Publicidad

Hernán Sánchez desapareció el 19 de diciembre de 2014. El fotógrafo era oriundo de la localidad de Tanti, pero vivía en Carlos Paz. Después de casi tres meses de incertidumbre y, prácticamente, nulos avances en la investigación por su paradero, su cuerpo fue encontrado en el cerro de la Cruz el 13 de marzo de 2015.

El cadáver del fotógrafo fue hallado de manera fortuita, en el marco del operativo de búsqueda desplegado para localizar a Andrea Castana, quien había desaparecido en el Cerro de la Cruz el 11 de marzo de 2015, en horas de la siesta y fue encontrada allí el mismo día que Hernán, unas horas más tarde.

El personal del Cuerpo Especial de Policía (CEP) ubicó el cuerpo del joven  en un cañadón boscoso al cual se llega a través del acceso que el cerro tiene por calle La Rioja. Entre las prendas de vestir estaba la credencial de un boliche con su nombre.

En julio de 2017, y a través de una publicación del diario La Voz del Interior, se dio a conocer que el fiscal Ricardo Mazzuchi pretende cerrar la investigación sobre la muerte de Sánchez, concluyendo que se trató de un suicidio. La hipótesis del titular de la Fiscalía de Segundo Turno es que el fotógrafo de 32 años se ahorcó a pocas horas de haber dejado su casa el mismo día que desapareció.

La familia Sánchez se enteró de esta noticia a través de los medios de comunicación, no recibieron un aviso formal de la fiscalía. En ese momento apelaron la decisión y están a la espera de una respuesta del Tribunal Superior de Justicia de la provincia.

“No estoy conforme con cómo está actuando la justicia. Siento que nos están tomando el pelo”, afirmó Sandra Sánchez, hermana de Hernán. Y recordó que la autopsia demostró que el joven fotógrafo “fue torturado y asesinado”.

“Hernán no se suicidó. Tenía los dedos quebrados, le faltaba un diente que se lo habían arrancado, le falta un pedazo hueso de la cadera. Tenía golpes, signos de haber sido arrastrado y una herida en el abdomen que le causó la muerte. Fue torturado y asesinado”, subrayó.

Con sus hermanas, Carina y Jésica, este martes por la tarde repartieron folletos en las calles y los negocios céntricos con datos sobre el caso.

“Hernán algo vio o algo sabía… No sé qué pudo haber sucedido pero lo mataron”, dijo. Y aseguró que una de las hipótesis que se maneja es que, “lo asesinaron por encargo”.

“Pudo haberle sacado una foto a un funcionario público que lo comprometería”, arriesgó.

También se refirió a la nula respuesta que tuvo la iniciativa del gobierno provincial de ofrecer una recompensa de 200 mil pesos a quien aporte datos que permitan esclarecer el crimen. Para eso, se puso a disposición el 0800-8888082 (el mismo número y el mismo monto se destinó para el caso de Andrea Castana).

“Nunca llegó nada importante. Quizá quien pueda aportar datos no lo hace porque tiene miedo y duda de si será realmente protegido, o si pusieron la recompensa para saber si alguien más conoce algo. Por eso, si alguien sabe algo, le pido que llamen a nuestro abogado (Carlos Nayi) o busquen la forma de hacernos llegar la información si no confían en el 0800”, planteó.

A la justicia le reclamó que, “trabajen con seriedad y se pongan en el lugar de la familia”.

A pesar de que ya pasaron tres años desde el hallazgo del cuerpo, todavía confía en que se puede llegar a la verdad. “La esperanza es lo último que se pierde”, señaló.

Y reflexionó: “Hay asesinos sueltos y no sabemos si están cerca de nosotros o viven en la misma ciudad. Es muy feo andar con miedo”.

Compartí esta nota y seguinos en las redes

ESCRIBE UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here