Publicidad

El pasado viernes 2 de febrero tuvo lugar en San Antonio de Arredondo la 11º edición de la Fiesta de la Virgen de la Candelaria.

El evento se desarrolló íntegramente en el predio del camping El Juglar, junto al río que le da nombre a la localidad del sur de Punilla.

La tradicional procesión dio inicio a los festejos. Tras la celebración de la misa hubo un desfile gaucho y luego llegó la hora de la peña.

Amigos del Encuentro, Los Trajinantes, Pichi Acosta, Ángel Martín y Marina González pasaron por el escenario antes del gran cierre con Doña Jovita.

Unas mil personas le dieron marco al evento, que se desarrolló con entrada libre y gratuita (sólo se cobraba estacionamiento).

Durante su transcurso fueron presentados oficialmente el Himno de San Antonio de Arredondo (musicalizado por la coscoína Marina González) y la bandera de la localidad (ver aparte).

La Fiesta de la Virgen de la Candelaria comenzó a realizarse allá por los años 50 pero no tuvo continuidad. Cuando asumió como presidenta de la entonces comuna de San Antonio, Patricia Cicerone decidió reflotarla.

Hoy, ya como intendenta del municipio, apuesta a consolidar el festival como uno de los atractivos de San Antonio en verano.

“Tuvimos una gran convocatoria, es una festividad muy importante para nosotros y apostamos a seguir creciendo cada año”, dijo Cicerone. Y remarcó que San Antonio “tiene una identidad propia” que, por un lado, “es mantener la villa y prepararnos para que el turista disfrute de la naturaleza” y, por otro, el perfil “familiar y religioso” de la localidad.

Estuvieron presentes, además, funcionarios, concejales y tribunos del municipio, y autoridades de localidades vecinas.

 

La bandera

La realización de la 11º edición de la Fiesta de la Virgen de la Candelaria fue momento propicio para que el municipio presente oficialmente la bandera de San Antonio de Arredondo.

El diseño del emblema fue realizado íntegramente dentro del municipio. El trabajo estuvo coordinado por Eduardo Olivieri y Lucas Pérez, del área Comunicación.

En el decreto que oficializa la bandera se explica que, “los colores son el reflejo del paisaje vivo y de las riquezas que se  pueden descubrir en cada rincón de nuestra localidad”.

El paño destaca la iglesia, “testimonio fiel del patrimonio histórico, cultural y religioso (…) sin olvidarnos de la dicha de haber sido nuestras tierras bendecidas por el paso del santo Cura Brochero”.

 

Nota correspondiente a la edición n° 501 del semanario La Jornada, del 12 de febrero de 2017.

Compartí esta nota y seguinos en las redes

ESCRIBE UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here