Publicidad

El 25 de septiembre de 1971 Deep Purple alcanzó el número uno en la lista de álbumes del Reino Unido por primera vez con Fireball, que pasó una semana en la parte superior de la tabla.

Es el quinto álbum de la banda británica, siendo el primer disco de los tres que situaría al grupo en esta posición.

En mi época del secundario era muy común comprar los discos simples, no llegaba nuestro presupuesto para los LP, estos llegaban cuando uno empezaba a ganarse la vida por medios propios.

Tenía un conocido que trabaja en Rosario como DJ y le regalaban simples de promoción para la difusión y cuando me visitaba me los vendía, pero a un precio muy accesible…

Recuerdo dos simples en especial que abrieron mi cabeza, uno traía del lado A a Led Zeppelin: “Good Times Bad Times” y “Communication Breakdown” y del lado B a YES: “Roundabout” y “Long Distance Runaround”. 

El segundo simple era de Deep Purple: Lado A: “Fireball” y lado B: “Demon’s Eye”.

Foto bootlegs colección privada de Deep Purple.

Es muy común hablar de Purple en estas tierras y dejar de lado dos álbumes como “Fireball” y “Who Do We Think We Are?”. A veces pareciera que no hubieran existido… se pierden entre los elogios y la hagiografía que en el mundo del hard rock han generado desde siempre In Rock, Machine Head y Made In Japan o los posteriores con Coverdale-Hughes.

El problema es que Fireball queda como eslabón entre las dos obras maestras del MKII y que solo dos temas quedaron para la posteridad en el repertorio del doble en vivo. The Mule fue el ‘momento Paice’ y mienten aquellos que digan que no han pasado al tema siguiente cuando anteojito empieza a acribillarnos con su pirotecnia percusiva; el otro es Strange Kind of Woman uno de los mejores temas en vivo jamás grabado, pero solo apareció en la versión americana del disco, en Europa se tuvieron que conformar durante años con Demon’s Eye, que no era poco, mientras Strange Kind of Woman daba brillo a los numerosos recopilatorios de la banda en Europa.

Al final, Fireball es uno de los álbumes más experimentales y valientes de Deep Purple. Combinando psicodélicas influencias, country y folk en su música, DP hace otro álbum clásico que suele pasar desapercibido, lo cual es una pena, porque los riff de Blackmore, la voz de Gillan, los pasos implacables del bajo de Glover, los atropellos tamboriles de Paice y las melodías del Hammond de Lord son fantásticos en esta nueva dirección.

Este álbum debe ser revisado por cualquier fanático de Purple que busque una nueva tonalidad de la banda.

 

Till the next goodbye

 

Nota correspondiente a la edición n° 532 del semanario La Jornada, del 17 de setiembre de 2018.

Compartí esta nota y seguinos en las redes

ESCRIBE UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here