Presupuesto 2019, con la mirada puesta en las elecciones

Publicidad

Por Evelina Ramírez

El proyecto de presupuesto que el intendente Esteban Avilés pretende que apruebe el Concejo de Representantes asciende a la cifra de $ 1.707.745.042. Según el mandatario, en su elaboración primó “un criterio restrictivo en la estimación del gasto y sustentado en una prudente previsión de los recursos”.

Si lo comparamos con el presupuesto aprobado originalmente para 2018 ($1.247.252.060), el incremento roza el 40%. Lo que mete miedo es que, en el actual contexto de crisis que atraviesa el país, y que golpea con fuerza los bolsillos delos sectores trabajadores, se estima que el aumento en las tasas municipales se acercará a ese porcentaje.

Con una inflación proyectada para 2018 del orden del 40%, el incremento en las tasas a nivel local se aproximará –puntos más o menos- al mismo guarismo.

Al igual que en años anteriores, la secretaría de Desarrollo Urbano Ambiental se lleva el mayor porcentaje con $ 660.688.631 (38,68%); le siguen secretaría de Salud Pública con $ 254.734.900 (14,91%) y la secretaría General, Desarrollo Social y Educación: $ 231.107.312 (13,53%).

En un abordaje más general, del total del presupuesto 2019, el 37% ($ 629.030.000) es para el pago del personal, en sus distintas modalidades.

Otro de los aspectos a analizar del presupuesto es el límite que tiene cada funcionario para efectuar contrataciones directas. Esto es, con un criterio puramente discrecional y personalista, sin tener que llamar a concurso de precios ni licitación pública.

En el caso del intendente, si se aprueba tal como está, podrá realizar contrataciones directas por $ 675 mil ($ 225 mil pesos más con respecto al presupuesto vigente, es decir un 33%). Los directores pasan de $75 mil a $112.500; y los secretarios de $150 mil a $225 mil. El defensor del Pueblo tendrá habilitados montos de hasta $225 mil para contrataciones directas y la presidente del Concejo de Representantes, hasta 337.500 pesos.

Los concursos privados de precios aumentan de $ 2.250.000 a $3.375.000 y los concursos públicos de precios pasan de $ 7.500.000 a $ 11.250.000. La compra directa en remate público pasa de $ 3.750.000 a $ 5.625.000 y la licitación pública que se debía hacer si el monto superaba los $ 7.500.000 ahora sube a $ 11.250.000.

 

Publicidad

Una vez más, pondremos la mirada en cuanto destina el municipio a publicidad y propaganda. Para esto hemos considerados los ítems “publicidad y propaganda”, “imprenta publicaciones y reproducciones”, “auspicios” y “promoción”.

En total serán $ 58.249.408 los que el municipio destinará a acciones de promoción y difusión. La secretaría de Turismo y Deporte es la que se lleva la porción más grande en materia publicitaria ($23.041.500). En segundo lugar, queda el CAPTUR con $18.965.000 y en tercer lugar la intendencia con $ 7.538.067.

En un año electoral, es clave poner la mirada en cuanto destinará el municipio en materia de publicidad y propaganda. Más aun considerando la difusa frontera con la que se maneja el gobierno de Avilés al confundir publicidad de los actos de gobierno con propaganda partidaria.

Dentro de la secretaría de Calidad Institucional aparece el monto que se destinará para las elecciones: $3.880.520, de los cuales $664.800 se destinarán en publicidad y difusión.

 

Datos llamativos

Si nos detenemos en el detalle del Presupuesto 2019, algunos datos nos resultan llamativos. Por ejemplo, tanto en la secretaría de Salud como en la secretaría General, Desarrollo Social y Educación, hay una partida bastante importante que se destina a “locaciones de servicio”. Esto es: las contrataciones a profesionales como monotributistas que, como lo hemos mencionado en reiteradas oportunidades, en muchos casos se convierten en instancias de precarización prolongada en el tiempo.

En el caso de la secretaría de Salud, la partida que aparece bajo esta denominación asciende a $69.304.300 de los cuales $69.285.800 están específicamente asignadas a locaciones profesionales en la dirección de Atención Médica. Es decir, queda bien explicito que serán profesionales de la salud los que, una vez más, serán objeto de vulneración de sus derechos laborales.

Mientras que en la secretaría General en monto de locaciones especiales es de $ 9.296.800 y de $ 18.583.400 en becas de capacitación (otra de las formas de denominación a instancias de precarización laboral). En la secretaría de Desarrollo Urbano Ambiental también figura un monto de $ 11.091.900 destinado a “becas de capacitación”.

Para una ciudad que ha declarado la emergencia en violencia de género (marzo de 2017), la partida destinada al abordaje de esta problemática sigue siendo exigua. En el presupuesto 2019 figura un monto de $ 2.066.532 para el funcionamiento de la Casa de la Mujer. Es decir, un 12% más con respecto al presupuesto vigente. Un porcentaje que está muy lejos de los valores inflacionarios del país y que, en definitiva, significa un vaciamiento del área.

Para el Consejo Asesor de Políticas de Género, en tanto, la partida asignada para este año es de $ 236.250 (apenas un 20% más con respecto a las 189.000 que figuran en el Presupuesto 2018 y que fueron incluidos el año pasado a instancia de un planteo llevado adelante por el concejal Omar Ruiz). Para la atención a la infancia, en tanto, el total asignado es de $3.380.000.

Vale agregar también que el ítem que aparece bajo la denominación de “Plan Integral de promoción del empleo” no tiene fondos. 

La dirección de Cultura, a su vez, contará apenas con $7.152.650 para su funcionamiento a lo largo del año. Y una vez más, el Fondo Editorial (creado por la ordenanza 4955) aparece sin partida asignada para el 2019.

La novedad dentro de la secretaría de Salud es que se ha definido un monto $ 2.390.000 para el plan de abordaje sanitario del lago San Roque. 

En la secretaría de Desarrollo Urbano Ambiental figura como ítem la subsecretaría de Agua y Saneamiento. Se trata del área que Avilés quiso crear para que el municipio reasuma los servicios de agua y cloacas que hoy presta la Cooperativa Integral. Lo llamativo de la inclusión del ítem es que no tiene presupuesto asignado. Es decir: figura con cero pesos. Tal como sucedió en el 2018.

Del análisis general del Presupuesto 2019 se puede ver que hay una fuerte mirada puesta en las elecciones 2019. Con una cifra importante en materia de publicidad y propaganda, pero que sigue relegando la atención de la cuestión social en Villa Carlos Paz.

El Presupuesto es mucho más que una cuestión administrativa o meramente técnica. Es, sobre todo, una herramienta que permite dejar expuestas las intenciones del gobierno, más allá de las declamaciones.

 

Repaso por áreas

Concejo de Representantes: $ 63.215.570 (3,70%)

Consejo de Planificación Urbano Ambiental (CPUA): $ 2.756.038 (0,16%)

Defensor del Pueblo: $ 14.563.486 (0,85%)

Tribunal de Cuentas: $ 13.140.900 (0,76%)

Intendencia: $ 59.153.439 (3,46%)

Secretaría de Economía: $ 160.159.983 (9,37%)

Secretaría de Turismo y Deportes: $ 142.973.300 (8,37%)

Ente de Promoción Turística Captur: $ 22.593.400 (1,32%)

Secretaría General, Desarrollo Social y Educación: $ 231.107.312 (13,53%)

Secretaría de Salud Pública: $ 254.734.900 (14,91%)

Secretaría de Desarrollo Urbano Ambiental: $ 660.688.631 (38,68%)

Secretaría de Calidad Institucional, Cultos, Participación Vecinal y Juventud: $ 49.574.300 (2,90%)

Secretaría de Coordinación de Gabinete: $ 3.337.075 (0,19%)

Tribunal de Faltas: $ 18.626.708 (1,17%)

Amortización de la Deuda: $ 11.120.000 (0,09%)

Total: $ 1.707.745.042

 

Cambios en el organigrama: se eliminó la secretaría de Gobierno

El intendente Esteban Avilés transita el último tramo de su gobierno (se va en agosto), tras dos mandatos y siete años de gestión, y aún no logra optimizar –de acuerdo a sus parámetros- la estructura orgánica municipal. En esa búsqueda impulsó una nueva modificación en el organigrama que comenzará a regir desde el primer día de 2019 y que establece la eliminación lisa y llana de la secretaría de Gobierno.

Es cierto que el mandatario nunca le dio demasiada importancia a esa área que, tras el alejamiento de Oscar Di Vico, a principios de 2014 durante su primera gestión, quedó vacante y tuvo escasa relevancia, aunque en la práctica la firma del despacho quedó a cargo del Asesor Letrado, Juan Villa.

Históricamente la secretaría de Gobierno ha sido el brazo político de cualquier gobierno. Hoy, Avilés quiere que ese rol lo ocupe Daniel Gómez Gesteira desde la secretaría de Coordinación de Gabinete, un cargo que fue creado especialmente para garantizar la mayor exposición posible de quien se perfila como su ‘delfín’ para los comicios municipales de junio de 2019.

El proyecto fue aprobado en la sesión del 15 de noviembre por ocho votos. Acompañaron los ediles Alejandra Roldán, Mirtha Alessio, Hugo Bustos, Soledad Zacarías, Carla Livelli, Natalia Lenci, Marcelo Cuevas y Laura Orce. Estuvieron ausentes los concejales Gustavo Molina y Omar Ruiz.

En la nota de elevación, Avilés no da ninguna explicación de por qué decidió eliminar el área. Solo expresa que la modificación “surge como consecuencia de la reorganización que se propone en distintas áreas, en consonancia con el Proyecto de Presupuesto para 2019 recientemente remitido a ese Cuerpo Legislativo”.

El texto delega en el secretario de Coordinación de Gabinete la responsabilidad de la firma de los decretos que suscriba el intendente y que correspondan a los organismos de dependencia directa. Hasta ahora, esa tarea está a cargo del secretario de Gobierno.

Las competencias del área se distribuirán en diferentes secretarías.

Por ejemplo, “la comisión que regula el funcionamiento y mantenimiento de los balnearios de la ciudad, y la gestión de las oficinas administrativas descentralizadas del Distrito Sur y del Distrito Este (Medrano)” quedarán en manos de la secretaría de Calidad Institucional, Cultos, participación Vecinal y Juventud.

En tanto, “el Registro del Estado Civil de las Personas, las políticas de gestión de los Recursos Humanos del municipio, y proponer objetivos relacionados con la misión de los cementerios, dictando para ello las normas respectivas y su funcionamiento, conservación y mejoramiento y en especial, controlando, asegurando y ampliando la más eficiente y digna prestación de este servicio”, pasan a la órbita de la secretaría de Economía y Finanzas.

Es decir que tanto la dirección de Recursos Humanos como el Registro Civil estarán bajo el paraguas de Economía y Finanzas.

Otro aspecto importante de los cambios propuestos tiene que ver con las políticas de seguridad.

“La organización de los servicios de Seguridad Urbana, desarrollando políticas de mejoramiento de las condiciones socio ambientales que colaboren en la prevención del delito y prevención de lesiones accidentales en la vía pública, en el hogar etc.- así como de los efectos de los acontecimientos naturales, incidentes tecnológicos y fenómenos sociales no vinculados con el delito (coordinando acciones con Defensa Civil); los asuntos referidos a la Policía Municipal, su organización, funcionamiento y atribuciones, en el área de Tránsito, Transporte, Vía Pública, etc.; proveer lo concerniente al ordenamiento de tránsito urbano y atender los asuntos inherentes al Depósito de Vehículos –Corralón Sur-” pasan a la secretaría General, Desarrollo Social y Educación.

En esta línea, la dirección de Seguridad dependerá directamente de dicha secretaría.

 

Más de siete millones de pesos mensuales: el costo de la planta política

El cálculo General de Recursos y Gastos fijaba para 2018 un salario básico para el intendente de 113.689 pesos. El de 2019 es de 176.016 pesos. Es decir, un 54%. Un porcentaje que está lejos de cualquier paritaria.

Si bien la Carta Orgánica Municipal sostiene que fijar las remuneraciones es facultad del cuerpo legislativo, en la práctica el que define es el ejecutivo. Por lo tanto, es Avilés fijándose su propio sueldo, y el de los demás funcionarios de la planta política.

En el Presupuesto 2019, también llama la atención el incremento para el Auditor de Gestión. A menos que se trate de un error en el proyecto, el aumento será del 85%. En 2018 el salario que percibía igualaba al de un subdirector y en 2019 a un director.

Lo que hace más ‘extraño’ este ‘reconocimiento’, es que el actual Auditor de Gestión, Alejandro Díaz, ha sido en sus dictámenes muy crítico con algunos aspectos de la administración Avilés, como por ejemplo el manejo de las cuentas de afectación específica y la sistemática subejecución presupuestaria en la enorme mayoría de las áreas del municipio.

 

Mantener la planta política

Si el Concejo de Representantes finalmente aprueba sin modificar estos números, mantener la planta política le costará a la ciudad, por mes, $ 7.571.194.

Los 54 funcionarios que forman parte de las ‘Autoridades Superiores’ (intendente, secretarios, concejales, tribunos, defensor del Pueblo, Asesor Letrado y directores, entre otros) generan un gasto mensual de 6.679.828 pesos; mientras que los 15 que integran ‘Personal de Gabinete’ (coordinadores y subcoordinadores) suman 891.367 pesos.

Es decir que, en promedio, mantener un funcionario político (el municipio tiene 69) supone un gasto de 109.727 pesos por mes.

 

Nota correspondiente a la edición n° 535 del periódico La Jornada, del 28 de noviembre de 2018.

Compartí esta nota y seguinos en las redes

ESCRIBE UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here