Publicidad

Por Hernán Ibar

Por séptima ocasión el navegante carlospacense fue de la partida en el Rally Dakar y el resultado volvió a ser más que positivo.

En este caso, Sebastián Scholz, estuvo junto a Martín Maldonado en la 40º edición y con el Mercedes del equipo Colcar hicieron de las suyas por Sudamérica.

“Pitu” completó su cuarto Rally Dakar en siete participaciones consecutivas y además logró la mejor ubicación en su historial, quedando 23° en la general, como quintos mejores argentinos de la competencia.

Agregándole que la carrera fue denominada como la más complicada en toda su historia, y hubo un carlospacense que la pudo superar…

El paso por Villa Carlos Paz y la coronación en Córdoba hicieron para “Pitu” un Dakar inolvidable.

Con una enorme felicidad, Scholz disfruta de estar pasando uno de sus mejores momentos deportivos, sabiendo lo que logró, y todo lo que trabajó para llegar a este presente…

Hoy, con la cabeza más en frío, celebra junto a su familia su mejor logro… ojo, sin mucho descanso ya que en las próximas semanas comenzará la preparación para estar nuevamente en el 2019…

 

– Ya en la ciudad, ¿qué conclusión sacaste de la edición 40° del Dakar?

– Estoy feliz de completar el Dakar más duro de la historia, por lo menos de los que yo he corrido. Todos decían que fue el más duro de Sudamérica y la historia. La sensación es de mucha felicidad de haber concluido entre los 25 del mundo, siendo un equipo sudamericano. Uno hace un trabajo durante todo el año que permite llegar en óptimas condiciones a la carrera. Para mí no hubo una etapa fácil, no nos podíamos relajar, los equipos estaban muy parejos y la organización se encargó de que sea muy dificultoso para todos.

 

– ¿Era el Dakar que esperabas o algo te sorprendió?

– Se habló mucho desde cuando se dio a conocer el recorrido. Vimos las zonas que podían tocar y nos dimos cuenta que iba a ser duro, sea altura o la misma dureza. En la carrera vimos que era verdad que la edición 40° iba a ser la más dura, así que nos empezamos a preparar en doble turno, llegamos en buena forma, aguantamos el ritmo de carrera y eso se ve plasmado en la competencia.

 

– ¿Cuál fue el momento más duro de la carrera?

– Todas las etapas tuvieron cosas atrapantes, desde la clasificatoria tuvimos algunos planteos que te pone la organización que pueden llevarte a equivocarte o dudar. Todos los días había un plus, no hubo ninguna etapa que diga que la odié o no me gustó pero sí sufrí algunas etapas más que otras, por el frío, la altura, las temperaturas muy cambiantes de un día al otro, entonces todas las etapas fueron especiales. La que más sufrimos fue la 13, en San Juan con Córdoba, equivocamos la elección del neumático, corríamos en una zona nueva, y pensamos que era similar, pero no tuvimos suerte con la cubierta y eso nos llevó a demorarnos. En ese caso sí fue una complicación para nosotros.

 

– ¿Cómo viviste el paso por Carlos Paz y el cierre en la capital cordobesa?

– Es muy importante este hecho, la suerte que tengamos este evento, una carrera tan importante como el Dakar, a la vez seamos vistos por muchos países, a la altura de un Mundial de Fútbol o el mismo Juego Olímpico, habla de la importancia que esta categoría llegue a los carlospacenses, y también tenga su podio en Córdoba, además con la familia y amigos que siempre me apoyaron estuvieron ahí presente. 

 

– ¿Cuanto tuvo que ver la preparación previa al Dakar para llegar al resultado obtenido?

– Mucho, cualquier competidor de elite no subestima ninguna carrera. Nosotros arrancamos en febrero, sea entrenamiento personal o con el equipo, haciendo pruebas, corriendo campeonatos, somos realistas que estamos a dos o tres años con los equipos europeos, sabemos que no es imposible, nosotros íbamos por un puesto cuarenta y terminamos en el 23°, quintos mejores argentinos, es un orgullo, con un producto hecho íntegramente en el país. Es una satisfacción enorme todo lo que hicimos.

 

– ¿Sos consciente que completaste la edición más complicada del Dakar?

– Uno a veces lo sueña, de chico siempre lo imaginé, creo que si uno dirige las cosas rumbo a sus sueños se pueden llegar a cumplir, cuando nos entregaron las medallas y sin exagerar nos dijeron que ya éramos leyendas, pasamos a formar la leyenda del Dakar, si bien cuando llego a casa es un premio más, que se guarda en la vitrina, mi premio es compartirlo con mi familia, estar con mi gente. Pensándolo en frío, uno no lo dimensiona tanto como es, pero sabe que ha logrado algo que mucha gente quiere hacer, se me infla el pecho, me llena de orgullo todo esto.

 

– ¿Qué se espera para 2018?

– Ahora tenemos unos días de descanso y en febrero ya empezaremos a entrenar de nuevo. Seguramente estaremos corriendo el Argentino de Cross Country que arranca en abril, trataremos de estar en las carreras más importantes de Sudamérica. La intención esta en ganar o llegar al podio y poder estar en buenas condiciones rumbo al Dakar 2019.

 

– Importante el apoyo de la familia y amigos…

– Sí, a la gente que agradezco siempre es a mi señora, mi familia, mis amigos que siempre están. Quisiera mandar también un cordial saludo a Jorge Mansilla que fue otro carlospacense presente en el Dakar y lamentablemente por problemas mecánicos no pudo terminarlo pero sé que seguramente tendrá revancha en el futuro. Sería un honor que otro de la ciudad integre esta lista, quiero agradecer a todos que siempre me apoyan en cada carrera desde el inicio.

 

Nota correspondiente a la edición n° 499 del semanario La Jornada, del 29 de enero de 2017.

Compartí esta nota y seguinos en las redes

ESCRIBE UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here