Los pingüinos magallánicos que cada año rondaban el millón de ejemplares se instalaron en las costas de la Estancia San Lorenzo, en el extremo norte de la península, a 158 kilómetros de Puerto Madryn.

Los pingüinos magallánicos que cada año rondaban el millón de ejemplares en Punta Tombo, decidieron abandonar ese santuario e instalarse en la Península Valdés, también en Chubut, lo que cambió de lugar a la mayor pingüinera del mundo y consecuentemente el atractivo turístico.

Ahora se instalaron en las costas de la Estancia San Lorenzo, en el extremo norte de la península, a 158 kilómetros de Puerto Madryn, donde ya comenzaron a organizar la infraestructura para recibir al turismo.

El motivo de la mudanza de la colonia es el desplazamiento de los bancos de anchoas con los que se alimentan, causado por el cambio climático, según expertos ambientalistas.

Compartí esta nota y seguinos en las redes

ESCRIBE UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here