Guadalupe Otero: “Nos merecíamos esta alegría”

Publicidad

Por Caro Mavric

Luego del ascenso a la “A” de la Primera de hockey del Carlos Paz Rugby Club, dialogamos con su actual capitana Guadalupe Otero quien nos contó sobre el equipo, la experiencia del ascenso y cómo se preparan las chicas para un 2019 lleno de desafíos.

 

– ¿Cómo es el equipo de la Primera? ¿Son unidas?

– El equipo es heterogéneo porque hay muchas edades, hay chicas que venimos jugando desde hace muchos años en Primera y hay chicas que recién subieron, y está buenísimo porque creo que parte de eso fue el factor que nos hizo llegar a este lugar. Las más jóvenes vinieron con mucho ímpetu, mucha energía y mucha rapidez que capaz era una cosa que nos estaba faltando a las más grandes y nosotras les dimos un poco de pausa, de inteligencia en el juego y emocional. Somos re unidas, en un principio teníamos la duda de si nos íbamos a poder combinar, pero la verdad es que a medida que fueron pasando los años y que superamos los desafíos fuimos creciendo y uniéndonos más.

 

– ¿Crees que hay cosas para mejorar? ¿Cuáles?

– Sí, cosas para mejorar siempre hay y siempre se puede. Si no es mejorar es perfeccionar pero creo que tenemos muchas cosas. Por ejemplo, desde un inicio el córner corto, que es una jugada fija, nos dio mucho resultado en el momento que estuvimos finas y hemos ganado partidos muy difíciles con ese recurso, pero creo que en los últimos partidos no estuvimos tan prolijas y en general es una falla que siempre tuvimos. Ahora que vamos a estar en la A creo que otra de las cosas a mejorar es la condición física porque la intensidad de la A, no hablando solo de habilidades técnicas o tácticas sino físicas, es mucho más rápida y fuerte. Hay una diferencia física de velocidad que es importante que nosotras podamos igualar.

 

– ¿Cómo fue el momento previo al partido contra Universitario “Rojo” en el que lograron el ascenso?

– El momento previo a Universitario “Rojo” se hizo eterno porque veníamos de perder contra Talleres, que fue una desilusión porque nunca habíamos perdido contra ellas y si empatábamos ya sabíamos que estábamos clasificadas. Después de Talleres pasaron tres semanas sin partidos porque había torneos de la federación y esas semanas se hicieron eternas queriendo que llegue el partido para resolverlo. Sabíamos que podíamos ganar o empatar así que queríamos que llegue lo más rápido posible. Fue un poco controlar la ansiedad y no pasarnos de vuelta porque teníamos tanto tiempo para pensar y prepararnos. Pero creo que eso estuvo bueno porque cuando entramos al partido estábamos convencidas de lo que queríamos ese día, ya sin importarnos si había festejo o no, de hecho ese día no habíamos preparado nada. Dijimos: “vamos a jugar y después vemos”. Y así fue.

 

– ¿Qué sentiste con el segundo gol que les dio la clasificación?

– Creo que nunca grite tanto y ni hablar de la piel de gallina, sacando el calor que ya te hacía tener escalofríos. Fue increíble, me acuerdo que estuve con Marti, que somos las dos mediocampistas, y las dos íbamos y veníamos y nos abrazamos. Había como un desahogo y todavía faltaban cinco minutos, había que seguir bancando y fue como una carga de energía de defenderlo a muerte. La verdad que muy emocionante, hasta el día de hoy. Está filmado y cuando lo veo se me pone la piel de gallina por la alegría. Sentía que nos merecíamos eso.

 

– ¿Qué le espera al equipo de la Primera en el 2019?

– Al equipo de la Primera le espera mucho entrenamiento sobre todo y ser inteligente. Me parece que eso va a ser clave el año que viene, saber bancar cuando tenemos que bancar y de ir a buscar cuando sean nuestros partidos. Ya sabemos cómo viene la mano en relación a la exigencia, entonces también hay que ser pacientes. Obviamente prepararse físicamente, primero tenemos que poder bancar los partidos corriendo, después vemos qué hacemos, cómo defendemos, cómo atacamos. Me parece que va a ser un momento para demostrar también la madurez de saber para qué estamos y cuáles van hacer nuestros partidos claves. También entender que ascender no es fácil, así que hasta que nos pongamos en ritmo va a ser un momento de adaptación. Nos esperan muchas cosas nuevas que están buenísimas para todos.

 

– ¿Qué expectativas tenés?

– Seguir trabajando de la manera que venimos trabajando, con el compromiso de todos estos años que nos llevó a dónde estamos hoy. Obviamente otra expectativa para el año que viene es conservar la categoría, permanecer en la “A”.

 

Foto: Fausto Guzmán.

Nota correspondiente a la edición n° 535 del periódico La Jornada, del 28 de noviembre de 2018.

Compartí esta nota y seguinos en las redes

ESCRIBE UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here