Publicidad

Por Caro Mavric

Kiana Ferreyra es una de las deportistas más destacadas de Villa Carlos Paz y actualmente juega en el Ragusa italiano. En una entrevista con La Jornada habló sobre su vuelta a Argentina, su vida en Italia y lo que le espera para lo que resta del año.

Aprovechando su estadía en la villa serrana la joven estrella participó junto a la selección cordobesa U18 de los XXI Juegos Binacionales de Integración Andina 2018 en Chile, logrando el cuarto puesto.

Esta pequeña gran deportista no sólo continúa destacándose en el básquet provincial sino que hace un par de días también se encuentra confirmada dentro del equipo nacional sub 15. Hace unas semanas Kiana viajó a Buenos Aires para poder entrenar en el CENARD junto a sus compañeras y prepararse para el Campeonato Sudamericano que comenzó en Aysén, Chile, el 29 de octubre y se extenderá hasta al 3 de noviembre.

Como todos las que tuvieron la oportunidad de verla jugar saben, Kiki no sólo se destaca entre sus pares sino también entre las más grandes. Es por esto que en su actual equipo no sólo juega para su categoría sino que también entrena junto a la U18 y a la Primera. Esto demuestra el gran potencial de la carlospacense que con solo 14 años dejó su vida en Argentina y se fue a Europa para jugar su primera temporada junto al Ragusa italiano y seguir creciendo en este deporte que le apasiona tanto.

 

– ¿Cuál es tu análisis sobre esta primera temporada jugando en Italia? ¿Qué diferencias notaste?

– Esta temporada en Italia fue muy buena, con muchas experiencias, amistades y otras formas de ver el básquet. Las diferencias que noté están en la intensidad del juego: acá es más intenso que allá.

 

– ¿Cómo te sentís jugando allá?

– Al principio fue raro, ya que no conocía a nadie y era más difícil entenderme con mis compañeras, no sólo porque no habíamos jugado nunca y no nos entendíamos sino también por el idioma.

 

– ¿En algún momento pensaste en volver?

– Me gustaría volver acá porque tengo toda mi familia y mis amigos de la infancia, pero el básquet técnicamente está mucho mejor allá y obviamente es mejor para mí.

 

– ¿Qué relación mantenés con Bolívar y tus excompañeras?

– La relación que tengo con mis ex compañeras es muy buena, la mayoría son mis amigas fuera de la cancha por lo tanto la relación es muy buena y sana.

 

– Más allá de que te sabés desenvolver en una variedad de posiciones con facilidad, ¿cuál es tu favorita o en la que te sentís más cómoda?

– Mi posición en la cancha es de 1-2, pero en la que yo me siento mejor es en la de 2 ya que me permite correr la cancha y llegar a hacer los goles más cómoda y más rápido gracias al pase de alguna compañera.

 

– ¿Qué te espera para lo que resta del año?

– Lo que me resta de este año es jugar con la selección nacional y volver a Italia para seguir jugando, creciendo, aprendiendo y sumando experiencias.

 

– ¿Qué se siente poder vestir de nuevo la celeste y blanca y representar a tu país?

– Representar a mi país es algo inexplicable. Son muchos sentimientos y muchas emociones juntas.

 

– ¿Cuáles son tus expectativas a futuro?

– Mis expectativas a futuro son seguir creciendo y esforzándome para poder lograr todo lo que se me cruce en el camino.

 

– ¿Tenés alguna meta o sueño en el básquet?

– Sí, tengo, llegar a jugar en la selección de mayores y en la WNBA.

 

Nota correspondiente a la edición n° 534 del periódico La Jornada, del 31 de octubre de 2018.

Compartí esta nota y seguinos en las redes

ESCRIBE UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here