Para Mario Sansone, “el gobierno municipal es una pesadilla”

Publicidad

Mario Sansone sostuvo que el gobierno municipal de Villa Carlos Paz “es una pesadilla”. Lo hizo en un comentario en La Jornada Web y lo ratificó en una entrevista con VillaNos Radio.

Aunque incursionó en la política y fue candidato a intendente y a defensor del Pueblo, aclaró que sus opiniones deben interpretarse “como contribuyente y vecino interesado en la cosa pública”.

“El gobierno municipal es una pesadilla de la cual inexorablemente despertaremos en algunos meses más. Lamentablemente cuando eso ocurra, la ciudad habrá acumulado al menos ocho años de atraso en su desarrollo. O tal vez muchos más, quien podría saberlo.

La prestación de servicios públicos imprescindibles para el crecimiento de nuestra ciudad, se ha judicializado de manera innecesaria e irresponsable”, advirtió.

“Pocas personas en la ciudad saben esta historia enredada de los servicios públicos como agua, cloacas y gas. Y sin ponerme colorado puedo decir que soy uno de los que algo sabe. Por eso siento la obligación de decir lo que pienso”, afirmó. Y consideró que, “no pensamos en la ciudad dentro de 20 o 50 años y se generan discusiones poco comprensibles, más vinculadas a cuestiones políticas y personales que con el futuro de Carlos Paz”.

“Hay un dislate tan grande que nunca se llega a nada. Nadie quiere que pase nada, ni el gobierno municipal, porque si así lo querría lo hubiese hecho cuando tenía herramientas estructurales y legislativas para hacerlo”, consideró, en referencia a la fractura de Carlos Paz Unido provocada por el intendente Esteban Avilés, días antes de anunciar la municipalización del servicio de agua, en agosto de 2016.

En este punto, y en relación al conflicto con la Coopi, sostuvo que, “llama la atención que estemos parados en esta posición a meses de iniciar una encarnizada lucha política por 2019. Ni siquiera tiene rédito político. Para nadie. Es una tortura diaria”.

“Hay mecanismos para arreglar esta situación pero me parece que no se quiere y las consecuencias para el desarrollo son gigantescas. Además, la contingencia económica que queda es enorme y la vamos a terminar pagando los contribuyentes”, estableció.

Por último, reflexionó: “Me he preguntado cómo pudimos llegar a esto. Y se me ocurre que es como si le hubiéramos confiado nuestra casa a alguien y nos la devuelve embargada. Una verdadera pesadilla”.

 

Nota correspondiente a la edición n° 505 del semanario La Jornada, del 12 de marzo de 2018.

Compartí esta nota y seguinos en las redes

ESCRIBE UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here