Publicidad

La decisión del intendente Esteban Avilés de avanzar en su pretensión de que el municipio asuma la prestación del servicio de agua, quitándole la concesión a la Cooperativa Integral, trae aparejado consecuencias que exceden los límites de la ciudad.

Es que la Coopi provee de agua a cuatro de las cinco localidades del sur de Punilla. Presta el servicio en San Antonio, Mayu Sumaj y Cuesta Blanca, y le vende agua ‘en bloque’ a la cooperativa de Icho Cruz. El caso de Tala Huasi es particular, ya que la comuna toma agua directamente del río. Además, la Coopi presta también el servicio en Estancia Vieja.

“Las cinco comunas y municipios estamos por reunirnos para llevar un mensaje de toda la región. Hemos pedido una reunión al intendente Avilés para conocer su planteo”, expresó a VillaNos Radio la intendenta de San Antonio de Arredondo, Patricia Cicerone.

No precisó cuánto hace que solicitaron la audiencia a Avilés, sólo dijo que fue “hace bastante” y que teniendo en cuenta el plazo del 28 de febrero que ha establecido el municipio para asumir la prestación provisoria del servicio, pretenden que la reunión se concrete antes de esa fecha.

“Estamos esperando que nos convoque”, dijo Cicerone y añadió: “No sabemos cómo va a ser la prestación del servicio, del cual hoy no tenemos ningún  inconveniente. Estamos con mucha incertidumbre y lo que pretendemos es defender nuestras localidades”.

Por su parte la jefa comunal de Cuesta Blanca, Andrea Jordán, se distanció un poco de lo planteado por Cicerone. “No he participado de ninguna reunión y no me hago eco de lo que dijo la intendenta. Nuestras localidades son autónomas”, subrayó.

Sostuvo que hasta el momento no tiene ninguna comunicación de parte de la Cooperativa Integral respecto a un eventual cambio en la prestación del servicio de agua. “No tenemos problemas con la Coopi y nadie nos ha presentado nada, por lo cual sigue siendo nuestra prestadora. Incluso estamos planificando hacer extensiones a la red en la localidad”, dijo a La Jornada. Y profundizó: “La Coopi no ha cursado ninguna notificación, no ha hecho ningún planteo ni nada por el estilo en Cuesta Blanca, con lo cual nosotros estamos con una prestación regular del servicio y hasta el momento nada ha cambiado. Y si hay un cambio, será sometido a la comunidad de Cuesta Blanca la decisión, a nadie más, por la autonomía”.

Sobre el conflicto en Carlos Paz, opinó que “los problemas que tenga la municipalidad con la Coopi lo tienen que resolver ellos”. “Nosotros somos autónomos”, insistió.

Consultada sobre quién operará la planta de Cuesta Blanca en un escenario de municipalización del servicio, señaló que la cuestión no está clara.

“Este tema no ha sido abordado por nadie y eventualmente si alguien plantea algún cambio o alguna situación para operar la planta, distinta a lo que hasta hoy se está poniendo en práctica, le daré intervención a la provincia, al ERSeP o a quien corresponda para dirimir la situación. Lo único que tengo claro es que la planta potabilizadora está en Cuesta Blanca”, finalizó.

 

Nota correspondiente a la edición n° 502 del semanario La Jornada, del 19 de febrero de 2017.

Compartí esta nota y seguinos en las redes

ESCRIBE UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here