En las últimas horas, y a partir de la escalada del conflicto con la Coopi por los servicios que presta, el intendente Esteban Avilés buscó instalar que se trata de un problema ‘político’ e intentó enfrentar a los trabajadores con los directivos. Para esto, anunció en cuanto micrófono le pusieron delante que “los puestos de trabajo” en un eventual traspaso de los servicios estaban garantizados. Y a través de sus principales laderos, el Asesor Letrado y secretario de Gobierno, Juan Villa, y el secretario de Desarrollo Urbano Ambiental, Horacio Pedrone, insistió en “garantizar’” el respeto a los derechos adquiridos. Esto es, entre otros puntos, escala salarial y antigüedad.

Todo muy lindo pero el discurso se choca con la realidad de que el municipio es el mayor precarizador de la ciudad. Y esta política de precarización, que no es exclusiva de Avilés sino que también fue aplicada por intendentes anteriores, está fuertemente consolidada.

Pero para contrastar el discurso con los hechos no hay que hacer más que ir a los números ‘duros’.

En este sentido, el informe del Auditor de Gestión del municipio, Alejandro Díaz, sobre la ejecución del presupuesto 2016 es por demás claro.

Allí se detalla que, sobre 1330 personas trabajando para el municipio solo 236 son personal permanente. Es decir, por cada empleado con estabilidad tienen 5,63 empleados en condiciones de precariedad, en sus distintas modalidades: contratos, becas o locaciones de servicios.

Para hablar de la cuestión salarial podemos tomar el proyecto de Presupuesto 2018 que envió Avilés al Concejo de Representantes y que ya tiene aprobación en primera lectura.

Según este documento, en el municipio hay 54 autoridades superiores que en total producen un gasto anual de $ 73.246.400 (a razón de $ 1.356.415 por persona por año). Hay 15 ‘personal de gabinete’ con un gasto anual de $ 6.790.900 (a razón de $ 452.726 por persona por año). De planta permanente hay 349 (total de cargos, aunque no todos ocupados) con un gasto anual de $ 152.937.240 (a razón de $ 438.215 por persona por año)

En total estas 418 personas producen un egreso anual para el municipio de $ 232.974.540 cuando el personal contratado $ 219.583.600 más las becas de formación (precarización laboral estatal) $ 20.426.800 suman $ 240.010.400 y son muchos más de mil.

 

Los excooperativistas

En la nómina del municipio figuran varios exempleados de la Cooperativa Integral en calidad de integrantes de la planta política o como contratados. Es decir, sin ningún tipo de estabilidad, más allá de la voluntad de Avilés de mantenerlos en sus cargos.

La particularidad es que todos ellos cobran salarios inferiores a los que estarían percibiendo si seguían como trabajadores de la Coopi, donde estaban efectivizados.

Compartí esta nota y seguinos en las redes

1 COMMENT

  1. Aviles, porque no te pones a trabajar por la ciudad, reparar calles, terminar la terminal, reparar bien la av. San martin, dejar de hacer negocios turbios con la casa de electricidad con los contenedores y otras empresas amigas mas, al final tanto que criticabas a Felpeto por las palmeras y resulta que en Sol y Rio estas haciendo lo mismo, sera negocio?? Parece que las cloacas el agua y la privatizacion encubierta y la posible llegada de Roggio o Oderbreh no es joda… por favor deja tranquila a la Coopi que al menos siempre tenemos agua en la canilla y saben hacer su trabajo desde hace mas de 50 años… y vos no podes ni bachear una calle.

ESCRIBE UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here