Publicidad

El martes pasado se concretó en la sede del ministerio de Trabajo una nueva reunión en el marco del pretendido traspaso del servicio de agua que hoy presta la Coopi a la esfera municipal. El nudo central que sigue sin resolverse en este espacio es definir de qué manera pretende el municipio de Villa Carlos Paz garantizar la continuidad laboral de los trabajadores de la Coopi.

Porque más allá de las declamaciones, lo cierto es que al día de hoy no existe formalmente el instrumento legal a través del cual el municipio garantizaría las mismas condiciones laborales (salario, antigüedad, categoría) que hoy tienen los trabajadores en la Cooperativa.

Del encuentro participaron en representación de la municipalidad el asesor letrado y secretario de Gobierno Juan Villa; en representación del SIPOS (Sindicato del Personal de Obras Sanitarias) el secretario General Gustavo Valdez y el secretario Gremial José Ipólito, en representación de la Coopi el abogado Aníbal Martínez y el ministro de Trabajo Omar Sereno, junto a su equipo de asesores.

La reunión estuvo acompañada esta vez con una fuerte movilización de los trabajadores de la Cooperativa, quienes se manifestaron afuera de la sede del ministerio para hacer saber su descontento sobre la municipalización.

Tras la reunión, Valdez comunicó a los trabajadores que la decisión del Ministerio es intimar a la municipalidad para que presente una propuesta sobre cómo piensa resolver la situación de los trabajadores. “Esto es muy importante, porque esto no se arregla con la simple voluntad de mantener los puestos de trabajo. Venimos diciendo que tienen que decirnos cómo van a hacer eso y nadie lo dice”, expresó el dirigente.

En la reunión también se planteó que el ministerio rechaza la declinación planteada por la Coopi en cuanto a participar de las audiencias que allí se están realizando. Recordemos que el argumento central de la Cooperativa es que no se puede avanzar en modificaciones sobre el actual estado de las cosas teniendo en cuenta que hay un proceso judicial abierto.

La presencia del abogado Martínez en la reunión también sirvió para aclarar en ese espacio que la Coopi presentó a fines de diciembre un recurso de apelación del fallo del Tribunal Superior de Justicia (que avaló el decreto de Avilés) para que la Corte Suprema de Justicia de la Nación revise el dictamen.

El municipio alega esa falta de notificación como el único argumento para sostener que la fecha del 28 de febrero –día en que el municipio anunció que asumiría la prestación provisoria del servicio de agua- sigue en pie.

“Nosotros tenemos la fecha del 28 de febrero que está fijada y está inamovible”, expresó Villa al término de la reunión.

Pese a que el municipio formalmente no ha sido notificado de la presentación de este recurso judicial (pero aún hay plazos vigentes), la pretendida municipalización del servicio de agua aún no tiene sentencia firme. Por lo cual, tampoco están los tiempos judiciales cumplidos para ejecutarla.

 

Cruce con Villa

Al terminar la audiencia, el secretario de Gobierno y Asesor Letrado Juan Villa se cruzó con los trabajadores de la Cooperativa Integral que estaban afuera del ministerio, manifestándose. Allí fue increpado e insultado. Hubo un trabajador que le pedía que “mire a los ojos” a las personas que van a afectar con decisiones tomadas de forma arbitraria y unilateral.

En un breve intercambio con este medio, Villa sostuvo que “el municipio sí explicitó” de qué manera pretende el municipio tomar a los trabajadores. “Estamos acá para que dentro del ámbito del ministerio se encuentren las soluciones legales que corresponden”, dijo y contradictoriamente añadió: “Nosotros ni siquiera tenemos en claro la cantidad de operarios que pertenecen a la Cooperativa, nosotros no podemos hacer ningún planteo”.

“Nosotros tenemos la posibilidad de hacer un convenio colectivo de trabajo dentro del ámbito del ministerio de Trabajo”, expresó aunque en las sucesivas reuniones que se vienen manteniendo el espacio, no se conoce ni un reglón del declamado convenio colectivo que se firmaría.

Sostuvo, además, que el mencionado convenio ni siquiera tendría que pasar por el Concejo de representantes. “Se firma en el ámbito del ministerio”, señaló.

En cuanto a lo postura asumida por el Sindicato de Trabajadores Municipales (diciendo que no están de acuerdo con un eventual pase a planta de los trabajadores que hoy están efectivos en la Coopi) Villa expresó: “Nunca se habló de pasarlos a planta permanente. No se puede hacer pasar a planta permanente a nadie, porque el ingreso está regulado por la Carta Orgánica”.

Villa se retiró escoltado por la policía. La reunión pasó a un cuarto intermedio, con fecha a definir.

 

“Nuestra discusión es preservar el servicio”, dijo el abogado de la Coopi

En la audiencia desarrollada en el ministerio de Trabajo, la Cooperativa Integral estuvo presente a través del abogado Aníbal Martínez. La Coopi insiste en que no se puede avanzar en una discusión sobre el futuro de los trabajadores siendo que aún hay un proceso judicial abierto.

Por ello, el letrado calificó de “pseudo negociación” las reuniones que se están concretando en el ministerio de Trabajo. “El ministerio debería archivar este proceso y esperar el fallo de la Justicia”, consideró y graficó: “Quieren hundir un barco que anda bien”.

Además, evaluó a la reunión como un espacio tripartito en el que el municipio va “con sus intenciones de doblegar a la Cooperativa”, el sindicato que “defiende las fuentes de trabajo de todo los empleados de la Coopi”, y que la Cooperativa “defiende su postura de que tras 54 años, es la que está más capacitada para brindar el servicio”.

Sostuvo que en esa audiencia, el municipio siguió haciendo “falsas promesas” sobre la continuidad de las fuentes de trabajo ya que “no llevó nada concreto”.

“Hace cuatro audiencias que el municipio viene solo con promesas y no plantean ningún tipo de solución. No hay ninguna propuesta concreta para el supuesto caso de que la municipalidad vaya a operar el servicio”, expresó Martínez.

En ese sentido aclaró que la fecha del 28 de febrero –definida por el municipio como el día en el que tomaría la prestación provisoria del servicio- no está firme. Y explicó: “La posición nuestra consiste en seguir la vía judicial. Llevamos la copia del recurso de apelación interpuesto ante el Superior Tribunal de Justicia. Manifestamos que la sola interposición de un recurso de este carácter produce un efecto suspensivo de cualquier trámite que se pudiera estar intentando”.

Martínez recalcó que en la reunión la Coopi ratificó sus dos posturas: continuar siendo la prestadora del servicio, sobre la cual no hay objeciones; y mantener las fuentes laborales de todos los trabajadores, tal como sucede hasta el día de hoy. El abogado insistió en que la discusión del sindicato con la municipalidad (sobre el futuro de los trabajadores) “deviene en abstracto” puesto que hay un proceso judicial abierto.

 

Nota correspondiente a la edición n° 501 del semanario La Jornada, del 12 de febrero de 2017.

Compartí esta nota y seguinos en las redes

ESCRIBE UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here