Por Evelina Ramírez

Los profesionales de la salud del hospital municipal Gumersindo Sayago siguen con las medidas de fuerza y continúan denunciando la precariedad en la que están trabajando.

Desde el lunes pasado comenzaron con las asambleas de una hora por turno (mañana y tarde) ante lo que entienden que es una falta de respuesta a las mejoras laborales reclamadas desde diciembre del 2015.

“Nos encantaría que el Ejecutivo nos reciba para que charlemos todos juntos sobre este tema”, expresó a VillaNos Radio Silvia Maggi, delegada de la Unión de Trabajadores de la Salud (UTS) en el hospital. Además dijo que algunos dispensarios y consultorios externos se han plegado a la medida y que las asambleas continuarán hasta tanto puedan reunirse con las autoridades municipales.

“Seguiremos con las medidas de fuerza hasta que logremos reunirnos con las autoridades”, reiteró.

Consultada sobre las razones del reclamo, Maggi fue precisa y consideró que el problema principal sigue siendo la precarización laboral de los profesionales que se encuentran como locadores de servicios. “Nosotros tenemos contratos de locación de servicio en donde el profesional factura un determinado honorario por una cantidad de horas trabajadas. Eso no contempla ni licencia, ni aguinaldo, ni obra social, ni jubilación, ni te suma años para la antigüedad. Es una prestación de servicios”, detalló.

 

Semana de cruces

Los profesionales de la salud comenzaron con las asambleas el mismo lunes. A través de un comunicado expresaron las razones por las cuales retomaron la protesta iniciada a fines de diciembre pasado. “Si algo formaba parte de nuestro reclamo era la precarización del contrato ya que hay profesionales con 8, 10, y hasta 16 años de servicio bajo este sistema. Lo único que conseguimos es cobrar los 10 de cada mes, pero seguimos sin ART, sin obra social, sin reconocer feriados y con guardias rotativas de 48 horas, en un  hospital cuyas autoridades refieren record de atención de hasta 20 mil consultas mensuales”.

En lo que se leyó como inmediata respuesta a las medidas de fuerza implementadas, el mismo lunes por la noche municipio envió un parte de prensa donde se adelanta la intención de pasar de locaciones de servicios a contratos a los médicos con más de siete años de antigüedad.

Según la gacetilla, el intendente Esteban Avilés, el secretario de Salud Pública Rubén López y el secretario de Economía y Finanzas Daniel Gilli, “están trabajando conjuntamente con el Sindicato de Trabajadores Municipales para brindar la posibilidad de un nuevo tipo de relación contractual para aquellos médicos que perciben honorarios a través de una locación de servicio profesional (una de las modalidades que prevé la Carta Orgánica); quienes tendrían la posibilidad de acceder a ser empleados del municipio a través de un contrato administrativo. Tras las reuniones, se concertó el pase a contrato de aquellos trabajadores que hayan cumplido siete años de antigüedad prestando sus servicios al municipio”.

Al día siguiente, el secretario de Economía y Finanzas, Daniel Gilli, brindó una conferencia de prensa donde desconoció tanto el reclamo que están llevando adelante los trabajadores de la salud como al gremio de la UTS como un interlocutor válido.

“Nos pusimos de acuerdo sobre algunos puntos y las locaciones de servicios (cobran honorarios en vez de sueldos) con más de siete años van a tener la posibilidad de acceder a un contrato administrativo y para a ser personal en relación de dependencia”, dijo. Y confirmó que la UTS no fue parte de esa mesa de negociación. “Lo que pasa es que trabajamos con el Sindicato de Trabajadores Municipales. Sinceramente no sabíamos que la UTS tenía injerencia en ese aspecto”, afirmó.

Cabe acotar que hace un mes aproximadamente, delegadas de la UTS se reunieron con el secretario de Salud, pero a partir de lo que dice Gilli está claro que esa información no fue compartida.

Respecto a las medidas de fuerza que ya vienen concretando los médicos de la guardia, el secretario de Economía dijo desconocerlas.

“No tengo conocimiento”, remarcó, y fue más allá, relativizando el conflicto que se arrastra desde fines de 2015 y que tiene como principal reclamo la “precarización laboral extrema” tal como denunciara la UTS: “No tenemos conocimiento que exista un reclamo concreto. No advertimos que estén solicitando contratos, venimos manejando esta situación desde hace tiempo”.

Precisó, además, que en total son 111 los médicos que se desempeñan bajo la modalidad de locaciones de servicios. Y, sobre los honorarios que cobran, tuvo una particular forma de definirlos: “Los montos menores no los tengo presentes, pero los mayores que son los que más sufrimos sí. Son de unos 28 mil pesos en la mano para algunas especialidades”.

Quien también salió a descalificar el reclamo de los médicos fue el propio secretario de Salud Pública, Rubén López, quien dijo al programa ‘Forum’ que las medidas de fuerza de los médicos tienen “un tinte político”.

“Realmente no lo entiendo. Esto sin dudas que tiene algún tinte político, porque realmente no hay motivos. El hospital está en un momento inmejorable. Estamos atendiendo casi 20 mil pacientes por mes. Tenemos todos los insumos”, dijo el funcionario.

Sostuvo que desde hace tres meses se viene trabajando por el pase a contrato de los profesionales que están como locadores de servicios. Y añadió: “En marzo les anticipé que el intendente tenía en su despacho preparado todos los antecedentes para ver cómo hacíamos, a qué personal de locación de servicio pasamos a contrato administrativo. Había que ver que antigüedad, qué criterios se utilizarían y si sería voluntario o impuesto por el municipio”, dijo López al tiempo que reconoció que hubo retrasos en hacer el anuncio, pero que los trabajadores del hospital “estaban al tanto de lo que se venía discutiendo”.

“Todo el personal del hospital ya sabía que eso antes de junio no se podía hacer. Que esto se implementará en los contratos que se renovarán en julio”, anticipó.

En tanto, desde el Sindicato de Trabajadores Municipales (STM) dijeron que desconocían y que no avalaban el reclamo de los médicos. “Desconocemos y no avalamos las medidas que está tomando el otro gremio. No las avalamos para nada, porque creemos y sostenemos que el diálogo y el consenso son los pilares fundamentales para conseguir conquistas”, manifestó a VillaNos Radio el secretario general del STM, José Altamirano.

Además, valoró positivamente el anuncio del municipio puesto que –según dijo Altamirano-, el pase a contrato le permitirá a los trabajadores “pasar a tener relación de dependencia, con obra social y vacaciones pagas, entre otros beneficios”.

Del mismo modo reparó en el detalle de que los profesionales que están como locadores de servicio “no son afiliados al sindicato  porque no tienen código de descuento”. “No obstante –afirmó- nos pusimos a trabajar de lleno en esta situación y hoy podemos empezar a ver tintes positivos en vías de una regularización de este tema”.

El dirigente precisó que de los 111 trabajadores de la salud que están como locadores de servicio, 18 estarían en condiciones de pasar a contrato (es decir, con una antigüedad de siete años).

Además, aclaró que el pase sería voluntario. En cuanto al tiempo que tendrían los contratos, Altamirano dijo que “sería igual que el contrato común: es decir, seis meses”.

“Sabemos que todo contrato tiene gusto a poco. Nuestra meta como gremio es el pase a planta permanente. Lo hemos venido haciendo. Sabemos que son cosas que necesitan tiempo. Pero se van a ir dando paulatinamente”, consideró Altamirano.

 

El rechazo de la UTS

Las delegadas de la UTS, en tanto, aclararon que nadie les avisó que estaban trabajando en el armado de una ordenanza para el pase a contrato. “Queremos saber exactamente qué cantidad de profesionales van a pasar a contrato. Tenemos 111 compañeros de todo tipo de profesión (médicos, odontólogos, enfermeros) para ver si es un número razonable”, dijo Noemí Acosta.

Detalló además que el 23 de febrero se entregó una nota en mano al secretario de Salud y que la misma misiva también se ingresó por mesa de entrada en el edificio municipal. “No tuvimos ninguna respuesta. El doctor López tomó conocimiento de esta situación –que es muy vieja- allá por diciembre, cuando fueron las primeras asambleas. Pero nunca nos dio una respuesta concreta. Como UTS nunca nos reunimos con ellos”, remarcó Acosta.

Las delegadas también rechazaron las declaraciones del secretario de Economía. “Él dice desconocer situaciones que como funcionario debería estar al tanto. Estamos bastante enojados con lo que ha dicho”, dijo Maggi quien igualmente rechazó las acusaciones de López sobre el “tinte político” de las medidas de fuerza.

“Eso queremos desmentirlo rotundamente. Son declaraciones que nos han caído muy mal. Somos gente que trabajamos y vivimos de nuestras profesiones. Este reclamo es muy viejo. Tiene más años que la gestión del doctor López. Nuestra directora y nuestra vicedirectora también tuvieron este tipo de relación laboral. Ellas también fueron locadoras de servicios, nadie desconoce esta situación. Negamos rotundamente que las asambleas tengan tinte político de ningún tipo”, afirmó.

En cuanto a la propuesta del municipio de pasar a contrato administrativo a aquellos profesionales que están como locadores desde hace siete años, las delegadas dijeron que es una medida que no satisface. “Tenemos entendido que estos nuevos contratos saldrían a partir de julio y serían por seis meses”, dijo Maggi.

Y añadió que lo que pretenden es que las locaciones de servicio tengan un tiempo más limitado. “Nosotros sugerimos que sean por tres años, cosa que más gente pueda entrar como contratada. Sabemos que las locaciones de servicios están contempladas dentro de la Carta Orgánica, pero sólo para relaciones especiales y para gente que solicita ese tipo de relación de trabajo. La Carta Orgánica es muy clara. Y nuestros compañeros no están solicitando esta relación. Siete años con contrato de locación de servicio, es mucho. La gente está solicitando pasar a un contrato de trabajo”, remarcó la delegada.

Al cierre de esta edición, las asambleas de una hora por turno en el hospital siguen concretándose. “Vamos a continuar con las asambleas hasta que nos podamos sentar a hablar con el Ejecutivo”, reiteró Maggi.

 

Nota correspondiente a la edición n° 414 del semanario La Jornada, del 24 de abril de 2015.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here