Villa Carlos Paz transita esta temporada entre la esperanza y la desilusión.

La gestión que encabeza el intendente Esteban Avilés, con el secretario de Turismo y Deportes, Sebastián Boldrini, como principal vocero, intenta maquillar la realidad y presentar este verano como exitoso, a fuerza de exagerar índices de ocupación (en algunos casos hasta el ridículo) y repetir slogans en los medios en los que contrata pauta publicitarias.

Si nos guiamos por los números que ofrece el municipio, la temporada hasta ahora cierra con promedios de ocupación por encima del 70%. Pero claramente esto no es cierto.

El sector privado contradice estos números con los que surgen de la cotidianeidad: cuántas habitaciones están ocupadas en un hotel a lo largo de la semana; cuántos cubiertos vende un restaurante; cuántas entradas vende un teatro; cuántos turistas acceden a algunos de los complejos de entretenimientos que tiene la ciudad… Y así en cada rubro.

Aunque con matices, punto más o menos, los operadores turísticos coinciden en que esta temporada, en relación con la pasada, está entre un 30% y un 40% por debajo. Y la califican como mala.

“Muy mala”, remarcó, sin vueltas, Antonio Delich, propietario de Peko’s Multiparque y de varios hoteles en Villa Carlos Paz.

“La temporada es mala, pero la situación del país es malísima. Dentro de todo nosotros estamos trabajando bien, pero la temporada es muy mala”, expresó el experimentado empresario. Y aseguró que, en comparación con el año pasado, “que ya fue regular, se registra un 30% menos”.

“El ánimo de la gente no nos está acompañando. Uno le pone fuerzas, pero la gente está triste. Los argentinos estamos divididos de mal manera y vamos a tener que unirnos y pechar mucho para salir adelante”, reflexionó.

Todas las fichas a la segunda quincena

Históricamente, la segunda quincena de enero es la de mejor afluencia turística en Villa Carlos Paz. Y en este dato se basan las moderadas expectativas que quedan en pie.

La falta de políticas turísticas que caracterizó a la gestión Avilés, cuya principal estrategia ha sido poner a Carlos Paz ‘de oferta’ haciendo de los precios bajos casi la única carta de presentación, se hace sentir.

Y para muchos, una mala temporada sella el destino de los comercios durante el año, ya que impide ‘hacer la diferencia’ que permita, al menos, sobrevivir hasta el próximo verano.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here