Histórica y polémica audiencia pública por la autovía de Punilla

Publicidad

Por Jorgelina Quinteros

La polémica audiencia pública por la autovía pedemontana comenzó el pasado viernes a las 9 en el Club Deportivo Santa María. En esta instancia se pone en consideración el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) de la obra “Alternativa a Ruta Nacional N° 38: Puente Costa Azul- La Cumbre” en el tramo que iría de la comuna San Roque hasta Cosquín. De acuerdo a los ambientalistas, de las seis opciones contempladas en el anteproyecto se eligió la más destructiva, ya que el trazado definido implicaría desfigurar el paisaje serrano con un costo multimillonario para todos los cordobeses de 4.000 millones de pesos.

Desde un primer momento las Asambleas Ambientales de Punilla denunciaron que la audiencia era un mero trámite para la provincia y exigieron a través de diferentes acciones que se analicen las otras trazas posibles y se garantice la participación ciudadana. Las sospechas se confirmaron cuando los 50 primeros inscriptos fueron intendentes, jefes comunales, funcionarios, militantes políticos, comerciantes y vecinos que se posicionaron a favor de la obra.

A su vez, los vecinos mantienen el reclamo a sus mandatarios municipales y comunales por haber firmado la factibilidad de uso de suelo sin consulta previa y exponen hace dos días las críticas al proyecto y el EIA desarrollado por el Instituto de Investigación de Servicios Públicos e Infraestructura (IISPI) de la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC). El IISPI además de trabajar con la Cámara de Constructores (CAMARCO Córdoba) tiene un vínculo con el gobierno provincial y recibió $8.601.000 por el trabajo realizado.

Lo cierto es que la Universidad Nacional de Córdoba no se expidió oficialmente sobre la cuestionada obra, pero los integrantes de este instituto fueron considerados por los defensores del proyecto como exponentes del pensamiento de toda la universidad. Sí se expresó el Instituto Multidisciplinario de Biología Vegetal (IMBIV) perteneciente a la UNC y a CONICET solicitando el rechazo del EIA y pidiendo que se consideren alternativas diferentes a la pedemontana.

Apenas se conoció el lugar seleccionado para el desarrollo de la audiencia el malestar de los participantes creció. Se eligió el salón con menor capacidad que cuenta el club, a pesar de que el miércoles pasado se difundió que los inscriptos eran 957. Cientos de vecinos no pudieron ingresar y tuvieron que seguir las exposiciones desde una cancha de básquet repleta de sillas, equipada con una pantalla gigante y un parlante. Durante las dos jornadas se notó una fuerte presencia policial que restringió la presencia de asambleístas en la sala.

Otro dato que surge del registro de asistentes es que los primeros 84 oradores fueron funcionarios, autoridades y vecinos que avalan la obra, la gran mayoría vinculados al oficialismo provincial. Unión por Córdoba movió todo su arco político para garantizar su presencia en la audiencia pública. Alguno hasta admitió que lo invitaron a participar y le pasaron un temario, como el comerciante y dirigente peronista de Villa Carlos Paz, Carlos Christian Gómez.

 

‘Que el progreso no cueste vidas’

La autovía traerá trabajo, conectividad, desarrollo y progreso a Punilla. Fue el argumento que resonaba en cada uno de los expositores que se manifestaron a favor de este proyecto, que implicaría la alteración irremediable de las sierras de Punilla como principal recurso turístico de la región y la explosión del desarrollo inmobiliario y minero en la zona. “Que el progreso no cueste vidas” es la principal premisa de quienes se oponen a que la solución vial al colapso de la ruta 38 sea una autovía, que destruya para siempre el ecosistema boscoso, reservorio de agua y biodiversidad de nuestros cerros.

Durante las primeras cuatro horas de la audiencia se realizó la exposición del proyecto y del EIA a cargo de especialistas del IISP. “La autovía es al pie de la montaña, no la cruza. El camino es en el valle. Resulta positiva y razonable la propuesta”, dijo el ingeniero Francisco Delgadino. El economista José María Rodríguez, integrante del mismo instituto agregó: “El desarrollo es imparable, viene de una forma u otra. La infraestructura se tiene que poner al frente del desarrollo”.

La encargada de elaborar el EIA, Teresa Reyna, reconoció que el trazado atraviesa zonas rojas de máxima conservación de bosque nativo y esto “obliga a generar obras de compensación y remediación”. A su vez, los técnicos admitieron que hay otras cinco alternativas, además del trazado que se presentó como definitivo. Entre ellas la desarrollada en el 2011 por un organismo del Estado provincial, el Instituto de Planificación para el Área Metropolitana (IPLAM), que propuso ampliar las rutas existentes y otros caminos vecinales en sectores ribereños al río Cosquín. A pesar de que sólo un 4,4% de esta traza sería sobre zonas rojas de bosque nativo, fue descartada por los profesionales que la calificaron como “modesta”.

Las exposiciones fueron repudiadas por los vecinos autoconvocados de las distintas asambleas de Punilla presentes en la audiencia. Entre las principales críticas al proyecto indican que la categoría de conservación del bosque nativo no fue tenida en cuenta. El 76,4% del recorrido atraviesa por zonas de máxima conservación, además de uno de los yacimientos de uranio más grande del país.

Pasadas las 13 horas inició la ronda de oradores. La primera expositora fue la legisladora de Unión por Córdoba, Mariana Caserio, quien defendió la obra hablando de la conectividad, la peligrosidad de la ruta 38 y la necesidad de generar un acceso rápido al hospital Domingo Funes. “Punilla no va a poder seguir creciendo si esta autovía no se hace. Tiene todo el apoyo político que necesita”, dijo. A continuación se expresó Hugo Capdevilla, legislador del departamento Punilla por la UCR: “Vine como un vecino como ustedes. No soy ingeniero, me baso en la gente especializada y creo que van a dar crédito de todas las explicaciones dadas”.

Gabriel Musso, intendente de Cosquín aseguró que, “si se llevara adelante esta obra generará ventajas de conectividad indispensables para el desarrollo económico y turístico de la región”. Su par de Santa María de Punilla, Dardo Gabriel Zanotti, aseveró que “habiendo evaluado en las reuniones de los equipos técnicos y el gobierno de la provincia, personalmente, estoy a favor”. Rafaela Espinosa, jefa comunal de San Roque valoró a la autovía como “una barrera de acceso a la montaña, Punilla necesita una vía rápida”.

Entre los oradores carlospacenses que se posicionaron en apoyo al proyecto se destacó el director del hospital regional Domingo Funes y exintendente, Gustavo Dellamagiore: “Esta obra generaría reducción de la accidentología vial, mejora comercial y resguardo de la productividad. Pedimos que se haga, no sólo la apoyamos”.

Por otro lado, la concejala de UPC, Laura Orce defendió la obra y argumentó: “Tengo la convicción de que es absolutamente necesaria. No sólo la apoyo, estoy agradecida de que un gobierno tome la decisión de dar una respuesta al problema de la ruta 38. Valoro sumamente positiva esta autovía”.

También expuso Liliana Bina, directora de Planeamiento Físico Ambiental del municipio de Villa Carlos Paz. La funcionaria participó “en calidad de vecina del valle de Punilla” y argumentó: “Están a la vista los impactos sobre la vida de las comunidades y su ambiente, la destrucción de la casa común y lesionadas las sierras de tal manera que su herida nos grita, por eso impugnamos el deficiente y desacertado proyecto. Se está eligiendo la peor opción para esta obra”.

 

‘Se va a parar la autovía por la lucha popular’

Desde el anuncio de la convocatoria se activaron los mecanismos para entorpecer que los ciudadanos que se oponen a la autovía pedemontana puedan exponer. Los vecinos tuvieron que estudiar miles de hojas de documentación para poder armar sus intervenciones en unas semanas. Mientras tanto, la audiencia avanza rápidamente en la convocatoria de los oradores haciendo un sólo llamado para que hagan uso de la palabra.

En su mayoría, quienes acompañan el proyecto han tenido exposiciones breves donde simplemente expresan su apoyo o se limitan a decir que “traerá progreso para Punilla”. Así, después de escuchar 50 exposiciones a favor de la autovía, llegó la primera en oponerse al proyecto. Cecilia Sánchez es profesora de química, integrante de la Asamblea San Roque Despierta y vecina de Cosquín “desde siempre”. Fue la oradora número 51.

“Este proyecto poco tiene que ver con el turismo y con los pobladores de esta zona, atentando contra la salud y la vida misma. No se valora nuestro derecho a la participación ciudadana real, que es cuando desde el momento en que se tiene la idea se nos tiene en cuenta. El proceso hasta aquí no fue una construcción social, sino un tironeo y una lucha  por nuestros derechos e información”, sentenció.

Por otro lado, quienes rechazan el proyecto de la autovía pedemontana, como Cecilia, se caracterizan por exponer sus argumentos enfocados en las críticas a la traza de la autovía, las deficiencias del Estudio de Impacto Ambiental y los trazados alternativos que fueron descartados por el gobierno. Entre ellos se encontraba el biólogo Fernando Barri que le exigió a la Comisión Técnica Interdisciplinaria de la secretaría de Ambiente que analice las más de 200 objeciones realizadas al estudio. “La primer nulidad es que no hubo una Evaluación Ambiental Estratégica, esto lo fija la ley provincial 10.208 de Política Ambiental. Han hecho evaluaciones por partes y eso está mal, porque miente en relación al impacto total”, explicó.

“Si esta autovía de montaña se construye va a pasar lo mismo en Punilla que en el 2015 con la tragedia de las inundaciones de Sierras Chicas”, aseguró. Además, recordó que la audiencia pública reúne a los ciudadanos para el análisis del EIA y no para vertir opiniones personales o emociones que “según la ley de Política Ambiental no corresponden”, tal como lo hizo la gran parte de los que se pronunciaron a favor.

A medida que avanzaban las exposiciones se llenaba la sala y los alrededores del club con carteles, banderas e intervenciones que enunciaban un ‘No’ rotundo a la autovía en la montaña. Las participaciones de los oradores en contra del proyecto eran acompañadas por una ovación y canciones del público al grito de ‘Se va a parar la autovía por la lucha popular’ y ‘Las sierras no se tocan’.

Los presentes aplaudieron de pie la exposición de Analía Eva Rovelli López, trabajadora social y vecina de Casa Grande. La profesional habló de que, “no se puede estereotipar a los vecinos ni criminalizar la participación, con tanta policía afuera de esta audiencia que se supone que es pública”. “Aunque esta instancia no sea vinculante, la haremos vincular con los valores de defensa de la vida. Entre los vecinos hay hartazgo y un profundo sentido de indignación, quienes aprueben esto serán los responsables de contaminarnos con uranio”, denunció Susana Aventuroso, maestra y vecina de Carlos Paz.

Joaquín Piedrabuena, vecino de Valle Hermoso, docente y guardaparque de la reserva universitaria de Vaquerías subrayó: “Soy testigo de la destrucción que ha significado el camino del Cuadrado. En este caso, con la autovía pasará lo mismo, porque es la misma sierra, el mismo material, el mismo gobernador y el mismo fraude socioambiental”.

Por otra parte, Carlos ‘Chuzo’ González Quintana, uno de los abogados que presentó -junto a Marcela Fernández, Darío Ávila y René Amsler- el amparo colectivo pidiendo la suspensión de la audiencia por las irregularidades en la convocatoria, advirtió sobre las responsabilidades penales de quienes elaboraron el EIA y de quienes decidan otorgar la licencia ambiental a esta obra. “Esta evaluación está plagada de falsedades u omisiones de la verdad”, remarcó.

Medios comunitarios, populares y alternativos fueron registrando y comunicando minuto a minuto lo que sucedía en la audiencia, entre los que se encontraba VillaNos Radio de nuestra ciudad. “Hoy no veo a los medios hegemónicos, porque les interesa desinformar. Ayer sí estuvieron y se llevaron la parte que desinforma, con los funcionarios que hablaron primero y no se quedaron a escuchar a los vecinos”, mencionó Gisel Coussan, vecina e integrante de la Asamblea Punilla Sur en la Coordinadora en Defensa del Bosque Nativo.

Los más diversos fundamentos en oposición a la obra se escucharon de vecinos autoconvocados, especialistas y asambleístas de todo Punilla. Biólogos, amas de casa, geólogos, educadores, sociólogos, abogados, filósofos, comerciantes, acompañantes terapéuticos, trabajadores sociales, guardaparques, concejales, médicos, actores culturales de la región alzan su voz en defensa de las sierras y del monte nativo.  

Un acto de resistencia comunitaria ante el más salvaje avasallamiento del Estado a los derechos ciudadanos a una vida y un ambiente sano. Todo en pos de un vanagloriado progreso que pretende avanzar en la región cercenando los cerros, bajo el riesgo de desequilibrar el ecosistema y la identidad histórica de los pueblos de manera irreversible.

Al cierre de esta edición transcurría el tercer día de audiencia, que comenzó con más de 500 oradores que aún no habían participado.

 

Nota correspondiente a la edición n° 514 del semanario La Jornada, del 14 de mayo de 2018.

Compartí esta nota y seguinos en las redes

ESCRIBE UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here