“Pasó lo que tenía que pasar”. Con resignación, el presidente de Funeat (Fundación Educación, Ambiente y Trabajo), Juan Carlos Paesani, denunció lo que se venía advirtiendo desde que el municipio comenzó con su plan para remover barros y áridos del río San Antonio y el lago San Roque.

Las últimas lluvias provocaron una creciente que se llevó hacia el interior del embalse, todos los sedimentos que habían sido amontonados a la orilla en la zona del puente Uruguay.

“Las fotografías tomadas por el Ing. Humberto Capitanelli en la tarde de hoy (por ayer) muestran como la creciente del río San Antonio arrastró los sedimentos removidos.

Por supuesto esto ha producido soluciones con distintas sustancias presentes en ellos y que han ido a parar al embalse”, señaló Paesani. Y recordó que, “nunca se respondió a la nota presentada por Adarsa (Asociación de Amigos del Río San Antonio) sobre quién realizaba y autorizaba estos trabajos y la composición de los sedimentos”.

“Hay responsabilidades de funcionarios públicos y amerita que las fiscalías de Villa Carlos Paz actúen de oficio. No es posible que los ciudadanos debamos estar presentando continuamente amparos y denuncias penales.

Esto es público y notorio. Además debería intervenir el defensor del Pueblo”, planteó.

Y volvió a cuestionar las acciones implementadas por la administración Avilés bajo el pomposo nombre de ‘Plan de Abordaje Sanitario del Lago San Roque’.

“¡¡¡Biorremediación del Embalse!!! Con esto le dan más alimentos a las algas y las consecuencias la pagan quiénes usan del agua en Córdoba y Gran Córdoba. Ya la doctora Violeta Saltiva ha hecho una presentación penal por esta situación en La Calera, extensible a los lugares antes citados.

La población no puede quedar en silencio. Esto es una situación grave y se ha advertido sobre ello”, insistió.

En la misma línea, Capitanelli consideró que la remoción de este material “es un gran error”, y así se lo hizo saber al intendente en un mensaje a través de Facebook. “Ese material está contaminado con cloacales y cianobacterias. Al llover y crecer el río, parte de ese material fue arrastrado al interior del embalse produciendo una mayor contaminación y proveyendo de alimentos a las colonias de algas”, advirtió.

Cabe recordar que estas acciones del municipio comenzaron el año pasado, por recomendación de la denominada ‘Mesa de Expertos’, con la primera etapa de remoción realizada en el sector del Puente Carena y el tramo colindante a la costanera del río San Antonio.

Según explicaron los funcionarios, se trata de un dragado en seco que permite extraer material que tiene fósforo y nitrógeno acumulado por más de 40 años, “provocando que las cianobacterias se queden sin alimento”.

A mediados de octubre comenzó una nueva etapa de remoción de áridos y barro en la zona del lago sobre costanera y Echeverría (a metros del Puente Uruguay) “donde hay concentración de cianobacterias”.

“Esta es una etapa prioritaria de remoción de áridos que la iniciamos el año pasado, después de 60 años que no se hacía una acción directa en el sector. La mesa de expertos conformada por diferentes instituciones lo marcó como una situación determinante para mitigar futuras situaciones ambientales en la zona, y en base a sus recomendaciones continuamos estas tareas”, justificó el intendente Esteban Avilés.

Compartí esta nota y seguinos en las redes
error

ESCRIBE UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here