El lago San Roque está en boca de todos, pero no alcanza

Por Alejandro Gómez

La crítica situación del lago San Roque, prácticamente cubierto de un manto verde producto del afloramiento de las algas, explotó. En plena temporada.

Dirigentes políticos y vecinos, con distintas modalidades, lograron instalar la problemática en la agenda pública. Cuando estamos a las puertas del inicio de las campañas electorales con miras a los comicios provinciales (12 de mayo) y municipales (30 de junio), las lecturas son de las más variadas.

El estado actual del lago desnudó la enorme distancia que hay entre el discurso y los hechos de la gestión que lidera Esteban Avilés en Villa Carlos Paz. A tal punto que el pomposamente llamado ‘Plan de Biorremediación’ quedó reducido, en la práctica, a un par de personas con ‘bicheros’ de pileta y a un camión atmosférico para intentar ‘limpiar’ de algas el espejo de agua.

Lo cierto es que enero ha sido un mes muy intenso en cuanto a acciones relacionadas a la grave situación del embalse.

En el plano judicial, una abogada de La Calera denunció penalmente a Avilés y al gobernador Juan Schiaretti “por riesgo de salud pública”, con el apoyo del colectivo Todos por el San Roque.

El intendente, por su parte, acusó a la Coopi ante el Poder Judicial por la contaminación del lago desde la planta de tratamiento de efluentes cloacales de Costa Azul y dejó entrever que podría tratarse de una maniobra adrede, en acuerdo con la oposición, para perjudicarlo políticamente. La prestataria lo cruzó de manera categórica. Rechazó la denuncia y la calificó de “irresponsable”.

En lo político, el partido Carlos Paz Despierta, que postula a Emilio Iosa para la intendencia, avanza en su intención de articular con legisladores locales, provinciales y nacionales un ‘Acuerdo San Roque’ sobre el que pararse para comenzar con acciones concretar para sanear el lago.

Vecinos autoconvocados de diferentes localidades vinculadas al embalse, en tanto, conformaron un nuevo espacio denominado Colectivo Cuenca San Roque. Su primera acción pública será visibilizar la problemática en la 8° Marcha por el Agua, la Tierra y la Vida, que tendrá lugar el 2 de febrero en Cosquín.

En medio de todo, el lago San Roque agoniza y pide ayuda a gritos.

Es obvio que revertir la contaminación es un proceso muy largo que excede las responsabilidad de un gobierno en particular (municipios, comunas y la provincia tienen su cuota parte), pero es hora de dejar de lado los discursos y que cada quien se ocupe de lo que le toca.

Denuncia penal contra Avilés

La abogada Violeta Saltiva formalizó, el viernes 11 de enero, una denuncia penal “por riesgo de salud pública” en contra del intendente Esteban Avilés, el gobernador Juan Schiaretti, el ministro de Agua, Ambiente y Servicios Públicos, Fabián López, y secretario de Recursos Hídricos Edgar Castelló.

La novedad se conoció ese mismo viernes, en el marco de una convocatoria realizada por el colectivo Todos por el San Roque, que agrupa a ONGs, fundaciones y vecinos preocupados por la situación del embalse.

El espacio surgió en 2013, oportunidad en que se presentó públicamente y a las autoridades un “documento base” respecto a la realidad del lago, reclamando acciones para evitar su deterioro y comenzar con la remediación. Sin embargo, cinco años después, la situación ha empeorado.

Saltiva se definió como vecina de La Calera y usuaria del agua del San Roque, y aclaró que la denuncia fue realizada “a título personal”.

“No represento a nadie”, enfatizó, aunque invitó a vecinos y ONGs a plegarse al reclamo judicial como querellantes, o aportando nuevas denuncias que se sumen a la ‘causa madre’. “Ahora hacen falta pruebas”, recalcó.

Respecto a la denuncia argumentó que, “el estado crítico en el que se encuentra el lago San Roque no solo pone en peligro a la comunidad de Villa Carlos Paz, sino a 2,5 millones de personas que se abastecen de agua de este lago”. Y advirtió que esta situación, “está causando daños terribles a la salud”.

En este sentido, no descartó una vinculación entre los numerosos casos de cáncer que se registran en La Calera y el estado del embalse.

“Un momento bisagra”

Para Juan Carlos Paesani, la denuncia presentada por Saltiva representa “un momento bisagra” en la lucha por el saneamiento del lago.

Paesani, referente de la ONG EAyT (Educación, Ambiente y Trabajo) y uno de los principales impulsores de Todos por el San Roque recordó que el colectivo nació en 2013 “porque veíamos la problemática grave del lago e hicimos una propuesta que se llamó el documento base donde detallamos soluciones participativas para toda la cuenca”.

“A pesar de que nos movilizamos y se lo hicimos conocer a los funcionarios, obviaron al estudio y llegamos a esta instancia donde año tras año se fue agravando la situación del lago”, señaló.

El comprometido ambientalista planteó, además, que lo que ocurre en el embalse “no solo es un problema ecológico si no también económico”.

“Si llega a haber un bloom explosivo de algas en pleno verano habrá un perjuicio económico muy grande para la ciudad”, dijo, aunque insistió con que, “lo más serio e importante es la salud de las personas”.

Paesani consideró que la denuncia contra las autoridades marcará “un antes y un después” en la lucha por el lago, y fustigó el “marketing ambiental” que lleva adelante la gestión del intendente Avilés.

De la convocatoria, que se concretó en el bar del hotel Los Sauces, participaron vecinos, integrantes de organizaciones ambientalistas, trabajadores de la Cooperativa Integral, y distintos dirigentes políticos, entre ellos los concejales Natalia Lenci (UCR) y Gustavo Molina (Frente Cívico), Raúl Bonadero (Participación y Cambio) y el candidato a intendente por Carlos Paz Despierta, Emilio Iosa.

Municipio acusó a la Coopi por la situación del lago y la respuesta llegó de inmediato: “es una locura”

El municipio de Villa Carlos Paz inició acciones penales contra la Cooperativa Integral “a los efectos de disponer la adopción de medidas urgentes, tendientes a hacer cesar en forma inmediata la contaminación del lago San Roque”. Por otro lado, reclamó que la planta de tratamiento ubicada en barrio Costa Azul sea intervenida.

La denuncia asegura que desde dicha planta “se vierten al embalse más de 10 millones de litros diarios sin el debido tratamiento”. Y utiliza como base un informe de la Policía Ambiental sobre relevamientos realizados en diciembre pasado a partir de la aparición de afloramientos de cianobacterias “muy importantes”.

Durante una conferencia de prensa, el intendente Esteban Avilés vinculó la problemática del lago con las próximas elecciones a nivel municipal.

Flanqueado, entre otros funcionarios, por su ‘delfín’ para estos comicios, el actual secretario de Coordinación de Gabinete Daniel Gómez Gesteira, Avilés arremetió contra la oposición y sugirió que eran parte de una maniobra adrede para pudrir el lago.

“Es una irresponsabilidad de estos dirigentes de la Cooperativa, que están acompañados también de concejales y casi todos los candidatos políticos de la oposición. Nosotros estamos a favor de la salud pública y a favor de que con los impuestos y pagos de los vecinos se haga lo que se tiene que hacer. Todos abonamos un servicio que aparentemente no realizan, y me gustaría saber qué hacen con ese dinero, que es millonario”, bramó Avilés. Y apuntó que, “el informe indica que se estarían tirando líquidos sin tratamiento a través de un ducto troncal de forma directa al lago”.

“Me pregunto: ¿Esto no será a propósito?, ¿No será una maniobra política de la institución amparada por sectores de la oposición en donde el lago sería el caballito de batalla en esta elección, y nos estén pudriendo el lago?”, disparó.

La respuesta de la Coopi no se hizo esperar. El jefe de Servicios de Agua y Cloacas, José Ipólito, rechazó de manera tajante las acusaciones formuladas por Avilés y planteó que la denuncia penal presentada “es desmedida e irresponsable”.

“Queremos aclarar la situación y llevar tranquilidad a la población. No es real que la Coopi sea la mayor contaminante del lago. Es mentira. Y de hecho, somos los que más hacemos por el saneamiento”, afirmó.

Ipólito estuvo acompañado por el presidente del Consejo de Administración, Adolfo Mena, y el abogado Juan Carlos Antonino.

En la mesa, dos frascos de laboratorio Erlen Meyer tenían muestras de agua recogidas esta misma tarde en la planta de tratamiento de barrio Costa Azul. Uno con el líquido crudo, tal como ingresa, y el otro con el agua que se devuelve al lago tras el proceso de depuración.

Tras recordar que la institución presta el servicio de cloacas desde 2002, Ipólito consideró que, “después de casi 20 años decir que la Coopi es la principal contaminante del lago es desmedido e irresponsable”.

“Por lo menos no se equivocaron en la cantidad. La tarea de la Coopi es que esos 10 millones de litros que ingresan a la planta por día no sean volcados crudos al lago. Y eso es lo que hacemos desde 2002, primero con las choperas, luego con la ampliación y finalmente con la planta de tratamiento”, señaló.

Respecto al informe de la Policía Ambiental en el que el municipio se basó para hacer la denuncia, Ipólito reconoció que, “no siempre las condiciones de volcado son aceptables” pero, tras la intimación, “esos errores se están corrigiendo”.

“Policía Ambiental nos controla desde hace 10 años, al menos dos veces por mes. De todas esas ocasiones solo en 5 o 6 se detectó algún problema. Y cuando ocurre, como fue en diciembre cuando se advirtió que algunos parámetros estaban por encima de lo permitido, nos avisan y ajustamos las marcas para mejorar el volcado”, insistió.

En este punto criticó que, aunque corresponde, el municipio “no controla nada”.

“Ni siquiera conocen la planta”, afirmó.

Se refirió también a la afirmación realizada por Avilés en el sentido de que el volcamiento podría ser adrede para utilizarlo con fines políticos, en acuerdo con la oposición.

“Eso es una locura. Si hubiéramos estado arrojando por día diez millones de litros de agua servida hoy el lago sería una cámara séptica gigante”, graficó.

En el plano legal Antonino apuntó que, “como lo hizo siempre, la Coopi se va a poner a disposición de la justicia y, en lo administrativo, se realizarán todas las presentaciones necesarias para que la situación sea aclarada”.

Esbozan el ‘Acuerdo San Roque’

El miércoles 23 de enero por la mañana se llevó a cabo una actividad particular en relación a la problemática del lago San Roque.

Convocados por Carlos Paz Despierta, un grupo de vecinos y legisladores locales, provinciales y nacionales recorrieron el embalse a bordo de un catamarán para corroborar ‘in situ’ la crítica situación.

Participaron de la jornada las diputadas nacionales Brenda Austin y Olga Rista (UCR), el legislador Adolfo Somoza (Frente Cívico) y los concejales Natalia Lenci (UCR) y Gustavo Molina (FC), entre otros dirigentes de distintos espacios políticos.

Durante el recorrido, el médico sanitarista y referente de Carlos Paz Despierta, Emilio Iosa, y el doctor en Biología Eduardo Benavídez, ofrecieron detalles técnicos y científicos de la situación del embalse.

En este sentido, Benavídez subrayó que para comenzar a remediar el estado de contaminación es necesario tener “compromiso social” y “decisión política” ya que, desde el punto de vista técnico, “las herramientas de aplicación son sencillas”.

“Pero hay que tomar medidas urgente para no estar ante una verdadera catástrofe ambiental”, advirtió, señalando el manto verde de las cianobacterias que prácticamente cubre todo el embalse.

El catamarán llegó hasta el lugar donde se está construyendo el nuevo puente sobre el lago, en inmediaciones del paredón del dique, y desde allí emprendió el regreso el embarcadero ubicado en el Puente Uruguay,

En diálogo con La Jornada, Iosa consideró “un primer paso muy importante que representantes de diversos partidos en el Congreso, la Legislatura y el Concejo de Representantes vean in situ cómo está el lago”.

Destacó como un avance, asimismo, “generar un borrador del Acuerdo San Roque planteando cuestiones muy concretas que nos permitan trascender de lo declamativo y pasar a la acción”.

En este sentido mencionó como pilares de esta iniciativa la creación de una Autoridad de Cuenca “que pueda funcionar con presupuesto y autonomía” y la puesta en marcha de un “Comité de Crisis que pueda mensurar la amenaza que implican los afloramientos de cianobacterias que se van  a repetir”.

Ante la gravedad de la situación, “el Estado necesita dar una respuesta que trascienda el discurso político”, insistió.

Iosa, que también se postula para la intendencia de Villa Carlos Paz, valoró como un logro del espacio que referencia “posicionar la problemática del saneamiento del San Roque a nivel político en la agenda de todos los partidos en este período electoral”.

Se refirió, además, a la denuncia realizada por el municipio contra la Coopi. “Las declaraciones del intendente (Esteban Avilés) me entristecieron muchísimo. Es un atentado a la inteligencia de los carlospacenses. La situación del lago le quedó grande al municipio.

Se trata de un problema estructural que viene desde hace tiempo, y evidentemente el municipio no está a la altura para tratarlo”, cerró.

Se conformó el Colectivo Cuenca lago San Roque

El martes 22 de enero se realizó la primera reunión asamblearia del Colectivo Cuenca del San Roque. El encuentro se desarrolló en la sede del centro vecinal de barrio Santa Rita y contó con un importante número de participantes de distintas localidades de la cuenca que aportaron las voces de organizaciones y ciudadanía autoconvocada.

En ese marco se dio un primer paso para la conformación de un grupo plural y con bases sólidas para sostener reclamos y acciones.

Tras la reunión, el denominado Colectivo Cuenca del San Roque difundió un comunicado donde se informa “la conformación de este grupo heterogéneo de ciudadanos que nos hemos convocado por la situación del lago de la que mucho se habla, pero sobre la que sentimos poco se ha actuado”.

“Provenimos de varias ciudades y comunas de la Cuenca del Lago, algunos participamos en organizaciones y otros somos vecinos que nos sentimos interpelados por esta problemática.

Así asumimos la representatividad de otros vecinos preocupados pero que no disponen de los tiempos para llevar adelante un activismo concreto”, señala el escrito. Y aclara que, “estamos abiertos a la participación de quienes se quieran seguir sumando, siempre sin banderías partidarias o intereses particulares”.

Durante la asamblea se decidió participar en la 8° Marcha por el Agua, la Tierra y la Vida, que tendrá lugar el 2 de febrero de las 17:30 en Cosquín “para visibilizar esta causa que es de todos”.

Entre los ejes que articulan las acciones del Colectivo Cuenca San Roque se destacan: acompañar la denuncia sobre la contaminación del lago San Roque; responsabilizar a los gobiernos locales, de la provincia de Córdoba y de la nación porque al no tomar las medidas necesarias desde hace años hasta ahora, ponen en riesgo a la población toda; exigir la urgente conformación del Comité de Cuenca representativo y ejecutor de propuestas urgentes que avancen en el saneamiento del lago.

Asimismo reclaman que, “los estados municipales, provincial y nacional destinen los fondos presupuestarios necesarios para que toda la cuenca tenga un tratamiento de líquidos cloacales, se ejecute una política de seguridad ambiental no permitiendo más desmonte y nada que afecte la salud del lago y por ende de las poblaciones directa o indirectamente involucradas”.

Despiece V

Apuntes

Hay que transformar este “guerrero enfrentamiento” en una “pacífica concordancia”

Por Raúl Bonadero (*)

Quiero dirigirme a todos los vecinos de Villa Carlos Paz para referirme al tema crucial que afronta la Ciudad en estos tiempos; la situación del Lago San Roque. Lo hago como simple vecino con la única autoridad de tener 83 años y haber incursionado en distintas actividades públicas y privadas en los últimos 60 años. Al mismo tiempo quiero adelantar que no soy candidato a nada, ya que la ocupación de tiempo completo que exige una responsable actividad política es incompatible con mi edad.

Es muy posible que en los próximos meses asistamos a una situación caótica de las aguas del lago, lo que sumado a las disputas políticas crea un ambiente de lucha brutal, ya que no hemos aprendido a trabajar concertando con inteligencia. Casi todos somos responsables de esta historia en distinto grado. Sin duda que las autoridades municipales de los últimos decenios deben asumir la responsabilidad fundamental.

El problema del tratamiento de los residuos cloacales es indudablemente uno de los factores que más incide en esta problemática. La ausencia de acuerdo entre el municipio concedente y la Coopi prestataria es una intolerable falla que lleva muchos años de existencia. Una alteración en el tratamiento de los efluentes producida a finales del pasado mes de diciembre ha desencadenado un enfrentamiento político judicial que nada aporta a la solución. No estoy capacitado ni informado suficientemente como para aseverar el grado de responsabilidad de la prestataria, pero bueno es saber que durante los últimos diez o quince años, durante los cuales el gobierno provincial controló la calidad del tratamiento cloacal, no ha trascendido ninguna objeción.

Se avecinan en nuestro país tiempos sumamente difíciles social, económico y políticamente. Carlos Paz no será una excepción. Tratemos de transformar este “guerrero enfrentamiento”, por una “pacífica concordancia”. Dejemos de lado los planteamientos asentados en ambiciones personales, que conllevan a la ruptura de posibles lazos colectivos. “Ser” para uno, es nuestra pesada carga humana que no puede eliminarse pero si atenuarse.

(*) Exconcejal y exconvencional constituyente.

Nota correspondiente a la edición n° 537 del periódico La Jornada, del 30 de enero de 2019.

Compartí esta nota y seguinos en las redes

1 COMMENT

  1. LA PALABRA FINAL, QUIZÁS DEMASIADO TARDE, LA TENDRÁ EL PROPIO EMBALSE

    Tengo la plena seguridad de ello, y también, como dice el título del artículo tampoco alcanzará, porque la inercia de no hacer nada concreto, desde los gobiernos, será la que le dé la estocada final.

    Vale aquello: que todos los muertos tuvieron posibilidad de salvarse hasta un segundo antes de la muerte.

    Guardo la esperanza, de que una vez por todas la justicia se saque las vendas y vea por sus propios ojos, sin necesidad de que se tenga que hacer voluminosos expedientes. Justicia lenta también aporta a la agonía del Embalse.

ESCRIBE UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here