Un ‘silla ruedazo” desnudó la falta de accesibilidad de Villa Carlos Paz

Publicidad

El primer día de diciembre se desarrolló el denominado ‘silla ruedazo’ para denunciar y visibilizar la falta de accesibilidad y las barreras arquitectónicas que existen en Villa Carlos Paz.

La actividad fue organizada por la fundación UPIS (Unidos por la Inclusión Social) en forma conjunta con la fundación Derechos sobre Ruedas y activistas independientes.

Con la idea de que puedan vivenciar en primera persona las dificultades que enfrentan a diario las personas que padecen alguna discapacidad, se había invitado públicamente a funcionarios municipales, empezando por el intendente Esteban Avilés, legisladores provinciales, concejales y dirigentes con intenciones de ser candidatos en 2019.

Dijeron presente los tres parlamentarios provinciales que viven en Villa Carlos Paz, Mariana Caserio, Viviana Massare y Adolfo Somoza. Desde el cuerpo legislativo local aceptaron la invitación Natalia Lenci, Omar Ruiz y Oscar Sequeira. También estuvieron Rodrigo Serna, Jorge Lassaga, Ezequiel Cassino y Oscar Sépola.

Desde el municipio, nadie. Ni uno. Tampoco asistió el defensor del Pueblo, ni el Adjunto.

“Muy impactante”

Lucía Torres, presidenta de la fundación Upis consideró que el ‘silla ruedazo’ tuvo un desarrollo “muy positivo e impactante”.

“Queríamos que pudieran vivenciar las dificultades que tienen para poder moverse libremente por Carlos Paz las personas con discapacidad”, dijo.

El recorrido comenzó en la sede de la defensoría del Pueblo. “Desde ahí hasta la Terminal, una cuadra y media, demoramos como veinte minutos. Además mostramos cómo no se puede acceder al Concejo que está en el primer piso (desde 2016 está aprobado el proyecto para instalar un ascensor pero inexplicablemente no se concretó). La zona más crítica fue desde la Escuela Carlos Paz hacia el centro. Es imposible transitar por las veredas y hay que bajar a las calles, que están en un estado deplorable”, relató.

Legisladores, concejales y dirigentes hicieron el recorrido en silla de ruedas, guiados por un vecino de Villa Carlos Paz que circula habitualmente en esa condición.

En el centro, les vendaron los ojos para que pudieran percibir lo que sentía una persona ciega.

“No tenían idea de lo que es hacer una cuadra por Carlos Paz si sufrís alguna discapacidad”, dijo Torres.

Mencionó, también, la inaccesibilidad de los locales comerciales, como por ejemplo un kiosco con la ventanilla a más de un metro, o un regional con una rampa imposible de trepar. Además advirtió sobre la falta de baños accesibles en la zona céntrica.

La falta de infraestructura accesible se agrava cuando lo que poco que se ha hecho, se hizo mal.

“Frente a la municipalidad hay una rampa que tiene una inclinación terrible. Para una persona que va sola en silla de ruedas se convierte en algo muy peligroso. Hacen todo mal. Lo que les pedimos a los funcionarios es que cumplan con la Ley Nacional de Accesibilidad nº 24314. Está todo escrito, no hay que inventar nada”, señaló.

Tras el recorrido, la conclusión fue categórica: “Villa Carlos Paz es 100% inaccesible”.

Nota correspondiente a la edición n° 536 del periódico La Jornada, del 26 de diciembre de 2018.

Compartí esta nota y seguinos en las redes

ESCRIBE UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here