Ezequiel Martín Pereira está angustiado por la situación que atraviesa su hermana y sus sobrinos, y resolvió escribir una carta abierta para alertar sobre esta situación. “Temo por la vida y la integridad física de mi hermana y sus hijos, víctimas de violencia”, expresó.

La carta que envió a la redacción de La Jornada dice lo siguiente:

“Yohana tiene 35 años, durante quince años convivió con una persona a la que amó, con la que formaron una familia, tuvieron 4 hijos y construyeron juntos su casa, cuando digo construir juntos digo que ambos fueron albañiles y peones en esa obra, con mucho esfuerzo y trabajo de ambos.

Desde nuestra familia siempre notamos y sospechamos que mi cuñado era violento, pero mi hermana lo negó y lo negó, hasta que hace 10 meses ella misma lo denuncio por violencia, no sólo hacia ella, sino hacia sus hijos de 16, 13, 4 y 2 años, es ahi donde empieza la peor parte de una historia de violencia y hostigamiento.

Yohana lo denuncia por violencia, pone una restricción e inicia tramites en el juzgado de familia por la famosa “cuota alimentaria”, que mas que tramite es otro camino angosto por el que transita la mujer cuando decide dar ese paso. En el mientras tanto, de parte de su ex pareja sufre mas hechos de violencia ella y sus hijos (fue golpeada, arrojada por escaleras, ahorcada con cintos, golpeada con electrodomésticos, forzada a mantener relaciones sexuales, entre otras cosas) amenazas de muerte, verbales y escritas a través de mensajes y llamadas y hasta el ingreso a la casa por parte de el, a las fuerzas amenzando a su familia de muerte en caso de que la policía venga a sacarlo (mis sobrinos de 16 y 13 años, fueron amenazados textualmente por el “Si la policía me lleva preso, el día que salga, vuelvo y los mato a ustedes, a sus hermanas, a su mamá y me mato yo) y así pasaron otros tantos meses hasta hace dos semanas atrás, donde por algún motivo, estando él en la casa (En barrio Villa del Lago) teniendo bajo amenaza a Yohana y sus hijos, llego un móvil policial por una llamada que recibieron desde la comisaría, pero cuando mi hermana ve por la ventana, nota que es un policía con quien su ex pareja tiene amistad, por lo que no se anima a hablar hasta que llega un segundo móvil y es ahí donde nosotros como familia somos alertados por ella de lo que pasaba, que en su situación creia que la iban a detener por violar la restricción domiciliaria al “permitirle” a el que permanezca en la casa. Ese día Yohana se encontraba golpeada y en una crisis de nervios por lo que pasaba, este segundo oficial la lleva a la comisaría y realiza la denuncia de lo que encontró en su domicilio, a ella le toman una testimonial y a su ex pareja lo dejan aprehendido por resistencia a la autoridad, días mas tarde y con las declaraciones de Yohana, el hombre pasa a ser detenido por la imputación anterior y amenazas.

Inmediatamente dimos aviso al Polo de la Mujer por lo que sucedía, institución en la que yo como hermano, había estado hacía algunos meses comentando sobre la situación de ella y mis sobrinos, mi preocupación por la integridad ella y sus hijos, por lo que al recibir la llamada, actuaron muy rápido y eso permitió que ella no quedara detenida ni el en libertad.

En esos días, el “suegro” de Yohana la visita en su casa (son vecinos, ya que el vive en la casa de al lado) para pedirle que no haga mas nada y que deje que ellos puedan actuar con un abogado al que deberían pagarle 40 mil pesos por su culpa para que el hombre quede libre, entre otras cosas, palabras amenazantes para ella.

Con su ex pareja detenido, ella recurre una y otra vez a la Unidad Judicial para contar sobre cada hecho que sufrió durante los últimos años, que se intensificaron en los meses en los que ella tenía la determinación de terminar con esa relación, pero que por presión, amenazas y a fuerza de golpes departe de quien era su pareja, no puedo concretar. Esto sumado a que desde el primer minuto en la que ella manifiesta esta decisión, comienza a padecer la falta de recursos económicos para sostener el día a día de su familia y esto, por más secundario que parezca en los papeles o desde el otro lado del mostrador, para quién lo vive en carne propia es muy duro de sobre llevar y en muchos casos, es lo que hace que víctimas de violencia, permanezcan bajo la sobre del victimario, “que me golpee pero que mis hijos tengan ropa y comida” lo escuche de primera persona. 

Además de las denuncias, también fue en busca de contención psicológica y tratando de encontrar una salida al constante hostigamiento que aún con el hombre detenido, sigue recibiendo, bloqueo de los aparatos telefónicos, robo y roturas de cosas en la casa, cortes de luz, etc, etc.

Durante las primeras 48hs. de la detención del hombre, tuvo un personal policial dispuesto en su casa de manera permanente, pero luego fue quitado porque “hay pocos policías en la ciudad y problemas de seguridad mas importantes que atender”.

Hoy la realidad es que Yohana con sus cuatro hijos, mis sobrinos, no pueden estar en su hogar, fueron amenazados de muerte por una persona que hoy está detenida y permanece en la comisaría de Carlos Paz y no sabemos cuando pueda quedar en libertad. Y debe buscar hacerse de los recursos para enfrentar el día a día de esta nueva vida. Junto a mi madre y hermanas, intentamos contenerlos de la mejor manera, a veces no es suficiente, pero lo intentamos.

Como hermano y tío, temo por la vida de ellos, me consta que quién está detenido es una persona dispuesta a hacer y eso pone en riesgo la integridad de toda mi familia, lo demuestra aún estando detenido y hostigando desde aquel lugar. Hoy escribo estas palabras porque Yohana, Tomás, Agustín, Belén y Sofía están con nosotros, no quisiera, no imagino y me parte el corazón siquiera pensar en que deba marchar por las calles de mi ciudad pidiendo justicia por un hecho ya consumado, esa familia es hoy victima de violencia y quiero evitar que pasen a ser parte de una estadística más.

No quiero dañar a nadie, por eso evito dar nombres, sólo quiero seguridad para mi familia!”.

Compartí esta nota y seguinos en las redes
error

2 COMMENTS

  1. El tipo es un loco, pero digo yo, no esta la policia preparada para estos casos? o primero necesitan un cadaver para actual. Me solidarizo con la familia agredida, con Yohana y sus hijos. Digo tambien. La familia, hermanos, parientes varios, donde estan ? Tambien, la policia y la justicia y la secretaria de la mujer, etc, donde estan ?? Ojo, despues hacemos marchas que no sirven para nada. Hay que actuar antes, denunciando, publiucando, yendo al consejo deliberante, la municipalidad, etc. TODO MI APOYO A LAS VICTIMAS DE LA VIOLENCIA.

  2. Como familia estamos presente y estamos conteniendo al punto de evitar en la medida que más podamos que las nenas noten demasiado la situación ( No por ser tan pequeñas, entendemos, que no se dan cuenta de la situación) ya que los más grandes están al tanto de todo y aún así saliendo adelante. Es muy difícil cuando no hay apoyo en éstos casos, con la situación económica que estamos pasando y una familia completa desamparada. Agradecemos el apoyo y si esto se hizo público es porque realmente necesitamos que nos escuchen.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here