San Antonio: renunció el concejal Ariel Moyano y asumirá Horacio Ollaquindia

Ariel Moyano.
Publicidad

El viernes pasado, el concejal de San Antonio de Arredondo, Ariel Moyano (Juntos Progresamos), presentó su renuncia “indeclinable” a su banca argumentando razones “de estricto índole personal y político”.

“Renuncio a los honores pero no a la militancia ni al servicio público que seguiré ejerciendo desde el cargo que más me enorgullece: el de ciudadano de San Antonio de Arredondo, a cuyo pueblo siempre deberé mi lealtad y trabajo”, señaló. Y advirtió que, “renunciar como concejal nunca será equivalente a claudicar como hombre público, porque hoy lo soy más que nunca, y es hoy cuando más dispuesto estoy a entregar mi tiempo y mi energía a construir un mejor San Antonio”.

El Concejo Deliberante deberá tratar en la sesión del próximo viernes la dimisión y, tras aceptarla, se convocará al suplente que lo reemplazará: Horacio Ollaquindia.

El impacto político de la renuncia de Moyano dentro del cuerpo legislativo se hará evidente cuando el bloque opositor de Unión por Córdoba (del que se había ido en marzo para armar uno unipersonal) vuelva a tener tres miembros: Gloria Verra, Andrea Salluzzi y Ollaquindia.

 

¿Cargos incompatibles?

Rumores de todo tipo comenzaron a circular en San Antonio apenas se conoció la decisión de Moyano. El más fuerte vinculaba la renuncia a la banca con una presunta incompatibilidad del cargo de concejal con el de director de Empleos en la Agencia Córdoba Joven del gobierno de la provincia.

En este sentido cabe recordar que en diciembre pasado, cuando el gobernador Juan Schiaretti firmó el decreto con su designación al cargo, Ollaquindia presentó ante la Fiscalía de Estado un pedido para que se dictamine si había incompatibilidad en los cargos.

Y si bien al día de hoy se desconoce qué resolverá el organismo provincial, se especulaba que la dimisión tenía que ver con la posibilidad de que determinara que, efectivamente, eran incompatibles.

Moyano lo negó. “Yo concursé ese cargo en 2015 como parte de la carrera administrativa y salió la designación en diciembre de 2017. Lo acepté y de inmediato renuncié a mi dieta como concejal, ya que creo que no correspondía cobrar dos ingresos de parte del Estado. El Concejo Deliberante aceptó que ejerza el cargo ad honorem.

La presentación en la Fiscalía de Estado no tiene nada que ver con la decisión de renunciar. Mi actuación ha sido pública y transparente y entiendo que no existe incompatibilidad”, explicó a La Jornada. Y responsabilizó por la polémica a “versiones malintencionadas”.

En este punto, dijo ser blanco de una campaña “de hostigamiento y persecución” que incluye cartas anónimas.

“Llegué al Concejo con un proyecto que ya no existe y no soy parte”, afirmó, y apuntó que el espacio que lidera, Juntos Progresamos, “pasa por la construcción de una propuesta con los vecinos”.

“Queremos armar un proyecto nuevo y presentarlo en las urnas en 2019. Entonces si llego a intendente o concejal el cargo será genuino. Hay que actuar con honestidad y ética y replantear toda la propuesta para San Antonio. El proyecto debe salir de la casa de los vecinos y no del Concejo Deliberante, ni motivado por rencor y odio”, concluyó.

 

Nota correspondiente a la edición n° 512 del semanario La Jornada, del 30 de abril de 2018.

Compartí esta nota y seguinos en las redes

ESCRIBE UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here