Enérgico rechazo vecinal a la antena de telefonía: “No se va a instalar en Costa Azul Norte”

Publicidad

La polémica por el proyecto que prevé la instalación en Costa Azul Norte de una antena de telefonía celular acaba de comenzar. Lo que está claro es el enérgico rechazo de los vecinos a esta iniciativa que, según se conoció, es para mejorar los servicios de la empresa Claro. Más precisamente para brindar 4G a la zona de Bialet Massé y San Roque.

“Esa antena no se instala en barrio Costa Azul Norte”, resumió Roxana Corradi, presidente del centro vecinal, al término del encuentro que celebraron ayer en formato ‘asamblea en las calles’.

Efectivamente, este miércoles por la tarde, un grupo de vecinos se reunió a la altura de avenida Bach al 500 para consensuar las medidas a seguir, una vez que se confirmó la intención de instalar en el patio de una vivienda del barrio, una torre de 24 metros de altura de telefonía celular.

Inesperadamente se hicieron presentes representantes de la firma GME Alliance, a cargo de los trabajos. Para poder avanzar con la instalación, la empresa necesita que el Concejo de Representantes autorice una excepción a la ordenanza 4454, vigente desde julio de 2005. Es que la normativa es tajante y en el artículo 2º establece que, “en virtud de la aplicación del “principio de precaución o prevención”, las instalaciones a las que se refiere el artículo 1º (todos los elementos y accesorios que sirven a la red de telefonía celular móvil) deberán guardar una distancia mínima de 200 metros respecto de cualquier asentamiento urbano permanente, sea éste individual o colectivo, área que deberá mantenerse libre de ocupación”.

En el caso del proyecto para barrio Costa Azul, esto no se cumple. Sin embargo, en una nota presentada el martes pasado la empresa plantea que dicha ordenanza “ha quedado retrasada en el tiempo en relación con los últimos avances tecnológicos” y pide al cuerpo legislativo que, “considere otorgar la factibilidad de uso del suelo con carácter de excepción” atendiendo “la necesidad de la población de mantenerse comunicada en forma constante”.

A los vecinos este argumento no los convenció ni un poco, y la reunión se puso muy tensa.

“Tenemos que saber que habiendo ingresado esta nota al Concejo es responsabilidad de nuestros concejales aprobar o no esta instalación. Así que estaremos atentos y les haremos saber que estamos en estado de alerta”, manifestó Corradi.

En este sentido, este jueves tenían previsto asistir al municipio con la intención de dialogar con algunos funcionarios, y mañana viernes se iban a hacer presentes en el Concejo de Representantes para dialogar mano a mano sobre este tema con los ediles de los diferentes bloques.

El único objetivo es que la antena de telefonía no se instale en el barrio.

Compartí esta nota y seguinos en las redes

ESCRIBE UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here