Publicidad

Por tercera vez, la licitación del servicio de recolección de residuos sólidos en Villa Carlos Paz quedó inconclusa. Esta vez, de acuerdo a lo informado por el municipio, la responsabilidad recae exclusivamente en la única empresa que había presentado una oferta.

“El municipio de Villa Carlos Paz ha dispuesto llevar adelante un nuevo llamado a Licitación Pública para el servicio de recolección de Residuos Sólidos Domiciliarios, previsto para el día 10 de abril de 2018, a razón de que el único oferente que se ha presentado no ha cumplimentado acabadamente con las condiciones establecidas por el Pliego de Bases”, explica el comunicado difundido el jueves por la noche a través del área de Prensa.

Según pudo conocer La Jornada, las condiciones con las que no cumplía Cotreco (actual prestataria y única oferente en las tres ocasiones) tienen relación con indicadores de la evolución económica y financiera de la empresa que eran exigidos en los pliegos.

Esto fue advertido por la comisión de Adjudicación que elevó un informe al ejecutivo, y Avilés decidió ‘tumbar’ la licitación y fijar un nuevo llamado para el 10 de abril. Unos días antes de esa fecha, el 31 de marzo, se cumplirá un año del vencimiento del contrato.

Parece increíble pero la gestión Avilés acumula tres fracasos para licitar el servicio más oneroso para la ciudad (unos cien millones de pesos al año).

Con pliegos ‘con nombre y apellido’ como le gustaba decir al actual intendente cuando gobernaba Carlos Felpeto y él era concejal, el gobierno se mostró incapaz, además, de interesar a otras empresas.

En un proceso que se caracterizó desde el principio por la absoluta falta de transparencia, arrancando por la absurda e inexplicable demora de Avilés para mandar los pliegos al Concejo de Representantes (el contrato venció el 31 de marzo y el proyecto ingresó recién en agosto) los dos primeros fracasos son responsabilidad pura y exclusiva de los funcionarios. El primero fue anulado porque el municipio había publicado de forma incompleta los pliegos, y el segundo por no haber respetado los plazos mínimos de publicación. En ambos casos todavía resta que se conozca quiénes han sido los responsables, y si van a devolver el dinero que el municipio gastó (se habla, porque tampoco hay datos precisos, de más de 300 mil pesos).

Este tercer fracaso no puede atribuirse al municipio sino directamente a la empresa, que deberá presentar esos indicadores si pretende mantener el servicio en Carlos Paz.

Y aunque parece más increíble todavía, mientras Cotreco sigue prestando el servicio a fuerza de prórrogas por decreto, Avilés envió al cuerpo legislativo un proyecto de ordenanza para aumentar el monto que se le paga mensualmente.

La propuesta eleva el costo, a partir de agosto de 2017, a 8.295.121,67 pesos (IVA incluido). Esto es, alrededor del 10% de incremento sobre el precio vigente (7.494.662,05 pesos).

En virtud de esta variación de precios se pretende dar a la empresa un “reconocimiento” retroactivo (de agosto a diciembre de 2017) por un total de 4.002.298,10 pesos.

La propuesta tomó estado legislativo en la sesión del viernes del Concejo de Representantes y pasó a la comisión de Economía y Finanzas.

 

Nota correspondiente a la edición n° 496 del semanario La Jornada, del 08 de enero de 2017.

Compartí esta nota y seguinos en las redes

ESCRIBE UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here