Plataformas electorales: ¿compromiso ciudadano o papelera de reciclaje?

Publicidad

Por Evelina Ramírez

Plataformas electorales 2015Según el Dr. en Ciencias Sociales, Martín D’Alessandro, uno de los grandes problemas institucionales de los sistemas democráticos actuales es el hecho de que los candidatos elegidos por sufragio no cumplen con lo expuesto en las plataformas electorales luego de asumir las funciones de los cargos para los que fueron elegidos.

De esta forma, el vínculo de representación, base de la legitimidad de todo régimen democrático, se erosiona en la misma intensidad con la que nuestros gobernantes se encargan de no respetar ese “contrato social” que establecieron con sus representados.

Sin dudas, el mejoramiento de nuestros regímenes democráticos pasa, desde el lado ciudadano, por ejercer un seguimiento y control del cumplimiento de estos compromisos que asumen los candidatos en vísperas de elecciones. Pero, para ello, lo fundamental es tener un conocimiento adecuado de qué es lo que se promete. Y el mecanismo más sólido y concreto al cual apelar en el tiempo es el de la plataforma electoral. Ello se debe a que se trata de un documento escrito de carácter oficial, en el cual no hay mediaciones que puedan poner en duda su autenticidad: “Las plataformas son los únicos enunciados políticos que poseen la entidad legal de ser la voz del partido considerado como un todo”, sostiene D’Alessandro.

El artículo 22 de la Ley 23.298 establece que, los partidos políticos antes de las elecciones a candidatos ejecutivos o legislativos deben “sancionar una plataforma electoral o ratificar la anterior, de acuerdo con la declaración de principios, el programa o bases de acción política. Copia de la plataforma, así como la constancia de la aceptación de las candidaturas por los candidatos, deberán ser remitidas al juez federal con competencia electoral, en oportunidad de requerirse la oficialización de las listas”.

Pero, ¿qué es una plataforma electoral?

La ley mencionada no define qué es una plataforma electoral. Tampoco encontramos en otras legislaciones electorales una definición clara y contundente de sus contenidos y alcances. De allí que debamos apelar a definiciones aportadas por analistas políticos y sociales para poder comprender de qué estamos hablando cuando nos referimos a este tema.

Según Giovanni Sartori (1992), la base de la representación democrática pasa por el vínculo que se establece entre las promesas de campaña y el resultado de la implementación de las políticas. Así, por tanto, la plataforma electoral cumple un rol esencial en una de las dos partes que conforman el cimiento de nuestros regímenes democráticos. Precisamente es el momento en que la ciudadanía decide transferir su potestad soberana de decisión política en el ámbito de los poderes del Estado en quienes se comprometen a cumplir con lo allí escrito y con lo cual se identifican como expresión de sus anhelos.

Sin embargo, no existen normativas e instituciones específicas que se encarguen de velar por el compromiso asumido en dichos documentos. Por lo tanto, lo que debería ser una obligación, un deber ser, se transforma en una simple promesa que, al no tener que rendir cuentas por su cumplimiento o no, se le vacía de todo el potencial democrático que conlleva y por el cual fue pensado y establecido en la ley anteriormente mencionada.

Pero dicho vaciamiento no sólo pasa por la falta de instancias de control legal y ciudadano. También se corresponde con la ausencia de una reglamentación que exija a los partidos políticos, a partir de definir concretamente qué es una plataforma electoral y cómo se la debe presentar, ofrecer una propuesta electoral que se ajuste a lo prescripto por dicha norma. De esta forma, este vacío normativo ha permitido que los partidos decidan por sí mismos cómo debe ser confeccionada su plataforma, originándose una variedad de propuestas que, más allá de sus diferencias programáticas previsibles, hacen referencia a concepciones muy diferentes sobre cómo debe ser entendido y construido este dispositivo legal.

Mientras algunos respetan la vieja tradición de no sólo establecer las metas de su futuro accionar en el Estado, sino también cómo van a concretar las mismas a través de la enunciación de políticas o proyectos de gobierno, otros, en cambio, eludiendo lo más posible todo compromiso con sus representados prefieren dejar sentados grandes principios o enunciados lo suficientemente abstractos para que, a futuro, toda interpretación de una acción de gobierno pueda encontrar en ella alguna justificación.

Precisamente, antes de concretarse los próximos comicios municipales previstos para el 28 de junio de este año a fin de elegir quiénes ocuparán los futuros cargos ejecutivos, legislativos y de fiscalización de Villa Carlos Paz, desde La Jornada queremos presentar, en función de contribuir a construir una práctica democrática más cercana a su ideal, cómo los partidos políticos han elaborado sus respectivas plataformas electorales.

 

Carlos Paz Unido

La plataforma presentada tiene una extensión de siete párrafos. La mayoría de lo expuesto está planteado en términos generales, con definiciones de principios, pero ninguna propuesta concreta sobre qué medidas llevará adelante la alianza para hacer realidad esos principios. Resumiendo: se quedan en la mera declamación. No hay propuesta… y por ende, tampoco promete nada.

“La Alianza concibe al ser humano como un elemento fundacional de la sociedad y por ello es que propone a los vecinos un conjunto de propuestas de participación inclusiva, basado en la solidaridad, justicia social, igualdad de condiciones y el acceso a la educación, la salud, la seguridad y el trabajo”, dice uno de los párrafos.

 

Juntos por Carlos Paz

Tiene una extensión mayor (cinco páginas). Arranca planteando una definición de la alianza UCR-PRO y dice: “Juntos por Carlos (…) ha conformado este frente electoral a los fines de lograr la unión y participación de todos los miembros de la comunidad, comprometiéndose a laborar (sic) con la participación de todos los ciudadanos, respetando la individualidad de las personas, la justicia social, la correcta administración y el cumplimiento de la ley”.

Dentro de los ejes temáticos desarrollados, los más extensos son: seguridad, gobierno y hacienda, salud, deportes y turismo. En materia de seguridad, propone “desarrollar políticas de seguridad preventiva, con la creación de corredores escolares y la debida organización en el ingreso y egreso de los alumnos de los establecimientos educativos”, “colaborar con las fuerzas de seguridad, a los fines de prevenir la actividad delictiva, dotando al municipio de los elementos tecnológicos y humanos para ello”.

En el ítem de Gobierno y Hacienda, menciona como propuesta “la activa participación de Centros Vecinales en el desarrollo y control de nuevas políticas de seguridad y exhaustivo control del Presupuesto Participativo. En materia de salud, remarca (está puesto con mayúscula) la creación de un nuevo hospital “que permita la asistencia en todos los grados de complejidad que el caso requiera. En materia deportiva, plantea la creación de centros deportivos en barrios periféricos, incentivo a deportistas amateurs y el equipamiento de los polideportivos ya existentes.

En turismo, en tanto, propone “crear un programa de mejoramiento y control de calidad de los servicios turísticos”, “afianzar el CAPTUR” y “refundar el programa Villa Carlos Paz Buro mediante el cual toda la infraestructura turística se convierte en Centro de Convenciones”.

 

Unión para el Desarrollo

También tiene una extensión de siete párrafos, en este caso separados como ítems con el desarrollo de propuestas. El punto más extenso es el referido al de Obras públicas, donde se plantea como objetivos “regular y coordinar panes urbanísticos y edilicios. Apertura, construcción y mantenimiento de cordón cuneta, calles, plazas y paseos. Mejoramiento y ampliación de la red de agua. Ampliación de la red de alumbrado público. Remodelación, conservación e iluminación de los espacios verdes. Protección del medio ambiente, paisaje, equilibrio ecológico y polución ambiental. Forestación y ornamentación de vías públicas. Programas de viviendas, coordinados con el Estado Provincial”.

El ítem que le sigue en extensión es el de educación y cultura. Y detalla: “Instrumentación de abonos, becas y boleto estudiantil a alumnos secundarios y universitarios que deban viajar a Córdoba. Gestiones para obtener libros, material didáctico y equipamiento informático destinado a escuelas y alumnos de la comunidad. Realización de recitales artísticos y populares. Desarrollo de políticas de apoyo y difusión de valores culturales y regionales”.

 

Crecer por Carlos Paz

La plataforma tiene una extensión de ocho párrafos distribuidos en una sola página. Cada párrafo es un ítem diferente, puesto en el siguiente orden: salud pública, vivienda, educación y cultura, servicios públicos, obras públicas, desarrollo económico, administración, relacione interestatales.

Todos arrancan con un definición principista de cómo entiende a cada una de estas áreas de trabajo y luego, una escueta propuesta. Por ejemplo, en salud publica dice: “Crecer por Carlos paz considera que la salud constituye uno de los bienes más preciados del grupo social, por lo que, es deber del municipio adoptar las decisiones que tienda a preservar y a mejorar la salud de la comunidad. La municipalidad debe arbitrar os medios y gestiones necesarios (sic) para garantizar el acceso a todos los sectores sociales, en especial los menos pudientes, a servicios asistenciales integrales”.

Varias de las propuestas están formuladas desde el “deber ser”. Es decir, más que una propuesta consideran que es obligación del Estado emprender tales acciones. Otro de los elementos que se pueden considerar de esta plataforma es que, en las acciones a emprender, se pone mucho énfasis en “la gestión”, “arbitrar los medios”, “asegurar los recursos”. Así, por ejemplo, la propuesta de Educación y Cultura (una de las más extensas; tiene siete líneas) dice: “La alianza Crecer por Carlos Paz afirma que sin prejuicio de las responsabilidades de los Estados Nacional y Provincial, el municipio debe asegurar los recursos necesarios para que todos sus habitantes puedan acceder a niveles adecuados de educación y cultura. Así se propone apoyar todas las manifestaciones culturales que contribuyan al enriquecimiento del acervo cultural local, mejorando los establecimiento existentes y creando nuevos si fuere necesario”.

 

Frente por el Trabajo y la Dignidad

Es la plataforma más desarrollada. Tiene una extensión de nueve páginas. Arranca brindando un breve racconto histórico sobre el devenir de la ciudad, anclado esto en el contexto nacional y latinoamericano. Luego desarrolla una serie de ítems a partir de los cuales desagrega la propuesta de la alianza.

Los apartados son: urbanización, salud, vivienda, transporte, turismo, cultura educación y deporte, y obras públicas. En cada apartado realiza un diagnóstico de la situación actual, brindando datos concretos sobre, por ejemplo, la partida presupuestaria asignada por el actual gobierno y lo que se propone como alternativa de abordaje, en caso de alcanzar la conducción  del municipio.

Así, por ejemplo, en el eje urbanístico (que es el más desarrollado) señalan que en el modelo actual existe “una anarquía total del espacio urbano, con total ausencia del gobierno municipal en la planificación, el control y el desarrollo urbanístico de la ciudad”. Sostienen que “el patrón de crecimiento lo rige la aprobación de la rentabilidad en el mercado inmobiliario”.

La propuesta de abordaje es “modificar el Código de Edificación”, “regulación estricta de la construcción en altura en el peri-lago y peri-río, control y remediación medio ambiental por los daños producidos por la actividad urbanística”, “articular con las comunas aledañas la prohibición de ejecución de los barrios cerrados.

En materia de salud señalan que el actual presupuesto municipal destina el 13% de sus recursos a esta área. Y afirma: “Carlos Paz cuenta con un médico cada 350 habitantes, el doble de los recomendado por la Organización Mundial de la Salud”. Entre las propuestas planteadas, se destaca la creación de un “Sistema Local de Salud en donde el municipio integre a los tres subsectores de la salud de la ciudad: el privado, el de seguridad social y el público”. También proponen la “efectivización de los efectores de salud municipales, jerarquizando el aprendizaje, la carrera sanitaria y los salarios”.

Otras propuestas incluidas son la creación de la secretaría de Transporte y el desarrollo de un Sistema Único de Boleto Electrónico que entregue viajes subvencionados a los usuarios. En materia de servicios públicos, plantean “la aprobación del plan de obras para la prestación del servicio de agua potable presentado por la Cooperativa Integral y la construcción de todas las obras de los planes de obras, tanto de la Cooperativa Integral como de la Cooperativa San Roque, en un plazo de cuatro años”.

 

Participación y Cambio

Presentó una plataforma con fuerte acento en la cuestión institucional y administrativa del municipio. Tiene una extensión de dos páginas e incluye once puntos. Plantean el equilibrio fiscal “controlando el gasto público que es también otra forma de distribuir equitativamente al riqueza”.

El ítem “Obras y Servicios Públicos” es el más desarrollado (tiene nueve líneas). Allí plantean: “creemos necesario proyectar la ciudad para los próximos 50 años, incorporando al  conjunto de la sociedad al debate sobre la magnitud, el financiamiento y las prioridades de la obra pública, en el cual el eje fundamental será considerar al vecino usuario y no al vecino cliente”.

“El transporte, la recolección de residuos y todos los servicios serán económicamente justos a la medida de sus costos, eficientes y controlados por el municipio. Agua, cloacas y gas natural son obras imprescindibles y posibles de realizar con voluntad política, decisión y participación vecinal”.

Es la única fuerza que plantea como propuesta la reforma de la Carta Orgánica Municipal que “abarque múltiples puntos, entre los cuales consideramos fundamentales la prohibición dela reelección del intendente y la incorporación de la representación proporcional en las bancas de concejales. Nuestro candidato propone y acepta el compromiso de renunciar eventualmente a la posibilidad de ser reelecto en el año 2019”.

Otro ítem interesante es el de la “Tolerancia cero a la corrupción”, donde se lee que “dentro del término corrupción abarcamos no solamente los actos delictivos y de aprovechamiento de la función en beneficio propio, sino (también) las incapacidades manifiestas y los groseros errores. La comprobación de estas situaciones significará la inmediata renuncia y las eventuales presentaciones ante la justicia”.

 

Frente de Izquierda y de los Trabajadores

Tiene un desarrollo de cuatro páginas, estableciendo cinco ejes: obras y servicios públicos, personal municipal, educación pública y gratuita, salud pública y gratuita, y política de Derechos sociales y políticos. En muchos casos, las propuestas planteadas se exponen como una proclama. De hecho, algunos de los ítems están precedidos por la frase “Por la defensa de…”.

Varias de las acciones planteadas proponen cambios estructurales y, en algunos casos, expuestas en términos absolutos. Por ejemplo: “Promovemos la derogación de todo Código Urbano al servicio del capital financiero e inmobiliario que degrade el medio ambiente y comprometa al turismo, nuestro principal recurso”.

En materia de servicios públicos plantean la “municipalización sin indemnización de todos los servicios no tercerizados y la absorción en planta permanente de todo el personal”. No obstante, no hay detalles sobre de qué manera procederá concretamente. Desarrollo de “un plan de viviendas populares y la urbanización inmediata de villas y asentamientos, convirtiendo  a las villas en barrios dignos, con la totalidad de los servicios”.

En cuanto al personal municipal, plantean “el inmediato pase a planta permanente de contratados, becarios y monotributistas que acrediten prestación efectiva en los últimos seis meses”. Como complemento, remarcan que “todo funcionario municipal, incluido el intendente, (cobrará) lo mismo que un empleado especializado o un docente con 20 años de antigüedad”.

Es la única plataforma que alude a la “preservación, prevención, promoción, difusión y asistencia efectiva e integral del patrimonio histórico-cultural y de los bienes intangibles de la comunidad carlospacense”.

En materia de salud, aluden a la creación de un “sistema único, universal y municipal de salud pública”. Y añade: “Un sistema integral que promueva el autocuidado, hábitos alimenticios y sociales, educación sexual, prevención de embarazos no deseados (…) respeto al equilibrio ambiental, etc.”.

 

MST-Nueva Izquierda

Presentó una plataforma desarrollada (tiene tres páginas con texto abundante). Pero la particularidad de esta propuesta es que pareciera elaborada para otra ciudad o, incluso, para otro nivel del Estado (provincial, concretamente). No hay alusión alguna a la realidad de Villa Carlos paz. Ni siquiera se menciona el nombre de la ciudad.

“Que jueces y fiscales sean elegidos por el voto popular y poder revocarlos. Implementar jurados populares. Que se depure toda la fuerza policial, que los implicados en la dictadura, el narcotráfico y las redes de trata o casos de corrupción sean separados de la fuerza y vayan presos”, son algunas de las propuestas que figuran en la plataforma.

Se desagrega en cuatro puntos (soberanía y defensa de nuestros bienes comunes, por una democracia real, por los derechos sociales, por los derechos socio ambientales). Al igual que el FIT, las propuestas son expuestas en términos de proclama, sin mucho detalle sobre cómo concretarla.

Otra similitud entre las propuestas de izquierda es que se hacen eco de las detenciones arbitrarias que habilita el Código de Faltas y ambas fuerzas proponen su derogación.

 

Nota correspondiente a la edición n° 368 del semanario La Jornada, del 24 de mayo de 2015.

Compartí esta nota y seguinos en las redes

ESCRIBE UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here