La demanda de alojamiento en el refugio Cura Brochero aumentó un 77,86% y la de comida un 686,38% en los últimos 7 años

Publicidad

El Centro de Estudios Sociales para la Inclusión y Desarrollo (CESID) presentó en conferencia de prensa un estudio realizado sobre la afluencia de personas al Refugio Nocturno y Hogar de Tránsito ‘Cura Brochero’.

El análisis tomó las estadísticas del período 2010-2017 para observar tanto la variación sobre las personas que fueron a solicitar albergue como las raciones de comida que se fueron otorgando.

El informe detalla que en ese período se incrementó la demanda de albergue en un 77,86%, en tanto que la demanda de raciones aumentó en un 686,38%.

“Hay que darle visibilidad a estas personas y cómo las afecta la crisis”, dijo Mauro Vaccaro integrante del CESID y voluntario del refugio. “Se ha incrementado no solo la cantidad de albergados, sino la cantidad de gente que ha venido a comer”, agregó Emmanuel Conrero.

Por su parte, Alicia Barrigó, presidenta de la Asociación Civil que sostiene al Refugio Nocturno Cura Brochero expresó: “La demanda sigue en un grado alto, como fue durante la temporada. Y se va acrecentando, porque empieza el tiempo de frío de lluvia y de menor trabajo. Si esto sigue en una carrera ascendente, nos da miedo no poder dar respuesta constante y eso es preocupante”.

“Por ahí trabajan en una obra y pueden dormir allí, pero no tienen para la comida, otro problema es que los alquileres de una pieza y baño están a precios inaccesibles. Hay días que vienen 30 personas a cenar, necesitamos cada vez más mercadería y voluntarios”, explicó. Cabe mencionar que el aporte del municipio aumenta año a año en un 20%, más allá de la demanda y estos incrementos no se tienen en cuenta a la hora de definir el monto del subsidio anual.

El estudio se desarrolló a partir de una recolección de datos sobre el registro diario que realiza el refugio. “Se pasó de albergar en el año 2010, 383 personas en todo el año a 681 el año pasado. Por otro lado, la cantidad de raciones de comida que se otorgan anualmente fue la cifra que más nos impactó, se incrementó de 670 raciones en el 2010 a 3696 en el 2017. La tendencia es cada vez mayor”, detalló Conrero. Haciendo un recorte, desde el comienzo de la gestión de Cambiemos, en comparación del 2016 con el año anterior se entregó un 48% más de raciones.

Además de este relevamiento que da cuenta de la evolución de la demanda en los últimos 7 años, se realizó un análisis en términos cualitativos de las personas que solicitaron alojamiento durante el 2017. Un 45,79% del total se encontraba en situación de calle (en varios casos con enfermedades psiquiátricas), el 22,89% es gente que vino en búsqueda de trabajo a nuestra ciudad y el 20,53% estaba de paso durante un viaje. En menor medida hay personas que solicitan refugio por problemas familiares (3,95%), un tratamiento médico (3,42%) y situaciones de violencia de género (2,10%).

Esta información da cuenta de la diversidad de problemáticas que aborda y busca dar solución el grupo de colaboradores que forman parte del refugio, aportando su trabajo voluntario y solidario para contener a personas en una situación extrema de vulnerabilidad. Supliendo, en infinidad de casos, el rol que tiene que asumir el Estado, así lo expresó Conrero: “Es terrible la ausencia del Estado en estos temas. No solo no aparece, sino que quita recursos humanos para abordar esta problemática. La política económica nacional ha llevado que se profundicen estas cuestiones y los sectores más vulnerados son quienes sufren el modelo”.

Otro de los datos que trabajaron en términos cualitativos permitió determinar que un 78% de las personas que vienen a pedir albergue son hombres y casi un 90% está en edad laboral. “Un 56% son jóvenes entre 18 y 40 años y el resto lo completa gente de hasta 65 años. La mayor parte son hombres en edad productiva que vienen a pedir alojamiento”, especificó. “Tienen menos herramientas para defenderse en el sistema laboral y quedan excluidos”, añadió Vaccaro.

También se relevó el tiempo de permanencia de los albergados, un 85% permanece entre 1 y 5 noches. Mayormente provienen del interior de la provincia de Córdoba (21,9%), de Buenos Aires (21%) y de Córdoba Capital (20,11%). Asimismo, se observa que un 10,65% tiene como lugar de procedencia provincias del litoral.

 

Nota correspondiente a la edición n° 514 del semanario La Jornada, del 14 de mayo de 2018.

Compartí esta nota y seguinos en las redes

ESCRIBE UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here