Publicidad

Por Jorgelina Quinteros

Este sábado 25 de noviembre se conmemoró en todo el mundo el Día Internacional de la Erradicación de la Violencia contra la Mujer. Fue establecido en 1981 cuando se celebró en Bogotá, Colombia, el Primer Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe. Se designó para recordar el asesinato en 1960 de las hermanas Mirabal a manos de la dictadura de Leónidas Trujillo en República Dominicana.

Es un día más en que el movimiento de mujeres toma los espacios públicos en todo el mundo para seguir denunciando la violencia machista y fortalecer la lucha contra el sistema patriarcal que nos somete y oprime estructural e históricamente. Nuestra región no es la excepción.

En Villa Carlos Paz el colectivo #NiUnaMenos organizó un “Festival Feminista y Cultural” que se realizó en la Plaza del Avión y donde se realizaron números musicales, de danza y arte en vivo intercalados con una propuesta de radio abierta. La iniciativa surgió a un año de la presentación del proyecto para que se declare la emergencia en materia de violencia de género en nuestra ciudad.

El 2 de marzo el Concejo de Representantes aprobó la declaración de “interés público, emergencia social y prioridad de gobierno, las políticas contra la violencia de género”. Sin embargo, desde la agrupación consideran que, “seguimos sin tener políticas concretas que tiendan a eliminar la violencia hacia la mujer. Los refugios siguen sin aparecer, los protocolos y la asistencia tampoco”, indicó Florencia Santillán, integrante de #NiUnaMenos.

“Esto viene cruzado con la falta de presupuesto, que el gobierno del intendente Avilés en consonancia con el Estado provincial y nacional no designa por falta de voluntad e interés político. La declaración está en lo simbólico, pero lo que buscábamos era que se apruebe como punto vertebral la designación de una partida presupuestaria”, sentenció.

Como balance anual, desde el colectivo destacaron la incorporación de jóvenes a este espacio. “Se está dando un avance relacionado directamente con las políticas públicas a nivel educativo que abren la discusión de manera constante. Hay un compromiso de un sector de la población docente a llevar estos temas a las escuelas”, expresó.

Santillán valoró la participación de los chicos en un proceso de reflexión colectivo. “De a poco estos estereotipos en el noviazgo y la violencia entre los adolescentes e institucional que viven se están cuestionando, cuando años a tras se daban por sentado”, explicó.

Por lo tanto, una de las tareas que se propone la agrupación para 2018 es la realización de talleres educativos. “Vamos a abocarnos a los estudiantes secundarios de 4° año en adelante y de nivel terciario que se están formando para ser docentes. Son la población en donde hay que hacer hincapié para poder deconstruir un sistema patriarcal que nos atraviesa a todos, porque es el sistema en donde hemos nacido, nos hemos criado y nos seguimos desarrollando.”

 

La escuela como un ámbito para generar vínculos saludables

El aporte desde Punilla Sur para erradicar la violencia a las mujeres fue apostar a un trabajo interdisciplinario y comunitario con las instituciones educativas y centros de salud de la zona. La Red de Trabajo Interministerial Punilla Sur por la Promoción de los Derechos de la Niñez, la Adolescencia y la Familia desarrolló el proyecto de intervención “De títeres y otras artes: recreando maneras respetuosas de vincularnos”.

El objetivo fue promover vínculos respetuosos a través de acciones artístico-culturales destinadas a la prevención de la violencia de género. Contó con el financiamiento de la secretaría de Extensión Universitaria de la UNC, la Coopi, la municipalidad de San Antonio y las comunas de Mayu Sumaj, Cuesta Blanca y Tala Huasi, entre otros.

La propuesta “surgió como una forma de articular trabajo entre ciudadanos, profesionales e instituciones de la región y mancomunar actividades, espacios y conocimientos”, manifestó María Inés Calvelo, integrante del proyecto. Participaron los alumnos de 1° y 2° año del IPEM 117 “Dante Bonati” y los de 4°, 5° y 6° del IPEM 348 “Gabriel García Márquez”.

El proyecto desarrolló talleres de sensibilización sobre violencia en el noviazgo y estereotipos de género, presentó la obra de títeres “Asfixia” y realizó jornadas de cine debate. El cierre consistió en la ejecución de una producción artística.

Los estudiantes de 4° año crearon un diseño para hacer serigrafías sobre remeras, 5° construyó un mural con un mensaje sobre la igualdad y 6° año elaboró cuatro cortos sobre consumo problemático de sustancias, violencia de género, uso de tecnología y diversidad sexual. El jueves pasado hicieron la presentación en el IPEM 348.

“Nos unimos, fue muy personal. En algunos talleres nos pudimos a largar a llorar, porque nos tocó el tema. Tratamos la no violencia, la identidad, la sinceridad, el respeto y la seguridad”, recordó Jimena, una de las alumnas que formó parte del proyecto.

El impacto de esta propuesta se multiplicó en toda la comunidad educativa, por eso quienes participaron, como Celina, quieren que “los más chicos también lo puedan experimentar”. El cambio que se dio en algunos cursos, hizo que sus compañeros los empezaran a tomar como referentes. “Un chico de 4° nos dijo que éramos un ejemplo a seguir sobre cómo podríamos cambiar la violencia en el mundo y entre nosotros”, advirtió Jimena.

 

Producciones radiofónicas con perspectiva de género

Una charla brindada en el colegio Costa Azul (Carlos Paz) por Sofía Urbina, integrante de VillaNos Radio, a comienzos de este año fue el disparador de un proyecto educativo que permitió incorporar la perspectiva de género a la propuesta curricular escolar.

El proyecto nace de los docentes del área de Arte y Comunicación e involucró a los alumnos de 5° año. El tema fue generando algunas resistencias al comienzo, sobre todo de los varones, pero con el tiempo se convirtió en una instancia de transformación colectiva y de empoderamiento para todo el curso.

Los grupos iniciaron un proceso de investigación y debate en el aula para luego plasmar esas ideas a través del lenguaje radiofónico. El trabajo final fue la producción de programas radiofónicos donde trabajaron los conceptos abordados durante el año: patriarcado, feminismo, machismo, historia del movimiento Ni Una Menos, disidencias sexuales, violencia de género, violencia en el noviazgo, entre otros.

La presentación se realizó el miércoles pasado con una emisión especial del programa escolar “A quién le importa” que se transmitió por VillaNos Radio 100.7. Este miércoles se podrá escuchar nuevamente desde las 15 horas.

“El patriarcado es una estructura social que provoca desigualdades. Luchando contra esto, se lucha a favor de la igualdad para todos”, se escucha en una de las producciones. Basta estar atentos al contenido de cada uno de los audios para empezar a comprender la dimensión que tuvo este proyecto en términos generales e individuales.

“Nos ha interpelado a nivel personal en nuestra vida cotidiana. Me ha abierto los ojos. Se me han presentado discusiones entre compañeros y, sobre todo, en mi familia. Cuando lo académico traspasa las cuatro paredes de la escuela y comienza a hacer ruido en nuestra vida personal y nos mejora como personas es algo que hay que agradecer siempre”, describió Luna, estudiante de 5° año, sobre como la movilizó este trabajo.

Esta propuesta se enmarca una actividad en la que participaron el año pasado: la edición de la revista institucional “La Posta” con la educación sexual integral como eje temático. Desde este espacio comenzaron a enfocarse en la violencia simbólica y la desigualdad de género. “Un claro ejemplo son las publicidades que se gestan desde los estereotipos tradicionales de hombre y mujer, así vemos en una propaganda de líquido para lavar la ropa a una mujer. Eso ya es violencia, se va gestando desde a poco y nos va a acostumbrando al rol que se espera que cumplamos en la sociedad”, argumentó María Luz, alumna del Costa Azul.

Empezar a reflexionar sobre prácticas que están totalmente normalizadas desde la mirada que aporta la perspectiva de género es un proceso esencial para comenzar a deconstruir formas de actuar y de pensar machistas y reconocer los consumos culturales que reproducen y legitiman esa violencia. Las jóvenes que participaron del programa “A quién le importa” dieron cuenta de esa experiencia transformadora.

“Es fuerte pensar que una persona que vos amás completamente y pensás que es lo mejor de tu vida, no te das cuenta y te está haciendo un daño grande. Se piensan que a través de esa violencia ellos pueden tener el control de tu vida”, opinó Juli sobre la violencia en el noviazgo.

A partir de este trabajo pudieron conocer el concepto de sororidad, fortalecer sus vínculos y su autoestima. “Una mujer que se siente empoderada, suficiente, entera y completa puede desenvolverse mucho mejor ante un acto de violencia que una chica que está manipulada en su concepción de sí misma”, concluyó Luna.

Las jóvenes invitaron a otros docentes a tomar esta experiencia. “El tema de la perspectiva de género debería quedarse en la currícula escolar, porque nos hace abrir las mentes y nos sirve para toda la vida”, enfatizó María Luz y nos deja la firme convicción de que estamos en camino a una sociedad más igualitaria y justa para todos.

 

Nota correspondiente a la edición n° 493 del semanario La Jornada, del 26 de noviembre de 2017.

Compartí esta nota y seguinos en las redes

ESCRIBE UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here