AvilésLandia… el ‘parque temático’ a medida del intendente

Publicidad

Por Alejandro Gómez

El intendente Esteban Avilés abrió el pasado miércoles el último período de sesiones ordinarias del Concejo de Representantes de la actual gestión. El acto se llevó a cabo en la escuela Sarmiento de barrio Obrero.

Durante casi dos horas desgranó un discurso que le sirvió para denostar a todo lo que se le opone y lanzar la campaña para retener el gobierno en 2019. Además, pintó el panorama de una ciudad que sólo existe en el imaginario del gobierno.

Transparencia. Respeto a la Carta Orgánica. Respeto a la división de poderes. Pluralidad. Planificación. Respeto a las instituciones.

Estos son algunos de los pilares donde descansa su gobierno. Según Avilés. Fácilmente refutable. Ejemplos abundan de los atropellos que sufrieron vecinos e instituciones en estos más de siete años de gestión.

Pero el auditorio, conformado mayoritariamente por funcionarios, empleados municipales y militantes de su espacio político, estaba preparado para la ocasión y lo contuvo.

Estuvieron presentes, además, el defensor del Pueblo, Daniel Mowszet, y su adjunto Néstor Mattheus, los dirigentes Víctor Curvino y Leonardo Mangoldt, el legislador del Frente Cívico Adolfo Somoza, Margarita Gallardo y Carlos Quaranta del PJ, Alicia Zecchin de Participación y Cambio, y el presidente electo del radicalismo local Mariano Melana, entre otros.

En ese marco, el mandatario realizó en primer lugar un optimista repaso de lo realizado durante sus dos gobiernos. Con el latiguillo ‘gestión comunitaria’ como concepto principal, Avilés evitó cualquier autocrítica y, en cambio, se dedicó a alabar a los distintos funcionarios a medida que desgranaba lo que consideró los principales logros de cada área (en algunos casos claramente inexistentes).

Luego llegó el turno del escarnio público. Y apuntó primero contra sus exsocios políticos. En este sentido hubo un párrafo especial para los concejales Walter Gispert, Gustavo Molina, Oscar Sequeira y Omar Ruiz. Los nombró y los acusó de extorsión.

Foto: Luis Tórtolo

“La teoría del conflicto que ejercen los sectores de oposición claramente se trata de una estrategia para tratar de fundamentar lo que no tiene ningún tipo de peso político. Desde el Estado estamos apegados a la ley y las buenas costumbres, a la buena relación con las instituciones. Las situaciones no son conflictivas. Acá hay un modelo de gobierno que se terminó en 2011, que era clientelista, que no controlaba, que la irregularidad era naturalidad. Hay sectores de prensa minoritarios que también hablan de la teoría del conflicto”, comenzó diciendo Avilés.

Y siguió: “La teoría del conflicto la están fundamentado algunos concejales que hemos retirado del espacio. Concejal Gispert, Ruiz, Molina y Sequeira. Tratan de justificar con ese discurso diciendo que este gobierno es intolerante, que no tiene diálogo. Este gobierno defiendo el bolsillo de los vecinos a morir. Este gobierno se basa en la legalidad. Este gobierno es el mismo del 2011. No hemos cambiado en ningún concepto de Estado. Esta gestión comunitaria no ha variado en nada. Lo que ha variado es la actitud de estos cuatro concejales que de un día para el otro empezaron a votar todo lo contrario a lo que venían haciendo durante cuatro años.

Y lo digo directamente porque quisieron extorsionar al intendente. Extorsiones políticas en las que nosotros nunca vamos a caer. Estos cuatro concejales, apenas asumida la segunda etapa, le dijeron al intendente que si no le ponían la venia para ser el próximo intendente… pedían espacio y distorsionaban el concepto público con el que nosotros hemos sido votados”.

Ante las acusaciones, Ruiz le contestó desde su banca a los gritos y muy enojado: “No es cierto, no mientas. Presupuesto, balances, los he votado” (ver aparte).

Pero Avilés no frenó.

También hubo críticas y acusaciones para instituciones como la Asociación Hotelera (dijo que era usada partidariamente) y (cuándo no) para la Cooperativa Integral. Confirmó, en este caso, que el municipio planteó una nueva denuncia penal por el cobro del rubro capitalización.

 

Anuncios

A nivel de anuncios, el recuento es más bien escaso. Lo más importante es que dijo que esta semana entrará a la Legislatura provincial el expediente con el nuevo ejido de Villa Carlos Paz. También dio a conocer que se construirá una nueva terminal de ómnibus (en la zona donde hoy se encuentra el predio de estacionamiento de los vehículos de gran porte) y señaló que este martes se inaugurará el Centro de Monitoreo de Seguridad (ver aparte).

 

El sucesor

Sobre el final, y rompiendo lo poco que quedaba de acto institucional, lanzó la campaña electoral para intentar retener el gobierno en 2019.

“La gestión comunitaria va por la tercera etapa”, afirmó. Y se permitió ‘jugar’ respecto a quién será el candidato a intendente del espacio que conduce, ya que él no puede ir por otra reelección.

“Es claro que algunos candidatos de sectores de la oposición ya están definidos y nosotros no podemos ser menos. Si bien es un marco institucional, voy a avanzar sobre lo que plantea todo el mundo. Nos preguntan quién será el candidato del espacio, está instalado en la sociedad de Carlos Paz.

El candidato del espacio es muy inteligente, muy transparente, sabe gestionar, cada vez que decide algo piensa en sus hijos. Nuestro candidato es el vecino de la ciudad”, lanzó. Y hubo risas y aplausos entre sus seguidores.

Fue el último discurso de Avilés (al menos en esta etapa) como intendente en un acto de apertura de sesiones ordinarias del Concejo de Representantes. Se esperaba más, sobre todo teniendo en cuenta que su apuesta es saltar a la liga provincial de la política en 2019. Pero no. Sólo tenía autobombo, cero autocrítica y látigo para quienes osan pensar distinto.

 

Los anuncios más importantes: aprobación del ejido y nueva Terminal de Ómnibus

Durante su discurso, y a nivel de anuncios, el intendente Esteban Avilés precisó que esta semana ingresará a la Legislatura provincial el proyecto de ampliación del ejido de Villa Carlos Paz. Las gestiones se iniciaron en 1996, durante el gobierno de Eduardo Conde.

Cabe recordar que el ejido actual de Villa Carlos Paz ocupa 2.703 hectáreas, y el municipio pretende llevarlo a 8.208 hectáreas, ocupando zonas grises que hoy pertenecen al gobierno provincial, y modificando los límites con algunas de las localidades vecinas.

Por otra parte, el mandatario confirmó que se construirá una nueva Terminal de Ómnibus en los terrenos que el municipio le compró al Ejército, en el ingreso a la ciudad. Más precisamente estará ubicada en el cruce de la autopista Justiniano Allende Posse con la Variante Costa Azul. El proyecto se presentará en los próximos días.

“Este desdoblamiento permitirá que el conjunto de ambas Terminales de Ómnibus,  ofrezcan un servicio de nivel, acorde al desarrollo poblacional y al posicionamiento turístico de nuestra Ciudad. Además constituye un balcón hacia el paisaje, una postal imborrable para los turistas, como portal de ingreso a Villa Carlos Paz y Valle de Punilla”, detalló.

Por otra parte, Avilés informó que este martes se inaugurará el Centro de Control Operativo (ubicado en el Palacio 16 de Julio) desde donde se monitorearán las 40 cámaras de seguridad distribuidas en toda la ciudad en lugares estratégicos.

 

“Esteban, no mientas”

Mientras Avilés se despachaba a gusto contra sus exaliados políticos, sorprendió la reacción del concejal Omar Ruiz quien, desde su banca, le respondió a los gritos: “No es cierto, no mientas. Presupuesto, balances, los he votado”.

“Transformó un acto institucional en un acto de campaña”, resumió al día siguiente Ruiz en diálogo con VillaNos Radio. Y planteó que, “esa actitud de señalar a la oposición como algo destructivo, que pone trabas, asociándola a la ilegalidad y ciertos personajes es lamentable”.

“Eso generó mi reacción y le dije que estaba mintiendo. No tiene la actitud de reconocer que él generó una ruptura con Walter (Gispert) que anticipó un proceso político de exclusiones que después siguió con la mía. Nosotros pretendíamos un proceso más democrático dentro de CPU”, subrayó.

“Evidentemente se lanzó la campaña para una tercera etapa pero no se puede usar un ámbito institucional para eso. Hay que tener otra altura para marcar diferencias, se metió hasta en la interna entre Schiaretti y De la Sota. Avilés se cree con derecho a juzgar a todos y tiene un nivel de intolerancia muy alto con las personas con las que discrepa”, señaló.

“Podría haber usado este último discurso para decir lo que va a hacer pero eligió señalar a buenos y malos, con una definición maniqueísta de la política”, interpretó.

Asimismo recordó que cuando ganó la elección de 2015, “en lugar de ampliar y democratizar el espacio, empezó a plantear un esquema distinto desde el punto de vista partidario y acentuó diferencias con distintos sectores de la ciudad”.

Gispert, por su parte, sostuvo que, “es una práctica de Avilés denostar a todos con los que no está de acuerdo”. Y consideró que acusar a los ediles y mencionarlos con nombre y apellido es “una actitud de amedrentamiento”. “No es una práctica nueva. Lo ha hecho con otros, y ahora lo hizo con nosotros. Cambió la lógica de lo que es un acto institucional”, dijo el edil a VillaNos Radio.

En cuanto a las acusaciones de extorsión Gispert las negó rotundamente. “Lo dice tres años después y por supuesto es mentira. No es mi estilo y nunca lo ha sido. Él pone las herramientas del Estado para instalar mentiras y desprestigiar a los que piensan distinto”, insistió.

Y usando las mismas palabras que Avilés, evaluó que, “tratando de negar la teoría del conflicto la confirmó”.

Por otro lado, también contestó la acusación que les hizo respecto a haber cambiado su postura de acompañamiento a oposición. “Del grupo inicial de CPU se han ido todos. Quedó él y el Partido Socialista. Ni el presidente del Grupo Hipólito está más. Se han ido funcionarios dando portazos… Entonces hay que ver quién cambió. Se pasó de un gobierno plural a un gobierno vertical de una sola voz, con claros rasgos autoritarios”, finalizó.

 

Serna: “Al intendente no le creo nada”

Otro de los ‘blancos’ del intendente durante el discurso de apertura del período de sesiones ordinarias fue la Asociación Hotelera y Gastronómica de Villa Carlos Paz. Dijo que la institución era usada con fines políticos. Aunque no nombró a su presidente, Rodrigo Serna, la alusión fue más que obvia.

“Esperaba un discurso más conciliador, que unifique esta sociedad de Carlos Paz que está tan dividida y que tiene tantas grietas. El grado de conflictividad que existe hoy en la ciudad se generó desde la parte oficial, ninguneando y no teniendo en cuenta a la gente que trabaja, y poniendo de un lado al vecino y del otro al empresario”, respondió Serna en VillaNos Radio.

“Me resultó muy chocante. Al intendente no le creo nada. Deja mucho que desear”, opinó. Y defendió a la Hotelera de las acusaciones: “es muy grande la institución como para que una persona denigre a los que trabajan sin cobrar sueldos del Estado. Es fácil llegar a fin de mes cuando 60 u 80 lucas están en tu cuenta del banco todos los meses, y que se cague la gente. No estamos poniendo las cosas en su justa medida”.

Aclaró que desde ASHOGA “hacemos política empresarial para que a Carlos Paz le vaya bien y venga mas turismo. Estamos muy alejados de una actividad política partidaria. Este año la institución va a dictar 17 cursos de capacitación, todos gratuitos y abiertos a la comunidad.

Hemos hecho un sinnúmero actividades y convertimos a la institución en una pata importante en la sociedad. La lucha contra el aumento en la luz la hacemos para toda la ciudadanía. Trabajamos en el Captur y los proyectos que presentamos son cajoneados”.

Consideró que el del miércoles, “más que un acto institucional fue un acto político  partidario”.

“No está bueno decir estos son los malos y nosotros los buenos”, finalizó.

 

Nota correspondiente a la edición n° 526 del semanario La Jornada, del 06 de agosto de 2018.

Compartí esta nota y seguinos en las redes

ESCRIBE UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here