Echaron a una médica del hospital tras 16 años de servicio y denuncian que se trata de una “represalia política”

Publicidad

Cuando regresó de sus vacaciones, el martes pasado, Daniela Mendoza se encontró con que el municipio había decidido ‘bajar’ su contrato a partir del 31 de marzo.

En la práctica, es un despido liso y llano. Mendoza se desempeñaba como médica en la guardia del hospital Gumersindo Sayago desde hace 16 años. No tenía quejas por su trabajo. Ni se explicitaron razones por la cual el departamento ejecutivo decidió echarla.

Pero sucede que Daniela Mendoza es la hija de la exconcejala y actual directora de Carlos Paz Gas en representación de la Coopi, Blanca Pérez. Y su despido se lee en el marco del enfrentamiento que existe entre el intendente Esteban Avilés y la Cooperativa Integral por la concesión de los servicios públicos de agua, cloacas y gas natural.

“Es una represalia política. Quisieron castigarla a mi mamá y me castigaron a mí.

Yo no hago política, no me meto ni tengo tiempo para eso.

 

Es la primera vez que me pasa una cosa así, nunca tuve problemas con nada. Por eso creo que esto es puramente político”, dijo Mendoza a La Jornada.

Y subrayó: “Después de 16 años nadie me llamó ni me dio explicaciones. No hay otra razón que ser la hija de…”.

La situación generó un fuerte repudio de parte del Equipo de Salud a cargo de la guardia del hospital Gumersindo Sayago. Los profesionales consideraron la decisión “equívoca e intempestiva”, y pidieron una reunión con el secretario de Salud “a fin de tratar la posibilidad de revertirla” (ver aparte).

 

“No sé qué pasó”

En una entrevista con VillaNos Radio, Mendoza reiteró que nunca tuvo problemas ni quejas por su trabajo, por lo que concluyó que la baja de su contrato tiene que ver con “cuestiones políticas por el conflicto de mi mamá con la municipalidad por la Cooperativa”.

“Nadie me informó nada, solo encontré la notificación en la casa de mis padres”, dijo. Y precisó que tanto la directora del hospital, Claudia Pereyra, como el director de Recursos Humanos, Roberto Buzzurro, le dijeron que no estaban al tanto de la decisión de echarla.

A pesar de la antigüedad y sus antecedentes, Mendoza trabajaba en el hospital como contratada, un mecanismo de vinculación que plantea una extrema precarización laboral ya que el convenio se renueva cada tres meses.

Por esto, “el 100% de los contratados estamos siempre con el miedo de que nos van a echar”.

“No hago política y tengo una ideología muy diferente a la de mi mamá. Pero con el tema de la Coopi me esperaba algo así en cualquier momento. Lo que en el municipio no tienen en cuenta es que mi mamá no vive de mi trabajo, mis hijos sí”, reclamó.

 

despiece

Repudio de profesionales de la guardia a la decisión “equívoca e intempestiva”

El Equipo de Salud a cargo de la guardia del hospital Gumersindo Sayago expresó su ‘total repudio’ a la ‘baja del contrato’ de la doctora Daniela Mendoza, tras 16 años de servicio, y sin ninguna explicación.

En una nota que será presentada en las próximas horas al secretario de Salud Pública, Rubén López, los profesionales destacaron que Mendoza “cumple sus funciones en el hospital con total desempeño y vocación a la medicina”.

“Sentimos un profundo malestar e incertidumbre ante tal situación por lo que nos solidarizamos con nuestra compañera y solicitamos una reunión a fin de tratar la posibilidad de revertir esta decisión equívoca e intempestiva que se ha tomado”, sostiene el documento.

 

Nota correspondiente a la edición n° 509 del semanario La Jornada, del 09 de abril de 2018.

Compartí esta nota y seguinos en las redes

ESCRIBE UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here