Por no tener ingresos accesibles, denunciarán al Concejo por ‘discriminación’ ante el Inadi

Publicidad

María Florencia Santillán adelantó que presentará una denuncia por ‘discriminación’ ante el INADI contra el Concejo de Representantes de Villa Carlos Paz. ¿La razón? Carecer de ingresos accesibles. Santillán tiene discapacidad motriz y utiliza silla de ruedas. El jueves pasado, como integrante del colectivo Ni Una Menos, intentó presencia la sesión del cuerpo legislativo donde se iba a tratar un proyecto en relación a la campaña por el aborto legal, seguro y gratuito. Pero no pudo acceder.

Es que la sala de sesiones está ubicada en el primer piso de la Terminal de Ómnibus y sólo se puede ingresar por escalera. A pesar de que hubo proyectos aprobados para la instalación de una especie de montacargas con el objetivo de garantizar que todos puedan ingresar, las obras nunca se realizaron. Y la presidenta Alejandra Roldán no brindó ninguna explicación.

Tras ver frustrada su asistencia a la sesión, Santillán decidió recurrir al Instituto Nacional contra la Discriminación, Xenofobia y el Racismo.

“Ya no podemos seguir esperando reuniones donde se habla, se promete, se establecen compromisos que luego no se cumplen, etc. No hay más tiempo. La inclusión plena y la participación ciudadana son un derecho, no un favor”, remarcó en una carta abierta.

 

La carta

María Florencia Santillán adelantó su decisión de acudir ante el INADI en una carta abierta que expresa lo siguiente:

“El día jueves 7/06 el Colectivo #NiUnaMenos de Villa Carlos Paz convocaba a una actividad en el Concejo de Representantes, por la presentación de un proyecto de uno de los concejales locales. Participo de manera activa en el Colectivo #NiUnaMenos de Villa Carlos Paz hace mas de 2 años. Antes de mudarme a Carlos Paz ya lo hacía, desde la organización partidaria de la que formaba parte, pero no es eso lo que quiero contar en estas líneas.

Para quienes no lo saben, el Concejo de Representantes de Villa Carlos Paz, funciona arriba de la Terminal de Ómnibus y el acceso al recinto es únicamente por escaleras.

Yo uso silla de ruedas, ¿Cómo hago para acceder al recinto del cuerpo legislativo de la ciudad donde vivo?

La carta orgánica de la ciudad establece en su apartado “Sección Tercera: Políticas Especiales. Capítulo I: Políticas para las Personas; 9. Prevé el desarrollo de un hábitat libre de barreras naturales, culturales, lingüísticas, de comunicación, sociales, educacionales, urbanísticas, de transporte y de cualquier otro tipo, así como la progresiva eliminación de las existentes”. También establece en su Artículo 118 que “Las sesiones son públicas, salvo los casos en que el reglamento disponga lo contrario”, al mismo tiempo que sostiene en el Articulo 29, que es deber de todos los ciudadanos de Carlos Paz “evitar todo tipo de discriminación”.

¿Qué una ciudadana no pueda acceder a una sesión PUBLICA no es, acaso, un acto de discriminación? Yo entiendo que sí. Yo entiendo, y siento, que soy discriminada por un municipio y un cuerpo legislativo que no cumple con lo establecido en la Carta Orgánica a la que tantas veces se aferran.

Me ha tocado participar, en varias ocasiones, de las reuniones de comisión a la que han sido invitadas organizaciones del tercer sector que trabajan en la inclusión plena de las personas con discapacidad y he leído presupuestos presentados por arquitectos a fines al municipio con la “promesa” y el “compromiso” de la construcción de un ascensor a fin de romper con la barrera arquitectónica que convierte al Concejo de Representantes en un espacio edilicio para pocos.

No solo que el ascensor no se construyo nunca, sino que tampoco se han conocido de manera PUBLICA las intenciones serias de colocar un ascensor, o mudar el recinto a un espacio accesible para todos y todas.

Como ciudadana y como activista por los derechos de las personas con discapacidad (ese es el termino que ONU establece como correcto, no “personas con capacidades diferentes”, como se menciona en la Carta Orgánica) me encuentro en la obligación de hacer valer mis derechos como tal. Es por esto, que voy a presentar una denunciar por discriminación ante el INADI (Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo) y hacer lo propio frente al Defensor del Pueblo de la ciudad. Entiendo que ya no podemos seguir esperando reuniones donde se habla, se promete, se establecen compromisos que luego no se cumplen, etc. No hay más tiempo. La inclusión plena y la participación ciudadana son un derecho, no un favor.

No poder presenciar una sesión del Concejo de Representantes junto a mis compañerxs, es una violación plena a mis derechos como persona, como ciudadana, como activista.

Espero que la toma de medidas más urgentes y severas, el cuerpo legislativo que dice ser el cuerpo que “representa” a todos los carlospacenses de una pronta y favorable respuesta a lo que ya no es un reclamo, sino una exigencia: quiero, y queremos, un Concejo y una ciudad para todas y todos”.

Compartí esta nota y seguinos en las redes

ESCRIBE UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here