Proyecto Matteo: una propuesta escolar que nació en Villa Carlos Paz y que se replicará en toda la provincia

Publicidad

Por Jorgelina Quinteros

El viernes 6 de abril se realizó un acto por el Día del Agua en Córdoba Capital. El evento fue aprovechado para hacer entrega de diez centrales meteorológicas a instituciones educativas de toda la provincia que se están sumando al ‘Proyecto Matteo’.

La iniciativa nació a partir de un trabajo desarrollado por el Instituto Dante Alighieri. Este año, con el apoyo del ministerio de Agua, Ambiente y Servicios Públicos de la provincia, el proyecto convocó a escuelas de gestión pública y privada de diferentes localidades de Córdoba para que empiecen a desarrollar esta propuesta educativa.

En el acto participaron el ministro de Agua, Ambiente y Servicios Públicos, Fabián López, junto a otras autoridades relacionadas con los recursos hídricos de nuestra provincia. Marcelo García, del Centro de Estudios y Tecnología del Agua (CETA) de la Facultad de Ciencias Exactas Físicas y Naturales de la Universidad Nacional de Córdoba, presentó el ‘Proyecto Matteo’, que implica el trabajo articulado de esta institución a la par del Centro de la Región Semiárida del Instituto Nacional del Agua (CIRSA-INA) y el Instituto Dante Alighieri.

El evento fue una instancia de consolidación del trabajo en red entre los diferentes organismos involucrados. Los profesores Andrea Bibiloni, Jorge Quevedo y Silvia Mastromauro dialogaron e intercambiaron experiencias con las autoridades y docentes de las escuelas que comenzaron a trabajar en torno a este proyecto.

La propuesta educativa consiste en impulsar y replicar la experiencia iniciada por el colegio cinco años atrás y, a partir del 2017, multiplicada en otras escuelas de nuestra ciudad. La escuela Carlos Paz, el IPEM 316 ‘Eva Duarte de Perón’ y el IPEM 190 ‘Dr. Pedro Carande Carro’ ya tienen funcionando sus respectivas estaciones hidrometeorológicas.

“El proyecto comenzó como ‘Adopto un tramo de arroyo como mi mascota’, allá por el año 2013. Este nuevo ‘Proyecto Matteo’ se desprende de ese otro, que tampoco lo damos por cerrado porque seguimos trabajando el tema de la erosión y del cuidado y la influencia del ambiente en el ecosistema del arroyo”, explicó Bibiloni.

En una primera etapa, implica la instalación de una estación hidrometeorológica automática ‘SINOMETER’, que permite a docentes y alumnos medir las precipitaciones y monitorear otras variables como temperatura del aire, dirección y velocidad del viento. Además de otras actividades que tienen relación directa con la necesidad de generar conciencia, en las futuras generaciones, sobre la preservación del recurso y el cuidado del medio ambiente.

“El estudio comenzó con la primera central meteorológica que instalamos en la escuela en el año 2014. Nos servía para medir diariamente la cantidad de lluvia que, en nuestra analogía con la mascota, alimentaba al arroyo que corre frente al instituto”, agregó.

Una vez que comenzaron las mediciones con esta herramienta empezaron a pensar junto con “los ingenieros de la facultad, que son nuestros asesores científicos, la manera de darle mas uso y a soñar en darle los datos meteorológicos a la ciudad de Carlos Paz”, relató la docente. De esta manera, se abrió la invitación a otras escuelas a sumarse al proyecto.

El trabajo se plasmó en un libro que comenzó a ser divulgado en instituciones educativas de la provincia, a través de un curso para docentes denominado ‘La escuela del agua’. A partir de estas capacitaciones se sumaron diez escuelas que solicitaron una estación hidrometeorológica, las cuales fueron entregadas durante el acto para conmemorar el Día del Agua. En un futuro está previsto que se incorporen colegios de Santiago del Estero y Salta.

Matteo Cáceres Ravagli fue junto a sus compañeros del Dante Alighieri un precursor del trabajo científico, que inició en el 2013 en relación a los recursos hídricos y las cuencas en la Provincia. Matteo falleció en un accidente el año pasado y la institución decidió que el proyecto lleve su nombre. Durante el acto, las autoridades hicieron entrega a su mamá de una placa a modo de agradecimiento por el aporte brindado por el alumno y su familia.

“El año pasado el proyecto tomó el nombre de Matteo como homenaje a este alumno que podría haber llegado a ser un científico y que era muy reconocido por su compromiso hacia el trabajo de investigación en la escuela”, expresó Bibiloni.

Las ideas de seguir multiplicando actividades en el marco de esta propuesta pedagógica no se detienen. Los estudiantes pasaron de armar “tornillito por tornillito” la central que llegó a la escuela en calidad de préstamo de la universidad a proyectar su fabricación con material descartable. “Los datos los pasamos al CIRSA-INA y quedan a disposición de ellos. Por otro lado, los usamos en las investigaciones con el arroyo para observar, por ejemplo, el tema de la erosión”, detalló. El próximo paso es subir la información obtenida a una plataforma en Google para que estén a disposición de cualquier persona.

El proyecto atravesó transversalmente a toda la institución articulado con los distintos espacios curriculares, “cada uno se sumó desde su área, su iniciativa o creatividad”. Mientras tanto, “hay aprendizajes que no se los olvidan más. Los primeros alumnos ya están en cuarto año del secundario, o sea que tenemos prácticamente la escuela completa que ha sido protagonista, en algún momento, de una parte de este proyecto”, valoró. Y rescató el compromiso con el que los jóvenes asumieron “poner un granito más en el cuidado del planeta, que es nuestro objetivo, y en formar ciudadanía responsable, participativa y activa”.

Desde una mirada pedagógica, la evaluación es más que positiva por “todas las posibilidades de aprendizaje en todas las materias” señaló la profesora, quien destacó la participación de los estudiantes en “espacios sumamente importantes” como su presencia en la Unicameral cuando se votó el proyecto que estableció el nombre del arroyo como ‘Huahuas Mayun’. “Los chicos se dieron cuenta que ellos pueden obrar cambios en la sociedad y saben que desde chiquitos los están escuchando”, finalizó.

 

Nota correspondiente a la edición n° 510 del semanario La Jornada, del 16 de abril de 2018.

Compartí esta nota y seguinos en las redes

ESCRIBE UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here