon cada canción el recital les resultó impecable.

Tú sólo tú, Amor, amor, amor; Devuélveme el amor; Suave; Por debajo de la mesa y No sé tú siguieronengrosando la lista ganadora y así se siguió el repertorio que demostró lo dúctil que puede ser el artista con su voz y con su calidad interpretativa. El viaje por su carrera no decepcionó y las/los “incondicionales” de siempre se aliaron con los nuevos seguidores que descubrieron a un gran artista gracias a Netflix y Diego Bonetta.

Fue entonces un acierto que canciones del niño Luis Miguel también aparecieran durante el espectáculo para terminar de afianzar ese vínculo con el artista en todas su etapas.Las canciones elegidas en la set list fueron 1+1= 2 enamoradosLos muchachos de hoyDirecto al corazón y Decídete

Y sin dudas, la serie fue una bocanada de aire fresco para la carrera del artista -incluida su cuenta bancaria- que venía sumando traspiés. Conflictos legales, con el fisco, abandono y cancelaciones de shows, rumores de adicciones y hasta de la pérdida de su caudal vocal venían siendo las razones por las que el Rey Sol aparecía en los diarios. Todo quedó borrado anoche cuando además de escucharlo como en los discos, se lo vio de buen humor, agradecido y generoso en su entrega con al público.

Culpable o no, Fría como el viento, No me platiques más, La Chica del Bikini Azul, Suave, siguieron completando el repertorio para terminar con Isabel y Cuando calienta el sol. Fueron 37 títulos cantados por el artista junto a su impecable banda -nada playback o pregrabado- y las 14 mil almas que se rindieron complacidas ante los encantos del Rey.

Una noche de reivindicación en Córdoba que dejó en claro que el músico está más vigente que nunca.

Cba24n

Compartí esta nota y seguinos en las redes
error

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here