Pasó el mes de febrero y la problemática del lago San Roque volvió a instalarse mediáticamente por las impactantes imágenes del embalse color verde y con manchas azuladas. En algunos sectores el característico olor nauseabundo se empieza a sentir con fuerza.

El afloramiento de algas viene siendo sistemáticamente advertido por ambientalistas y dirigentes que, al mismo tiempo, reclaman la puesta en marcha de acciones concretas y coordinadas para combatir el fenómeno.

Sin embargo, el municipio sigue mirando impávido como los acontecimientos suceden, más allá de las declaraciones del tipo ‘estamos trabajando’ que son más que nada acciones de marketing.

Es que el denominado Plan de Abordaje Sanitario del Lago San Roque quedó reducido a la instalación de redes para evitar (sin éxito) el avance de las cianobacterias y a un par de cuadrillas de operarios que sacan el líquido contaminado (una cantidad ínfima en relación al total) en un camión atmosférico. Nadie ha precisado aun cuál es el destino final de lo extraído.

Las gacetillas que emite el municipio generan más preocupación. La difundida a mediados de este mes precisaba que los trabajos de limpieza “se desarrollan en la zona comprendida desde el puente Héctor Zilli hasta el puente Cassaffousth y en el sector del Playón Municipal”.

“De acuerdo a lo informado por los profesionales se recomienda no ingresar ni tener contacto con el agua en los sectores mencionados”, sostiene el comunicado oficial. Y eso es todo.

Con el antecedente de lo que sucedió en marzo de 2017, cuando se debió declarar la Emergencia Ambiental por un enorme afloramiento cianobacteriano que generó múltiples inconvenientes, queda claro que dichas acciones son insuficientes. Pero no hay reacción.

Cuando gobierna la improvisación

La impactante imagen del lago verde volvió a acaparar la atención de los medios provinciales. Ante la requisitoria periodística, el secretario de Salud, Rubén López, volvió a repetir un discurso que de tan reiterado y falto de explicaciones y propuestas concretas, parece una obra de teatro mal ensayada.

Al ser consultado por Teleocho, el funcionario reconoció que el lago San Roque atraviesa el “momento más crítico”. 

“Se han conjugado una serie de factores climáticos que perjudican el estado del lago. Esto es: los calores continuos, la falta de viento, la falta de lluvias, el exceso de movimiento del lago. Le falta de oxigenación al agua. Eso facilita que las cianobacterias se consoliden, se forme un tipo bloom y afloren como lo están haciendo en esta zona del lago”, dijo en referencia a la desembocadura del río San Antonio, en el puente Ezio Armando Carena.

Tras esa explicación, donde se le atribuye a la naturaleza la crítica situación del lago (¿?), López agregó –bien al estilo del discurso avilesista- que la situación es resultado de “una inacción de más de 30 años”.

“Los gobiernos anteriores miraron a Carlos Paz como una unidad económica haciendo negocios. No planificaron y permitieron que se urbanice en cualquier lado. La obra de cloacas que se cobró en el 2002 y 2003 nunca se hizo, solamente el 20%, y no hubo una política ambiental seria. Este gobierno está haciendo las cloacas, llegando al 65% de la ciudad donde pagaron las cloacas. Este gobierno, con el aporte de la provincia, terminará las cloacas para fin de año”, afirmó López.

Lo que hay que decir es que el gobierno del que forma parte López lleva casi 8 años al frente del municipio. Bien vale considerar también que Avilés fue concejal 8 años más. De modo que la inacción de la que acusan también les cabe a quienes hoy están al frente del municipio. 

El que decidió ahora responderle con crudeza fue el gerente General de la Coopi, Alejandro Eguiguren, que en un posteo en Facebook lo invitó, sin eufemismos, a ‘dejar de decir pelotudeces’.

“Como estoy harto, totalmente harto, de la ignorancia, la obscenidad y la indecencia de los monos con Gillette y poder en el gobierno municipal de Carlos Paz en este caso representados cabalmente por Rubén López en relación a la contaminación del lago San Roque vuelvo a subir el panfleto realizado íntegramente por mí en el año 1990 (hace 30 años, se repartieron 10.000 copias) para los que aún les interesa leer e informarse, y con la sana intención de que alguien se lo acerque a este oscuro personaje a ver si deja de decir PELOTUDECES en la prensa. Señor funcionario instrúyase, el conocimiento no le va a traer ninguna enfermedad”, publicó.

De hecho, desde la Cooperativa Integral aclararon los alcances de la obra de cloacas y cuánto es lo que en verdad el municipio ha avanzado (ver aparte).

El ingeniero Juan Carlos Paesani, integrante de la ONG Educación, Ambiente y Trabajo también refutó los dichos de López y volvió a insistir en que para que exista un verdadero Plan de Saneamiento se requiere del desarrollo de políticas públicas sostenidas en el tiempo. Para ello es necesario involucrar a la totalidad de los municipios y comunas que integran la Cuenca del Lago San Roquejunto al gobierno provincial.

“Faltan políticas de Estado. Mientras no hay unión política para hacer un plan, la situación no se podrá revertir. Recuperar un embalse requiere de un trabajo de muchas décadas. Este embalse está agonizando”, dijo y añadió que es urgente la convocatoria a reunión del Comité del Cuenca.

“Tiene que ser un Comité de Cuenca efectivo, no que se reúna para cualquier cosa”, consideró.

El médico sanitarista Emilio Iosa es uno de los que insistentemente viene planteando a nivel político la necesidad de articular medidas para enfrentar esta situación. Desde la gestión Avilés se limitaron a relativizar la advertencia y –como es habitual en la estrategia oficialista- buscaron ‘pegarla’ a un supuesto interés partidario para dañar la imagen de la gestión, teniendo en cuenta que Iosa se postula para la intendencia.

Pero la verdad es que lo que anticipó el informe ‘Alerta San Roque’ se hizo realidad. Y así lo hizo saber Iosa en su perfil de Facebook.

“Como lo anunciamos en el Informe Alerta San Roque, que fue entregado al Defensor del Pueblo de la ciudad, al Concejo de Representantes de Villa Carlos Paz, a Legisladores Provinciales y a Diputados Nacionales Cordobeses, se está desarrollando en pleno centro de Villa Carlos Paz un bloom de cianobacterias tóxicas en plena temporada turística”, dijo.

Ante esto, desde Carlos Paz Despierta insisten con que, “de forma urgente se conforme un Comité de Crisis a Nivel Nacional para poder mensurar esta amenaza y planificar una respuesta antes que se descompongan las cianobacterias eliminando la toxina microsystina en el agua y generando un olor pestilente”.

Además, solicitan “de manera urgente que se comunique a la población el diagnóstico que tiene el municipio y la provincia sobre el uso recreativo del lago San Roque, teniendo en cuenta las Directrices del Ministerio de Salud de la Nación para uso seguro de Aguas Recreativas”.

Por último, piden “la creación urgente de una Autoridad de Cuenca para organizar acciones conjuntas y coordinadas en el corto, mediano y largo plazo tendientes a la remediación y al manejo de contingencia que pueda suplantar al Comité de Cuenca que nunca ha funcionado ya que depende del llamado de las autoridades provinciales”.

Foto principal: Carlos Paz Despierta.

Datos precisos sobre el avance de la obra de cloacas

Avilés y su séquito de funcionarios repiten una y otra vez que la situación del lago es así porque los vecinos fueron estafados al pagar la obra de cloacas que nunca se hizo. Lo cierto es que nunca dan la información precisa y la falacia se repite una y otra vez.

En el año 2002 el Gobierno de la Provincia de Córdoba junto a la Municipalidad de Villa Carlos Paz y la Asociación Regional de Cooperativas (ARCOOP) firmó un convenio para el saneamiento integral de la cuenca del lago San Roque.

Precisamente ese fue el marco normativo para que en nuestra ciudad se concrete la firma de un contrato entre la Municipalidad de Villa Carlos Paz y la Cooperativa Integral para la construcción de obras necesarias para tratar los líquidos cloacales en los sectores más críticos (no en la totalidad del ejido).

Desde la Cooperativa Integral informaron que la obra de cloacas lleva en la actualidad un avance del 78% del previsto en la primera etapa. De ese total el 75,6% lo construyó la Coopi en tanto que el 14,4% el municipio con crédito ENOHSA (Ente Nacional de Obras Hídricas de Saneamiento) y el Rubro Obras. La primera etapa representa 140 kilómetros de red. Actualmente hay construidos aproximadamente 100 kilómetros.

En los siete años y medio que Avilés lleva al frente del municipio se construyó 9,7% del total previsto en la primera etapa. Es decir, es decir 11,8 km con un ritmo 1,3 km por año.

Gran parte de lo proyectado en el Acuerdo Marco, firmado en el 2002, se ejecutó. Esto es: planta de Tratamiento Terciario, 15 estaciones de bombeo y 3.000 metros de cloaca máxima. Desde 2002 a la fecha la Coopi incrementó el volumen de líquidos cloacales tratados en forma avanzada (tratamiento terciario) de 500 m3/día (chopera verde) a más de 12.000 m3/día que constituyen un porcentaje total de 40% sobre el total de efluentes generados por la ciudad.

“Si le sumamos los 10.000 m3/día que tratamos en La Falda y Valle Hermoso encontraremos que en la Cuenca del lago se están tratando aproximadamente un 30% de efluentes que antes se descargaban crudos al lago. Se requiere llegar por lo menos a un 70/80%”, agregaron desde la institución.

Sin embargo, la construcción de las redes domiciliarias no pudo ser finalizada porque el municipio no cumplió con el contrato suscripto. El mismo establecía que la municipalidad debía reconocer la variación de costos que tuviera la obra y trasladarlos a las cuotas que debían pagar aquellos vecinos que no optaron por el pago de contado en una sola cuota.

El artículo 7 de la ordenanza 4071, especificaba que cada vez que se produjera una variación en los costos de obra igual o superior al 10%, los incrementos serían agregados en cada cuota aún no pagada.

La Coopi fue informando sobre el encarecimiento de los precios de obra y solicitando el reconocimiento de la variación de costos. El primer pedido fue presentado el 12 de setiembre de 2003 y reiterado en 11 oportunidades hasta octubre de 2005.

En las últimas notas dirigidas al municipio, la Cooperativa dejó expuesto que aplicar la actualización sería ya “anacrónico e insuficiente” y planteó que “debe ser el propio municipio el que encuentre los medios para dar solución a esta problemática sin trasladar a los vecinos los efectos de dicha actitud”.

De esta manera, la obra se fue desfinanciando hasta hacerse imposible su continuidad.

A raíz de esto, la Cooperativa Integral inició un juicio en contra de la municipalidad con la intención de que se reconozcan los valores reales para finalizar con las obras comprometidas. El litigio judicial terminó en un acuerdo entre las partes celebrado a través de la sanción de la ordenanza 5201.

Allí se lee que “las partes declaran saldados todos los reclamos producidos por la Cooperativa con relación a los rubros que integraron el reclamo originario, renunciando a todos los derechos que le pudieran corresponder por relación habida respecto de los contratos de concesión (…) de Obra Pública para el tendido de redes colectoras cloacales y de Obra Pública para la ejecución de cloaca máxima, estación de bombeo, impulsiones y ampliación de planta depuradora existente”.

La ordenanza lleva la firma del exintendente Carlos Felpeto y del actual mandatario, Esteban Avilés, que en ese momento se desempeñaba como presidente del Concejo de Representantes.

Tapar la situación del lago, incluso a la fuerza

Integrantes del Colectivo Cuenca Lago San Roque desarrollaron el sábado 23 de febrero una intervención para concientizar sobre el estado del embalse. Lo hicieron frente a la secretaría de Turismo de Villa Carlos Paz para difundir la presencia de cianotoxinas en el agua y su impacto directo en la salud de la población.

Personal de Seguridad Urbana de efectivos de la policía buscaron frenar la actividad con el argumento de que no tenían autorización del municipio. Se vivieron momentos de tensión cuando intentaron decomisar las banderas y carteles. Además, llamó la atención que pidieran los datos personales de algunos de los manifestantes.

“Tienen que pedir autorización en la municipalidad. A mí me mandan a pedirles que se retiren”, señaló uno de los inspectores.

Vale mencionar que ese día en la secretaría de Turismo, se receptaban inscripciones para un evento de navegación a vela auspiciado por la municipalidad. Por esta razón se resolvió realizar la intervención para concientizar y visibilizar la crítica situación del lago.

Cabe recordar que el Colectivo Cuenca Lago San Roque está integrado por vecinos de diferentes localidades del Valle de Punilla, preocupados por el estado del embalse.

“No repartimos folletos. Solo leímos material para concientizar a la población sobre la situación del lago San Roque”, relató a La Jornada María Mancuello, integrante de la agrupación. “Nos decían que no teníamos autorización para este tipo de acto público. En realidad, solo estábamos hablando con los vecinos para que no expongan a sus hijos ni siquiera al olor por los problemas que esto trae”, añadió.  

Entre los ejes que articulan las acciones del Colectivo Cuenca Lago San Roque se destacan: acompañar la denuncia sobre la contaminación del lago San Roque; responsabilizar a los gobiernos locales, de la provincia de Córdoba y de la nación porque al no tomar las medidas necesarias desde hace años hasta ahora, ponen en riesgo a la población toda; exigir la urgente conformación del Comité de Cuenca representativo y ejecutor de propuestas urgentes que avancen en el saneamiento del lago.

A pesar del amedrentamiento y la actitud intimidatoria de los inspectores municipales, los manifestantes se quedaron en el lugar hasta pasado el mediodía.

Cloacas: finalmente el municipio no será veedor de los controles en la planta

El fiscal de primer turno, Gustavo Marchetti, decidió revocar la decisión tomada inicialmente por el fiscal de feria, Ricardo Mazzuchi, para que el municipio pueda ejercer como veedor de los controles que se desarrollan en la planta de tratamiento de líquidos cloacales de Villa Carlos Paz.

En la resolución, fechada el 6 de febrero, Marchetti explica que, “no se brindaron razones de la designación de veedores municipales” y que corresponde revocar esa disposición “por contario imperio, atento a que la municipalidad de Villa Carlos Paz no reviste el carácter de parte en el proceso”.

La resolución se inscribe en el marco de la denuncia formulada por el intendente Esteban Avilés contra la Coopi por la contaminación del lago San Roque, a partir del presunto vertido de aguas sin el debido tratamiento.

La causa recayó inicialmente en la fiscalía nº 2, y una vez que se levantó la feria judicial pasó a la fiscalía nº 1.Marchetti, asimismo, dejó firme los controles a cargo de la Policía Ambiental y, en relación al pedido de intervención de la planta, corroboró lo dispuesto por Mazzuchi en tanto la solicitud será “tenida presente para su oportunidad”.

Desde la Coopi, por su parte, explicaron que las irregularidades detectadas en los volcamientos ya se han corregido y que las inspecciones buscan garantizar que los parámetros sean los permitidos.

“Inmediatamente empezamos a hacer las maniobras de corrección de la planta cuando nos enteramos del resultado del muestreo que había hecho Policía Ambiental, y por el cual nos estaba llamando la atención”, expresó a VillaNos Radio José Ipolito, jefe de servicios de la Coopi.

Y añadió: “En este momento, la planta está produciendo efluente cloacal tratado de una excelente calidad y en condiciones de ser volcado al lago. Tenemos las muestras. Y por ese lado, estamos tranquilos porque estamos haciendo las cosas como corresponde”.

Nota correspondiente a la edición n° 538 del periódico La Jornada, del 27 de febrero de 2019.

Compartí esta nota y seguinos en las redes

ESCRIBE UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here