Mariano Mosquera (2)La transparencia es uno de los temas de actualidad reclamado por la ciudadanía y objeto de discusión en ámbitos de Gobierno. Mariano Mosquera, doctor en Ciencias Políticas, candidato de la lista de concejales de Unión para el Desarrollo que propone a Víctor Curvino como intendente en Villa Carlos Paz, dio algunas precisiones en torno al tema, luces y sombras del tratamiento de la transparencia en la ciudad así como una propuesta de cómo se debería comenzar a trabajar no sólo en temas de transparencia sino en un verdadero desarrollo institucional.

“Esto que hoy llamamos ´transparencia´ tiene que ver con un mayor reclamo ciudadano por conocer más sobre los actos de gobierno. A esto se suma una ayuda importante en las nuevas tecnologías para favorecer la transparencia. Lo central es ver cómo la información que se genera en los gobiernos cumple las expectativas ciudadanas, hay que avanzar no sólo en la cantidad de la información que se difunde sino también en la calidad de la información”, expresó. Y puntualizó: “otro tema importante es diferenciar la información pasiva de lo que es la información activa. La activa es la que un gobierno municipal, provincial o nacional de oficio, de por sí, quiere difundir que hay que ver si cumple con la expectativa ciudadana y después la información pasiva que es lo que el ciudadano quiere conocer y tiene el derecho a ir a preguntarle a un gobierno.

En ambos mecanismos creo que todavía tienen mucho por hacer. El tema pasivo ha sido muy estudiado con las leyes de acceso a la información pública pero hay que reconocer que la ciudadanía muchas veces no sabe qué preguntar porque le falta formación cívica previa que le permita distinguir aquello que le conviene saber para su vida cívica. Entonces, información y participación son dos caras de una misma moneda: si no tenés información no podés esperar que la ciudadanía participe y se involucre en la vida pública”.

Sobre la actual gestión municipal, Mosquera opinó que, “electoralmente, el gobierno de Avilés ha levantado la bandera de la transparencia y la honestidad, sin embargo, eso ha quedado en un discurso muy vacío que no se ha traducido en políticas públicas de transparencia. Esto se ve reflejado claramente en el área de Calidad Institucional.  Yo, como muchos en la sociedad de Carlos Paz,  teníamos cierta expectativa en ver  reglas de juego claras y transparentes,  que combatan la discrecionalidad en la fijación de objetivos de las políticas públicas y ese desarrollo institucional no se ha visto. Ha quedado en un discurso electoral y vacío dentro de la gestión. Así vemos, por ejemplo, que se difunden Declaraciones Juradas de los funcionarios pero no hay ningún órgano que controle lo que dicen esas Declaraciones, no hay quien detecte conflictos de intereses o incompatibilidades en un análisis, entonces ¿de qué sirve difundirlas si nadie las va a analizar? La ciudadanía tiene una capacidad limitada de tiempo, y de recursos para analizar esa información”.

“Lo mismo sucede con el Presupuesto Municipal. Los presupuestos deben tener lo que se llama Informe Ciudadano, una traducción que sea “amigable” y que los ciudadanos puedan entender. Si colgamos la ejecución en un PDF técnico, difícilmente se esté informando a los ciudadanos sobre el gasto público municipal, es un gesto vacío, es un discurso, una sensación de transparencia  que no se traduce en políticas institucionales y de participación”, advirtió.

“Uno de los mayores avances en materia de transparencia que necesitamos de manera urgente tiene que ver con eliminar o reducir al máximo posible la arbitrariedad en la elección de los objetivos de las Políticas Públicas. No se trata de difundir a la acción después de que se ejecutó sino en generar mecanismos más claros para definir el objetivo. Nuestra propuesta desde Unión para el Desarrollo es un sistema de estadísticas definitorio en cuanto a las necesidades sociales, una Dirección de Estadísticas Municipal realmente fortalecida, realmente independiente que permita tomar decisiones mucho más objetivas en la planificación de Políticas Públicas y sobre esa información poder debatir.  De otra manera se transforma todo en discrecional y arbitrario: el funcionario toma decisiones de acuerdo a lo que “cree” que es la necesidad, lo que le parece que es lo que la ciudadanía necesita o lo que puede gestionar  con contactos políticos. Me  parece que hay que profesionalizar la gestión pública y de eso se trata la transparencia, en tomar decisiones de acuerdo a información concreta y no de acuerdo a lo que le “parece” a un funcionario que recibe un cheque en blanco para elegir cuáles son las necesidades, cuál está primero, cuál después y cuál no existe. La transparencia pierde sentido si se aplica sólo sobre el proceso y no sobre el diseño de la Política Pública”, destacó.

Por otro lado, y consultado sobre su paso de lo académico a lo partidario, Mosquera indicó que en los últimos tiempos se ha puesto en debate la cuestión de la “objetividad” en las Ciencias Sociales, planteo al cual adhiere. “Involucrarse en política es algo bueno. Siempre he alentado a la politización de nuestra sociedad”, consideró.

Y añadió: “La transparencia también tiene que ver con esto; no con la objetividad ni la neutralidad. Se trata de mostrar las posiciones que tiene uno con respecto a ciertos temas. Involucrarse con política partidaria no es más que explicitar un poco más ese enfoque”.

 

Nota correspondiente a la edición n° 369 del semanario La Jornada, del 31 de mayo de 2015.

Compartí esta nota y seguinos en las redes

ESCRIBE UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here