Avilés insiste en mostrar el superávit como un logro de su gestión y prepara el terreno para la campaña

Publicidad

Durante un encuentro con algunos medios que tuvo lugar el lunes pasado, el intendente Esteban Avilés destacó que en 2017 el municipio generó un superávit de más de 131 millones de pesos.

El mandatario insiste, así, en mostrar esto como un logro de gestión, aunque en realidad esta diferencia entre ingresos y egresos está relacionada directamente con una fuerte presión fiscal y una llamativa subejecución presupuestaria.

En este sentido, vale mencionar que el informe que realizó el Auditor de Gestión Alejandro Díaz sobre el ejercicio 2017 determinó que la ejecución por áreas promedió el 76% de lo presupuestado. Esto es, lisa y llanamente, que no se hicieron todas las cosas proyectadas.

Pero para Avilés eso es positivo.

“Quiero felicitar al área de Economía por el trabajo realizado, esta es una muy buena noticia para los vecinos de Carlos Paz. Nuestro gobierno por sexto año consecutivo tiene un saldo positivo, con superávit, donde bajamos la deuda pública del presupuesto que estaba condicionado en la ejecución”, expresó.

Los datos de la secretaría de Economía precisan, además, que al 31 de marzo de 2018 la disponibilidad financiera de las cuentas de afectación específicas que aparecen en el cedulón, es de 197 millones de pesos “que serán invertidos en obras de gas, cloacas, agua, infraestructura, servicios, turismo y deporte, este año y en 2019”.

Y uno se pregunta por qué esta acumulación de recursos para ser gastados en este período de tiempo. La respuesta está en las elecciones municipales que se concretarán en junio del año próximo.

Este ‘ahorro’ aseguró a la gestión contar con fondos para poner en marcha diferentes obras en el marco de la campaña que buscará retener la intendencia.

“Tenemos en el banco 197 millones de pesos, lo que significa que la obra pública que va a encarar el gobierno este año y en 2019, ya cuenta con los recursos para no endeudarnos en el futuro. En los próximos días presentaremos el plan de obras completo donde habrá muy buenas noticias”, anticipó  Avilés.

En cuanto a la deuda, el titular de la cartera económica, Daniel Gilli, destacó que al cierre del ejercicio 2017 fue del 10% del presupuesto ejecutado, lo que significa una disminución de un 84,62%.

“Esto quiere decir que al inicio de la gestión (2011) la deuda impactaba en más de la mitad del presupuesto (65,02%); y al cierre del año 2017 es una décima parte del presupuesto ejecutado (10,00%)”, detalló.

 

Nota correspondiente a la edición n° 510 del semanario La Jornada, del 16 de abril de 2018.

Compartí esta nota y seguinos en las redes

ESCRIBE UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here